«Los artificios del fuego»

Por Robert James

Tengo la sensación de haber captado el espíritu literario que trae Manuel Gayol en este libro. No tengo que inmiscuirme en los asuntos de su vida privada para saber que este humano y amigo aspira a la concreción de un espíritu libre, lograr una conciencia desmitificada con respecto al discurso oficial de la tiranía cubana.  Noto en su proceder artístico narrativo una mística de la superación. Su vida como narrador y pensador lo prueba.

Lo que tengo que decir sobre su último libro, Los artificios del fuego, a solo unos pocos días de la presentación en el «Festival de arte y literatura independiente de Miami», es quizás una exageración ante el pensar miope. Ya van dos veces que leo en menos de una semana sus relatos, impulsado quizás por un sádico proceder de convocatoria: este es un libro que, en sentido general, nos emplaza a todos a precisar ontológicamente   una diferente observación sobre la problemática política y social actual cubana.

El libro nos pilla, nos pone entredicho y nos acusa con una profunda sutiliza y humildad de pobres fisgones. Para nuestra incomprensión, no deja vivos ídolos en el crepúsculo. Como todo un maestro de la narración de la sospecha, Gayol pulveriza con un lenguaje armado de metáforas cotidianas las artimañas de la dictadura castrista. Esa cotidianidad que nada más Marja, protagonista central de la narración, vuelve a metaforizar la vida habanera con plena libertad.

Miami, octubre, 2014

Visits: 154 Today: 1