Neofobia

Por Negro Fino

Durante los últimos cuarenta mil años de la evolución humana, la respuesta común ante cualquier improbabilidad que destacara era un rechazo absoluto. Desde las primitivas formas paleolíticas, todas las antiguas culturas se mostraron muy conservadoras en su apariencia habitual, imbuidas de una enemistad visceral hacia las innovaciones. Esto se debe, probablemente, a la presión constante de transmitir a las generaciones futuras los contenidos de su conciencia, así como las convenciones simbólicas y técnicas.

En el núcleo de todas las culturas yace una contradicción fundamental entre la inclinación inherente hacia lo nuevo, heredada del Homo sapiens, y la tendencia neófoba del sistema regulador. Dado que su principal preocupación radica en la reproducción de sus contenidos rituales y cognitivos, su evolución a lo largo del tiempo ha sido predominantemente neoclástica[1], con un rechazo hacia lo nuevo que precede en muchos milenios a cualquier iconoclastia[2]. Por cada individuo ávido de nuevas experiencias, como Catilina[3], hay diez mil conservadores del status quo, siguiendo el ejemplo de Catón.

Sin embargo, incluso en las culturas más arraigadas, las innovaciones simbólicas y técnicas se filtran constantemente, ya sea a través de invenciones domésticas o de influencias externas. Estas culturas tienden a ocultar la novedad de lo aceptado, integrando los elementos introducidos a sus reservas más antiguas como si siempre hubieran formado parte de su patrimonio cultural. Una de las funciones fundamentales del pensamiento mítico consiste en incorporar lo nuevo en lo arcaico, haciendo que las improbabilidades vividas, ya sean eventos o innovaciones, sean invisibles y retrotrayendo lo nuevo invasivo hasta sus orígenes.

La temprana promoción de lo nuevo en la Europa del siglo XIX tuvo un impacto profundo en los ecosistemas mentales de los pueblos en el umbral de la cultura. Este cambio se equipara a una inversión de valores, ya que desafió la antigua paradoja de que individuos neófilos[4] vivieran en sociedades neófobas[5].

Con el tiempo, esta paradoja empujó a la mayoría hacia una postura involuntariamente neófoba, lo que dificultaba seguir el ritmo innovador de la civilización circundante. Este cambio desplaza la autoridad de lo antiguo y otorga el liderazgo a aquellos que introducen lo nuevo. Hoy en día, gritar «¡Viva el rey!» implica referirse a innovadores, autores y aquellos que enriquecen el patrimonio cultural.

Nietzsche pudo abrazar esta tendencia y sugerir reglas de procreación radicalmente transformadas porque la Edad Moderna había inaugurado la era de la neolatría[6]. En el pasado, la reproducción estaba centrada en el lado procreador y el éxito se medía por la capacidad de perpetuar lo viejo en lo joven. Sin embargo, en el futuro, la prioridad será el hijo, como indica Nietzsche claramente, cuando el hijo es más que la suma de sus progenitores. Aquellos que no acepten este cambio son, según Nietzsche, los últimos hombres.

La dimensión de «cultivo» de la cultura se refiere aquí al cuidado por el eterno retorno de lo semejante en los descendientes. Donde haya cura y cultura, estarán principalmente al servicio de la semejanza. Esta demanda que los miembros de una población puedan, a partir de las actividades del grupo, generar cosas nuevas pero similares.

 Quien no cultive adecuadamente lo existente permitirá un crecimiento descontrolado que, con frecuencia, parecerá más decadente que original. En este contexto, es importante recordar una vez más la tendencia neófoba de las culturas más antiguas.

Con este telón de fondo, se puede destacar nuevamente la maravilla que representan las civilizaciones más libres que surgirán después: es la posibilidad de que una población sea lo suficientemente consciente de su capacidad de reproducción, de sus métodos educativos y del atractivo de su estilo de vida como para permitirse el lujo de renunciar a la represión heredada del pasado hacia cualquier variación inoportuna, y en cambio, abrazar el nuevo y arriesgado hábito de una mayor tolerancia hacia las variaciones.

De esta situación surgen los problemas típicos de las culturas tardías que enfrentamos a diario en la actualidad: surgen de la coexistencia conflictiva entre grupos favorables a las variaciones y grupos adversos a ellas dentro de una población estatal con una perspectiva civilizatoria divergente.


[1] Neoclástica» se refiere a una actitud o tendencia hacia la destrucción o rechazo de lo nuevo, lo innovador o lo diferente. El término se compone del prefijo griego «neo-«, que significa nuevo, y el sufijo «-clástica«, que se relaciona con la idea de romper, destruir o rechazar. Por lo tanto, una actitud neoclástica implica una resistencia activa o una negativa hacia el cambio o la adopción de nuevas ideas o prácticas.

[2] La «iconoclastia» es un término que se refiere a la destrucción sistemática de imágenes religiosas o iconos, generalmente por motivos religiosos o políticos. Este término proviene del griego «eikon» (icono o imagen) y «klastes» (rompedor o destructor), por lo que literalmente significa «rompedor de imágenes».

[3] Catilina es un personaje histórico romano, cuyo nombre completo era Lucio Sergio Catilina. Fue un político y militar romano que vivió durante el siglo I a.C. Catilina es conocido principalmente por su intento de llevar a cabo una conspiración conocida como la «Conjura de Catilina» en el año 63 a.C. La conspiración de Catilina tenía como objetivo derrocar al gobierno de la República Romana, encabezado en ese momento por Cicerón, y establecer un régimen autocrático. La trama involucraba planes para incendiar Roma, asesinar a varios líderes políticos prominentes y desencadenar una revuelta armada en varias regiones de Italia.  Sin embargo, los planes de Catilina fueron descubiertos y frustrados por las medidas preventivas tomadas por Cicerón, quien pronunció famosos discursos conocidos como las «Catilinarias» para exponer y denunciar la conspiración. Catilina fue finalmente derrotado en la batalla y murió en combate en el año 62 a.C.

[4] «Neófilos» es un término que se utiliza para describir a aquellas personas o grupos que tienen una predisposición o afinidad por lo nuevo, lo novedoso o lo innovador. El término se deriva del prefijo griego «neo-«, que significa nuevo, y el sufijo «-filo», que significa amante o aficionado. Por lo tanto, los neófilos son aquellos que tienen un interés particular por lo último en términos de ideas, tecnología, tendencias, etc. Opuesto a «neófobo«, que describe a quienes tienen aversión o miedo a lo nuevo.

[5] Neófobas» se refiere a personas o grupos que muestran aversión o miedo hacia lo nuevo, lo novedoso o lo innovador. Este término se forma a partir del prefijo griego «neo-«, que significa nuevo, y el sufijo «-fobo«, que indica miedo o aversión. Por lo tanto, las personas neófobas tienden a resistirse al cambio y prefieren lo familiar y establecido en lugar de adoptar nuevas ideas o prácticas.

[6] «Neolatría» es un término que se refiere al culto o adoración de lo nuevo o de las novedades. Se utiliza para describir una actitud o mentalidad que valora en exceso lo nuevo o lo moderno, a menudo en detrimento de lo tradicional o lo establecido. El prefijo «neo-» significa nuevo, y «-latría» proviene del griego «latreia«, que significa adoración o culto. Por lo tanto, la neolatría implica una actitud de veneración hacia lo reciente o lo innovador.

Total Page Visits: 1128 - Today Page Visits: 1