El libro ha muerto, larga vida al libro (Notas post-Evento)

Por Eduardo Rene Casanova Ealo

Dos Ferias Internacionales y Diez Tertulias Tintas Verdes después, miles de horas dedicadas a la edición y publicación de los más de 400 títulos que forman el catálogo de Editorial Primigenios; sin fondos, ni ayudas económicas de becas, premios, donaciones de organizaciones estatales o privadas, la utopía de querer cambiar el mundo con el arte y la literatura es como sentarse al lado del río a tirar monedas pidiendo un milagro, para los náufragos que hemos decidido apostar por el oficio de editores y todas las profesiones que se cuelgan del Libro como objeto aún importante para la sociedad.

Si deseamos navegar hacia la libertad es hora de construir una balsa lo suficientemente capaz de sortear los meandros creados por el hombre o por algunos hombres.

Dicen que la gente ni lee ni compra libros porque prefieren una novela de televisión, una serie, una película, artificios visuales al alcance de un click desde las plataformas digitales que cada día más nos invaden. Es hora de ir pensando en una balsa. Aunque el término que utilizo es una metáfora como en su momento lo fueron, la máquina de vapor, el ferrocarril, el automóvil, el avión, etc., etc.

La cuarta revolución tecnológica llegó y mandó a parar. Su implementación marcó una época de progreso, desarrollo e innovación en casi todos los aspectos de la sociedad. La innovación deberá ser la “balsa” del libro.

Escritores, editores, amigos, en fin miembros del gremio literario, abandonados por gobiernos y sus políticos corruptos (no he conocido de otro tipo), es hora de tomar la innovación de manera seria porque el mañana nos está tocando a la puerta y nos va a dejar a la orilla del río sin monedas que tirar.

El escritor del futuro tendrá que formar alianzas con los editores del futuro o con la inteligencia artificial y las historias tendrán que ser escritas sobre los nuevos soportes tridimensionales de la realidad virtual. Es posible que para ese entonces todo el catálogo de Primigenios, Ego de Kaska, Unos y otros, Voces de hoy y otras editoriales estén dentro de un casco. El casco-librero será la nueva profesión como en su momento lo fue el mecánico del automóvil remplazando al herrero, estoy hablando en serio sobre la Cuarta Revolución tecnológica que se está desarrollando desde hace un tiempo.

En lo personal me he ido preparando y Primigenios tiene un proyecto ultrasecreto que necesita de esa fe ciega que algunos tenemos en el arte y la literatura. No será gratis, tampoco estimo que cueste mucho dinero, pero requiere de algunos fondos. Los que deseen conocer sobre el asunto me pueden escribir, pero les diré como Sabinas: “contestaré solo en presencia de mi abogado”. Pues requiere de un acuerdo de confiabilidad.

Eduardo Rene Casanova Ealo, Editorial Primigenios

Visits: 474 Today: 4