REFLEXIONES DURANTE KUNG FLU (Arquitectura cubana)

By: ‎ Raffaello Farnese

La arquitectura fue defenestrada por Fidel Castro durante la ocupación y disolución del «Colegio de Arquitecto» s sito en Humboldt e Infanta.

Se destruyeron los monumentos de Zayas, Estrada Palma y el Memorial al Maine, as Black Lives Matter is doing nowadays. Continuidad Revolucionaria. Barbarie.

En mi época de la CUJAE le cambian el nombre a la Facultad. Mi T-shirt competitivo, en la espalda decía CONSTRUCCIONES, no ARQUITECTURA. La Historia de la Arquitectura se tornó súbitamente en «historia de los asentamientos humanos».  Fuimos excomulgaron de la sacra Colina Universitaria y nos deportaron al Central Toledo y Alamar. Roberto Segre a la construcción, a pie de obra en el edificio experimental de F y Malecón. Escapó gracias a Tonino Quintana, que lo puso a diseñar la baranda de la escalera.

El «Nuevo Urbanismo» que enseñaba Ángela Rojas, era el soviético; y se permitían sólo tres tipos de edificios:

5 plantas E-14 y SP-72, híbridos cubanos semiprefabricados (como el F-1, cruce de Cebú con Holstein), 12 plantas Pantalla IMS (Focsa) y 17 plantas Torre (Someillán)  (IMS tecnología prefabricada del Instituto de Materiales de Serbia)

Cada Microdistrito era la célula básica del virus soviético que transformó el cityscape de muchas ciudades cubanas. Alamar fue su mayor logro y el distrito de la Siberia su colofón. Cuna de Gente de Zona. La Habana del Este no es fidelista como nos han tratado de vender; es el último estertor del Batistato. Cada Micro-Distrito contaría con; Escuela Primaria, Circulo Infantil y Supermercado. Aquella pandemia crecía con la agrupación de varios micro distritos que conformaban, el Distrito and so on. Una invención bolchevique más abstracta que los cuadros de El Lissitzky.

Estos edificios cívicos todos se diseñaban con el sistema Girón Prefab. En tal profusión que la mágica losa doble T era multitask, un artefacto tan versátil que sería utilizada tanto para las paradas de guaguas como los nuevos hoteles. Las «ventanas Miami» (la innombrable Ciudad del Sol, pantano atestado de gusanos apátridas) por decreto del MICONS se convirtieron en «ventanas Girón» y así aparecía en lo adelante en Catálogos y Manuales.

 Era tabú hablar en clases de los grandes maestros de los 50’s, exiliados. Afortunadamente conocí a muchos en Miami más tarde y fuimos grandes amigos. Frank Martínez, Nick Quintana, Manolito Gutiérrez, Henry Gutiérrez, Max Borges, Jr. etc. (Nótese los epítetos, americanizados también aparecían en sus planos; hall, carport, kitchenette, mezzanine, etc. En las expediciones con Eduardo Luis Rodríguez y otros colegas, espiábamos las mansiones burguesas del Nuevo Vedado y el Laguito, la mayoría congeladas por Celia Sánchez, gracias al asesoramiento del Guajiro Galván; para asuntos ministeriales del Consejo de Estado.

 Cuando nos sorprendían tomando fotos nos quitaban los rollos ORWO. Explicábamos que los planos los teníamos copiados de las revistas Arquitectura Cuba pre revolucionaria y los archivos y se empingaban más aún. En bambalinas se gusaneaba bastante, con los profesores Manuel Babé en clase, inventor del término «estática milagrosa» y un método para el cálculo de cimentaciones laureado por el American Concrete Institute. Con Roberto Segre y Fernando Salinas en tertulias privadas donde discutíamos los materiales del enemigo; documentales de la suburbia de Robert Stern y libros que traían de sus viajes de retorno del monstruo imperialista.

Estudiamos el posmodernismo gracias a Domus, Casabella, Abitare, AD a sabiendas que incurrías en serios problemas de diversionismo ideológico; fuimos acusados de herejes en la Universidad y en los Centros de Trabajo. Se quemaron los planos de los amigos que escaparon por Mariel. A mi cercano colega Adrián Suárez le borraron el nombre del libro con sus dibujos y Ángel Morgado fue depurado por homosexual. Ambos se largaron a Miami.

Ricardo Porro, fue declarado traidor por no regresar a diseñar jaulas para el zoológico y por firmar la carta condenando el Caso Padilla. Vittorio Garatti, un comunista enamorado de Fidel y de Cuba fue acusado de agente del CIA y expulsado del país. A mis queridos Roberto Gottardi y Sergio Baroni que aplatanaron los trataron muy mal.

Todavía hoy por decreto, los arquitectos cubanos no pueden firmar los planos que producen, tienen que renunciar al derecho sobre la propiedad intelectual y cualquier remuneración, es por la izquierda. No se incluye la Arquitectura en ninguna exposición, ni colección de las Artes Cubanas, aunque muchos artistas plásticos se apropian de la arquitectura en sus obras ejerciendo un enriquecimiento ilícito, permitido y celebrado del uso de nuestro legado.