Los Verdes: otra izquierda contra «patria y la nación»

Por Galán Madruga

Para los Verdes, «Hogar» es una presunta palabra fascista, un término con connotaciones negativas que representa el patriotismo, el chovinismo, el nacionalismo, el provincianismo y la estrechez de miras, es decir, todo lo que los Verdes desprecian y a lo que se oponen políticamente.

Sobre todo porque los Verdes se ven y se definen a sí mismos como cosmopolitas, tolerantes y globalistas. No hay diferenciación entre los términos patria, patriotismo, nación y nacionalismo; para los Verdes describen un mismo síntoma. Sin embargo, la patria también es utilizada por los políticos verdes en un contexto positivo cuando quieren apelar y llegar a los votantes de clase media en las campañas electorales con el fin de maximizar los votos. Aquí hay un acuerdo tácito con el núcleo electoral de los Verdes, que saben que el partido utiliza el término Hogar, Casa, por razones estratégicas y electorales y que no tiene ninguna ambición de cambiar de rumbo político.

En los últimos tiempos, los Verdes se anunciaron con la patria Austria y su supuesto amor a la patria. Para ello, pusieron en escena a Alexander Van der Bellen, al que intentaron dar una imagen burguesa, en un idilio montañoso que recuerda al Lugareño. En 2018, Los Verdes de Salzburgo salieron a la caza de votos con el lema publicitario «Protege tu patria».

El concepto Hogar de los Verdes tiene poco o nada que ver con su significado real y con la definición común de Casa, simplemente se utiliza como señuelo político para los votantes burgueses y como declaración de guerra contra las fuerzas de la derecha: «No dejaremos que nos arrebaten el concepto Lugar». Para los Verdes, el hogar es un «concepto» que debe ser superado, porque para los izquierdistas, el hogar es «fundamentalmente excluyente y antiemancipatorio». El izquierdismo está donde no hay patria, así lo resume la escritora Nina Monecke.

Una candidata de Los Verdes en Salzburgo, lo ve de la misma manera, solo que lo empaqueta de forma más digerible para sus votantes de Salzburgo: «Hay un concepto cosmopolita de hogar que también incluye el medio ambiente, el paisaje y también la cohesión y la diversidad. Vincular eso y verlo como un concepto abierto es mi forma de entender el hogar».

Es decir, el hogar como concepto abierto, en otras palabras: un recipiente vacío, una cáscara de una palabra sin significado concreto. Uno de ellos destripa el concepto de patria y lo llena con las conocidas frases de izquierda sobre multiculturalidad y justicia, con ideas de un mundo multicultural sin fronteras. Estas palabras de las que se abusa políticamente se llaman «palabras comadreja». Una palabra comadreja se usa para sacarle los dientes a un término cuando necesitas usarlo, pero quieres despojarlo de cualquier significado secundario que desafíe tus premisas ideológicas.

La patria, entonces, es sólo una palabra comodín que usted pone sobre sus propias ideas ideológicas de una sociedad abierta, diversa, colorida y sin fronteras. Para los Verdes, la cultura de bienvenida y la patria son la misma cosa, sobre todo porque la patria «siempre tiene que ser renegociada», según los Verdes en el Bundestag alemán.

De forma más desalentadora, algunos líderes del Partido Verde dicen: «El patriotismo siempre me ha parecido un asco».  En una variación de Carl Schmitt, se podría decir que cuando un izquierdista dice patria, quiere engañar. Los Verdes se inscriben en la tradición de la Escuela de Frankfurt y de los 68; por lo tanto, se trata de la disolución de las estructuras, valores y límites tradicionales y burgueses, ya sean físicos, conceptuales o morales.

Y como un Estado-nación excluye inevitablemente a las personas, hay que abrir las fronteras, es decir, abolirlas, y así disolver el Estado-nación, como ocurrió brevemente en Alemania y Austria en otoño de 2015, para alegría de los Verdes. Los que no pueden o no quieren proteger sus fronteras en caso de emergencia, los que las abren a todos, no lo hacen por humanidad y caridad, sino para destruir el Estado-nación y lo que lo constituye o depende de él, desde la cultura hasta la democracia. Alguien bien informado calificó al Estado-nación como «la única entidad política a gran escala que ha funcionado a medias hasta hoy».

Total Page Visits: 178 - Today Page Visits: 2