Complejo Reverbero y Guerra Fría

Por: Jose Raúl Vidal Franco

Eichmann, Castro y Gagary, calentaron al mundo en abril de 1961. Tres piromaníacos empedernidos sin culpas ni lamentos que contar. El primero salía en cámaras desde Israel para el mundo, arrostrando los cargos del plan conocido como Solución Final que mató a millones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Altivo y displicente escuchaba por los audífonos una traducción al alemán tan abstraído como si no fuese con él.

Castro, una meretrix tropical, ponían al borde de la guerra nuclear al mundo y Gagarin, según Nikita Jruschev, dice desde el espacio: “No veo a Dios aquí”

La justicia y la conquista del espacio parecían ubicar al hombre por fin en la esperanza de nueva era. Dos eventos casi importantes: el desafío de la gravedad junto a la voluntad de que ningún crimen quedaría impune.

Pero mientras el sistema solar se volvía más cercano y la justicia prevalecía, el deseo de paz quedaba suspendido como espada de Democles sobre el planeta. El mundo ignoraba que

un macho tropical intentaba apretar botones rojos so pretexto de dar primero y dar dos veces.

…Colorín colorado: uno fue ahorcado, otro yace bajo un piedra y el último se estrelló cuando a penas comenzaba a vislumbrar el cielo.

Pero ojito! Frio o caliente sigue siendo hasta hoy el juego preferido del hombre hasta que un día prevalezca el cero.

Por lo pronto, el vocablo Paz se reduce solo a una de las letras inscrita en lápidas a granel. P, sin más nada.

Patronio

Total Page Visits: 282 - Today Page Visits: 2