Surgimiento del derecho individual: primera forma de hablar (primera parte)

Por: Guiomani Calleijo

«Yo, Hlegestr de Holt hice este cuerno».

Así reza una inscripción rúnica encontrada en un cuerno de oro, un objeto de cierto valor, en Galiehus, Dinamarca. Los expertos sitúan su fecha un poco después del año 400 a.C. Por lo tanto, no pertenece en absoluto a las inscripciones rúnicas más antiguas que poseemos, sino a la fase más antigua de la escritura rúnica y de la lengua nórdica antigua que conocemos. ¿Tiene algún significado específico?

El contenido, sin duda, es bastante trivial. El artesano que fabricó el cuerno lo encontró lo suficientemente bello como para alabar su propia artesanía. Inscripciones similares se refieren más a menudo no al fabricante sino al propietario de algún objeto. No hay nada destacable en ninguna de ellas. Sin embargo, en la inscripción citada anteriormente hay una peculiaridad lingüística tan llamativa que es un poco sorprendente que, hasta donde se sabe, nunca se haya hecho el debido hincapié en ella. El rasgo peculiar es el uso del pronombre persona de la primera persona del habla en antiguo nórdico en ese contexto. El «yo» está delante del nombre de la persona que es «yo». Nuestra inscripción no es un caso aislado de este uso del pronombre personal en las inscripciones rúnicas. Hay muchas inscripciones de un tipo exactamente idéntico, aunque la citada es de las más antiguas. Sin embargo, el uso del pronombre personal no era obligatorio en contextos de este tipo. Abundan las inscripciones con textos como «Toeler es dueño de este brazalete», inscripciones en las que el autor, el dueño, el fabricante de algo habla de sí mismo en tercera persona.

Todo estudiante de latín y griego antiguo sabe que el uso del pronombre personal que se encuentra en el cuerno de oro de Galiehus sería inconcebible en cualquier inscripción de cualquier período de la antigüedad clásica. Las inscripciones griegas y romanas antiguas se ajustan invariablemente al tipo de nuestra segunda cita, la del propietario de un brazalete que habla de sí mismo en tercera persona. Un artesano romano podría haber dicho: «el artesano Manlius hizo este cuerno». El uso de la primera persona en tal caso estaría en flagrante oposición al espíritu de la lengua latina.

El uso de «yo» junto con un nombre propio no sólo es diferente de cualquier tipo de expresión conocida en las lenguas clásicas, sino que también aleja al nórdico antiguo de la lengua contemporánea más importante del norte de Europa. Tenemos un número considerable de inscripciones en «Ogham», la escritura arcaica del antiguo irlandés. Posiblemente sean algo posteriores a las inscripciones rúnicas más antiguas -la cuestión es controvertida- y, a diferencia de éstas, todas pertenecen a la época cristiana. La mayoría de ellas son inscripciones en piedras funerarias. Pero en ninguna de estas inscripciones irlandesas aparece el pronombre «yo», ya sea en relación con el fabricante de la piedra, el hombre enterrado bajo ella o la persona que la colocó.

El uso de la primera forma del habla en nórdico antiguo podría haber sido también una costumbre germánica común. Pero este no es el caso. Se conoce al menos un documento germánico más antiguo que los textos rúnicos más antiguos: la traducción gótica de la Biblia. Esta obra, que data de alrededor del año 350 a.C. y que conserva una lengua teutónica hablada entre el Danubio y el Don, no muestra ningún rastro de tal uso del «yo», aunque los numerosos discursos enfáticos de los evangelios darían amplia oportunidad para ello. El uso de la primera forma del habla tal y como se revela en las inscripciones rúnicas de Escandinavia es, por tanto, único, con respecto a los hábitos de la antigüedad clásica, del norte de Europa durante el período en cuestión, y de los idiomas germánicos más antiguos.

Un hábito tan aislado es un hecho sorprendente. Es concebible que no sea más que una rareza. Pero es igualmente probable que revele un importante cambio de perspectiva, de gran alcance tanto en sus causas como en sus efectos. Todo el curso de nuestra investigación posterior está destinado a demostrar esto último.

Sigamos primero el destino del pronombre «yo» en nórdico antiguo. Tiene una historia interesante, que resumimos en pocas palabras, sin citas innecesarias. Aquellos que deseen estudiar los detalles será mejor que consulten la gramática del islandés antiguo «Nórdico», que ofrece todos los hechos, aunque sin destacar su singularidad. En la fase más antigua del nórdico que conocemos, sólo podemos rastrear el uso del «yo», del pronombre de primera persona. Más tarde aparecen también la segunda y la tercera persona. Y al mismo tiempo el pronombre empieza a estar conectado no sólo con los nombres, sino también con el verbo. «Jarl Ufr heitek», reza una inscripción del siglo VI de Jaersberg, en Suecia. «Heite» no tiene una contrapartida en español: es el alemán «heisse», «soy nombrado». La letra k al final es la forma abreviada del nórdico «ck», de la primera persona del habla. Por lo tanto, la palabra «yo» es un sufijo del verbo. «Jarl Ufr me llamo», dice la inscripción. El contraste con el griego antiguo y el latín es, de nuevo, absoluto. En estas dos lenguas el pronombre personal no se usa con el verbo, salvo para evitar la ambigüedad o enfatizar algún contraste. El romano dice «fació»; la terminación verbal hace que se aprecie que esto significa, no, p. ej. «él does», sino «yo hago». Nosotros, los modernos, decimos «yo hago». Así lo hicieron, por primera vez en la historia del habla indoeuropea, los antiguos nórdicos, sólo que ellos empezaron poniendo el pronombre detrás del verbo, acortándolo a una sola consonante, y no delante de él, en orgulloso aislamiento, como hacemos los modernos. Muy pronto la tercera persona del pronombre también se sufija al verbo, aunque no regularmente. Y algún tiempo después el pronombre se arrastra desde el final del verbo hasta su comienzo. En los compases de la Edda poética, que data del siglo IX, se completa este proceso. En la Edda en prosa, que data de mucho más tarde, pero cuyo material es probablemente, al menos en parte, no más de doscientos años más joven que el de la Edda poética, el uso del pronombre con el verbo se ha hecho obligatorio, exactamente como en el inglés, el francés y el alemán moderno.

Hay que añadir que no se ha podido descubrir ningún rastro de esta conexión entre el pronombre y el verbo en el gótico, al igual que la conexión entre el pronombre y los nombres propios. Tampoco hay rastro en el eslavo eclesiástico, la forma más antigua de eslavo que conocemos y que data del siglo IX. La prominencia del pronombre personal distingue al nórdico antiguo de las lenguas contemporáneas en todos los sentidos, aunque no sin salvedades que se mencionarán más adelante.

Como ya se ha dicho, esta singularidad del uso del pronombre personal en el nórdico antiguo en su propia época no ha sido advertida por nadie. Sin embargo, el contraste entre el amplio uso de este pronombre en las lenguas modernas del norte de Europa y su escaso uso en la antigüedad clásica no podía pasar desapercibido. Los lingüistas, naturalmente, han buscado una explicación a este contraste. Pero todos sus intentos en este sentido se han desviado por su falta de atención al problema de dónde surgió el nuevo tipo de habla. Si hubieran tenido en cuenta el nórdico antiguo, en lugar de comparar directamente las lenguas clásicas y modernas, habrían visto que el nuevo uso del pronombre personal no comienza en relación con el verbo, sino con los nombres. Y esto es de la mayor importancia para descubrir el significado real y profundo del hábito. Se pueden aportar varios argumentos para demostrar que el uso del pronombre antes del verbo es conveniente para el habla, y este uso puede explicarse como una cuestión de mera conveniencia; mientras que no se puede invocar ninguna conveniencia para explicar el uso de «yo» antes de los nombres. «Yo Harald lo hice» no es, como inscripción, más útil que «Harald lo hizo». Esta última forma de expresión, en latín, es más corta, más sencilla y más elegante.

El uso de «yo» junto con un nombre propio no sólo es diferente de cualquier tipo de expresión conocida en las lenguas clásicas, sino que también aleja al nórdico antiguo de la lengua contemporánea más importante del norte de Europa. Tenemos un número considerable de inscripciones en «Ogham», la escritura arcaica del antiguo irlandés. Posiblemente sean algo posteriores a las inscripciones rúnicas más antiguas -el asunto es controvertido-  y, a diferencia de éstas, todas pertenecen a la época cristiana. La mayoría de ellas son inscripciones en piedras funerarias. Pero nunca aparece el pronombre «yo» en ninguna de estas inscripciones irlandesas, ya sea en relación con el fabricante de la piedra, el hombre enterrado bajo ella o la persona que la colocó.

El uso de la «primera forma del habla» en nórdico antiguo podría haber sido también una costumbre germánica común. Pero este no es el caso. Se conoce al menos un documento germánico más antiguo que los textos rúnicos más antiguos: la traducción gótica de la Biblia. Esta obra, que data de alrededor del año 350 d.C. y que conserva una lengua teutónica hablada entre el Danubio y el Don, no muestra ningún rastro de tal uso del «yo», aunque los numerosos discursos enfáticos de los evangelios darían amplia oportunidad para ello. El uso de la forma «I» tal y como se revela en las inscripciones rúnicas de Escandinavia es, por tanto, único, con respecto a los hábitos de la antigüedad clásica, del norte de Europa durante el período en cuestión, y de los idiomas germánicos más antiguos.

Pero, aunque este desprecio por el uso nórdico del pronombre más el nombre vicia todas las teorías presentadas sobre el uso de la «primera forma del habla» en las lenguas modernas, tendremos que empezar por considerar estas teorías, que tienen sus propios méritos. Podemos agruparlas principalmente en dos categorías. La teoría más exclusivamente lingüística sostiene que el uso del pronombre surgió porque las terminaciones verbales se volvieron indistintas. El verbo «yo sí, tú sí, él sí» suena exactamente igual. Es imposible distinguirlos si no es anteponiendo el pronombre. Por el contrario, casi todas las gramáticas actuales de las lenguas modernas parecen aceptar como explicación suficiente de la ausencia de ese uso del pronombre que las terminaciones verbales son suficientemente claras en sí mismas sin él. Según estos gramáticos del común de los mortales, la ausencia del pronombre antes del verbo en lenguas como el italiano y el español. El checo y el polaco se explican suficientemente por el hecho de que las terminaciones verbales en estas lenguas difieren lo suficiente entre sí como para no dejar dudas sobre la persona a la que se refieren.

Esta explicación, aunque aceptada por casi todos los gramáticos, es totalmente insatisfactoria. Puede explicar, en algunos casos, por qué en un determinado momento, en ciertas lenguas, el uso del pronombre se hizo obligatorio. Pero no explica cómo empezó siglos antes de que las terminaciones del verbo se volvieran indistintas. Así, no hay posibilidad de utilizar esta explicación en el caso del nórdico antiguo, el más antiguo que conocemos, porque en el nórdico antiguo las terminaciones eran perfectamente queridas. Y eran claras en otras lenguas germánicas que adoptaron el mismo uso, como pronto veremos. Las terminaciones verbales eran bastante claras en sí mismas en el francés medieval y en el provenzal, que también utilizaban el pronombre ampliamente. Hay que añadir que, cuando la evitación de la ambigüedad es realmente la fuerza motriz del cambio, las nuevas formas se limitan a los casos en los que, de otro modo, surgiría la ambigüedad. Así, en el búlgaro moderno, el pronombre personal se utiliza en los tiempos en los que no hay terminaciones verbales, pero no se utiliza cuando las hay.

Por último, hay que mantener que la explicación del uso del pronombre a través del desuso de las terminaciones verbales es arbitraria. ¿Por qué no explicar a la inversa el desuso de las terminaciones verbales mediante el uso del pronombre? Que yo sepa, no hay ni un solo caso en el que se pueda demostrar que las terminaciones verbales desaparecieron antes de que el uso del pronombre fuera obligatorio. Tampoco es fácil concebir tal evolución. Pero entonces puede ser igual de cierto que el uso creciente del pronombre hizo que las terminaciones fueran cada vez más inútiles. Los pronombres prefijados y las terminaciones verbales parecen ser mutuamente interdependientes, y no hay razón para suponer que la pérdida de las terminaciones haya provocado el uso del pronombre cuando la teoría de la interacción entre ambos procesos es mucho más satisfactoria.

Por lo tanto, debemos concluir que la presencia de terminaciones verbales completas nunca debe utilizarse como explicación de la ausencia del pronombre personal antes del verbo, que obviamente se debe a razones mucho más profundas, y que, por el contrario, el uso del pronombre personal antes del verbo puede considerarse, en muchos casos, como una explicación adecuada de la pérdida de terminaciones verbales. Ocasionalmente, y en particular en el francés, donde el espíritu de la lengua insiste tanto en la claridad total, el debilitamiento gradual de las terminaciones verbales puede haber sido un factor que contribuya, no a la aparición del uso del pronombre con el verbo, sino a su obligatoriedad.

Continuará…

Total Page Visits: 132 - Today Page Visits: 2