Alberto Lamar y la literatura

A ver, queridos escritores y lectores cubanos: quienes de ustedes ha leído el libro de Alberto Lamar «Los contemporáneos: Ensayos sobre literatura cubana del siglo», publicado en 1921. Me gustaría describir paso a paso en qué consiste el tema del libro, el contenido fático y sus partes.

Pero sería una aberración patética e inaudita a la conciencia crítica literaria cubana repetir lo que el autor, con solo 18 años de edad, había logrado expresar sobre la evolución del modernismo literario latinoamericano y cubano. En el próximo año (2021) estaremos celebrando el centenario de esta publicación crítica desde lejos, con una mirada contemporánea relativa.

Lo exclusivo del ensayo de Lamar, constituye un adelanto proteico acerca de un súbito, si compartimos de la idea de Giorgio Agambe en su libro «Desnudez», intempestivo para lo que significa la sombra y lo oscuro al margen de la ilustración y la luz. Lamar amplifica un modelo de «contemporáneos» literario no por tendencia exclusivamente literaria, sino también a partir de una «poética de la oscuridad», lo incognoscible y lo arcano.

Contemporáneos suyos son para Lamar los que hoy para nosotros quedan en el eterno olvido: jamás hemos sido contemporáneo de Lamar y su obra. Lo desconocemos no por ignorancia, sino por olvido al ser proscrita la zona de la sombra y oscuridad en nuestro tiempo. Por eso el modernismo, a diferencia del romanticismo y el naturalismo, trae en la vida literaria según Lamar, un espectro inconmensurable de tinieblas, de inverosimilitud en el «claro del bosque».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *