«Un Viejo Hombre», (novela policiaca por entregas)

Por La Mascara Negra

Capítulo 6

sábado, 25 de enero de 1947

En la penumbra de su apartamento, Magallanes se hallaba sentado, sus manos abrazando la taza de café humeante de sucedáneo, sorbiendo con parsimonia el líquido amargo. Hacía tiempo que debería haber abandonado aquel refugio y paseado por las bulliciosas plataformas de la estación central, inquiriendo sobre las novedades acerca de su hijo. Leopoldo era su único vástago.

Anhelaron más descendientes, Ana Ibis y él, mas el misterio médico hizo que solo uno llegara al mundo. En aquel instante, Magallanes cavilaba sobre cómo Leopoldo tendría ahora 19 años. De no haber sido arrancado de este mundo, claro está. Anhelaba que su última conversación con su hijo, cuando este se ofreció como voluntario para el frente, no hubiese sido fruto de la impulsividad juvenil o desprecio filial hacia él. De cualquier manera, debía emprender la búsqueda.

Sin embargo, Magallanes estaba consumido por el cansancio. Aunque había despertado temprano por costumbre, su mañana transcurrió en la reorganización de los muebles y en una insulsa comida compuesta de pan seco y yogur ligero. El desayuno y el almuerzo se mezclaron. El reloj marcaba más allá de las dos de la tarde, y aún no se había aventurado fuera de su hogar. El miedo de pasar otro fin de semana en vano, deteniendo a cada persona andrajosa que se cruzara en su camino para preguntar si conocían o habían visto a su hijo, lo paralizaba. Le aterraban las miradas vacías y los indiferentes encogimientos de hombros. La semana anterior en el trabajo no había arrojado ningún resultado. Nada. Absolutamente nada.

Ni una sola alma había respondido al anuncio de recompensa, ni siquiera los habituales excéntricos que, por lo general, no se perdían la oportunidad de protagonizar un espectáculo. Es probable que el frío invernal disuadiera incluso al más errante de los espíritus a dirigirse a la comisaría de policía más cercana. ¿Era concebible que una joven desapareciera sin dejar rastro en el corazón de Hamburgo? Incluso si careciera de familia o amigos, seguro que algún vecino la habría notado. Magallanes tenía experiencia con la vida en el Hochbunker y en otros refugios donde las almas se ocultaban.

En esos lugares, cuando alguien se marchaba, su espacio se llenaba inmediatamente, como si jamás hubiera estado presente. Sin embargo, la fotografía que divulgaba su desaparición, en teoría, debería haber impulsado a cualquier refugiado, por endurecido que estuviera, a comunicarse con la policía. Casanova y José Fernández le habían asignado el caso, y el inspector jefe sabía que todos aguardaban resultados. Pero, ¿qué resultados podía obtener? Se hallaba desesperado, atrapado en un bloqueo mental y, sobre todo, anhelaba refugiarse bajo las cálidas mantas de su cama.

Casi sintió un alivio cuando golpearon a su puerta. A pesar de quien fuese, debía ponerse de pie para recibirlo. Cuando la puerta se abrió y se encontró con Benítez, Magallanes comprendió que no podía eludir la realidad. El joven oficial de patrulla, alineado y con una profunda inhalación, se aprestaba a comunicarle algo. Sin embargo, el inspector jefe le interrumpió antes de que pudiera articular palabra alguna. «Si has venido a informarme de un nuevo hallazgo cadavérico, entra antes de pronunciar palabra alguna», musitó con discreción. No era necesario que el resto del pasillo se enterara de inmediato. El joven sonrió con timidez y se adentró en el estrecho vestíbulo, apartándose la gorra.

«Lo siento, inspector jefe. Siempre parece que estos incidentes ocurren durante mi turno. Espero que no comience a parecer sospechoso». «No cantes victoria antes de que los pollos nazcan», refunfuñó Magallanes, mientras tomaba su pistola, abrigo, sombrero y bufanda. Simultáneamente, ofreció un cigarrillo a Benítez, quien esta vez no dudó en aceptarlo, expresando su gratitud con un gesto. «¿Dónde se encuentra?» preguntó Magallanes. «Lappenbergs Allee, Eimsbüttel». «Eso está al oeste. ¿Por qué debo ser yo quien se encargue?» «La víctima está desnuda, inspector jefe. Y todo apunta a que ha sido estrangulada. Sin embargo, esta vez se trata de un anciano». «Eso sí que es diferente», susurró Magallanes mientras empujaba la puerta de su apartamento.

«¿Han sido informados Alex y Vázquez?» «En este momento, el mensaje se encuentra en camino hacia ellos. El señor Casanova quiere que todos nos presentemos en la escena. Él mismo estará allí». Magallanes pensó que sería interesante. Cuando llegaran al lugar, al otro lado del río Alster, el crepúsculo ya habría cedido paso a la noche. No era, precisamente, la hora idónea para llevar a cabo una investigación, especialmente cuando el jefe está observando. En pocos minutos, se hallaban nuevamente en marcha, en el anticuado Mercedes con su motor estruendoso.

Magallanes miraba a través de la ventanilla, en busca de algún vínculo entre los asesinatos: ambos habían sido despojados de su ropa y a ambos los habían estrangulado. Sin embargo, la pregunta que rondaba su mente era: ¿Por qué una joven y luego un anciano? ¿Cuál era el enigma que los unía? En ese instante, una oleada de malestar lo embargó. Quiso atribuirlo al hambre y al aire viciado en el interior del coche, pero era innegable que se debía a algo más profundo: el espectro del miedo. Aún faltaban más de 11 kilómetros para llegar a Eimsbüttel desde Wandsbek.

A pesar de que Benítez llevaba el Mercedes al límite, sorteando baches y esquivando enormes cráteres provocados por bombas, aún les tomaría casi media hora llegar a su destino. Cuando finalmente se detuvieron, Magallanes experimentó una sensación de alivio al abrir la puerta y salir. Inhaló profundamente, intentando disipar la náusea que le asediaba en el fondo de su estómago. Luego, escrutó el entorno. Este distrito pertenecía a la clase trabajadora y había sido ferozmente bombardeado durante la guerra. Los árboles a lo largo de Lappenbergs Allee habían sucumbido a las llamas o habían sido talados para obtener leña. A sus espaldas se alzaban edificios de apartamentos de cuatro pisos construidos en arenisca, ahora reducidos a ruinas.

El verano anterior, las cuadrillas de trabajadores habían recorrido la zona, derribando las paredes y fachadas restantes debido a su inminente colapso. Ahora, el área se presentaba como un extraño y desolado yermo de escombros y tejas apiladas a tres, cinco o incluso diez metros de altura, con fragmentos de canalones, cables enredados y vigas de techo que se alzaban entre ellos. Senderos pisoteados serpenteaban por todas partes. Según lo que pudo discernir Magallanes, los edificios más cercanos que aún permanecían en pie se hallaban a unos 150 metros de distancia.

Un jeep frenó abruptamente detrás del Mercedes, tan cerca que Magallanes llegó a imaginar, por un momento, que iba a chocar contra él. Vázquez salió del vehículo y les hizo un gesto con la cabeza, un saludo más efectivo que cualquier saludo militar, reflexionó Magallanes. —¿Alguna vez has presenciado una víctima de asesinato, teniente? —inquirió Magallanes, deseando preparar al hombre para lo que estaba por ver, en caso de que su reacción fuera desmedida. Sin embargo, Vázquez parecía imperturbable. —Supongo que podría decirse que sí: enterré suficientes cuerpos durante la guerra. No obstante, desde la perspectiva de un soldado, las cosas se ven de manera diferente a como lo hacen los policías.

Magallanes esbozó una sonrisa carente de alegría y señaló en dirección al foco de luz creado por dos reflectores alimentados por generadores colocados entre los montones de escombros, cuyo zumbido era perceptible. —Supongo que está por allá. Avanzaron por un sendero que partía de Lappenbergs Allee, bordeando una gran montaña de ruinas. Tras apenas una docena de pasos, el camino se ocultó de la vista de la carretera principal.

 Pasaron junto a otro par de montículos de escombros y un cráter de bomba, aproximadamente metro y medio de profundidad, lleno de hielo, con una lata de gasolina abollada junto a él. El cuerpo yacía a su lado. Dos policías uniformados permanecían bajo la intermitente luz de los reflectores, mientras otro se inclinaba sobre el generador y un fotógrafo ajustaba su equipo. Alex caminaba arriba y abajo a cierta distancia, fumando.

El doctor Piñeiro se quitaba los guantes de gamuza y los reemplazaba por unos de goma. —Definitivamente no parece ser un crimen de índole sexual —observó, asintiendo hacia Magallanes y al cuerpo. —Quizás deba recomendarte para mi puesto si me canso de él —respondió el inspector jefe. —¡Podríamos intercambiar lugares! —ripostó Piñeiro con una risa. Luego se inclinaron para examinar el cadáver. Magallanes calculó que se trataba de un hombre de edad avanzada, posiblemente entre los 65 y 70 años. Era de baja estatura, alrededor de 1.60 metros, delgado, pero no desnutrido. Sus manos no mostraban signos de trabajo manual.

El cuerpo estaba tumbado boca arriba, como si estuviera descansando, con los pies juntos y una mano a un lado, abierta, mientras la otra descansaba detrás de su trasero. Se hallaba completamente congelado y cubierto por una fina capa de nieve, que le confería un aspecto como si estuviera espolvoreado con azúcar glas. La piel pálida ya mostraba indicios de coagulación sanguínea. El patólogo examinó la cabeza del hombre, que lucía una barba gris completa y tupida, una nariz grande ligeramente aguileña. Sus ojos permanecían cerrados, aunque, al observar más de cerca, Magallanes notó que estaban hinchados, como después de una pelea.

En un tono sereno, Piñeiro anunció: «La sangre tiñe ambos oídos. Una pequeña herida adorna la barbilla, mientras que los ojos y la frente ostentan inflamaciones provocadas por brutales golpes. Este hombre ha sido maltratado, ya sea por el contundente golpe de un objeto o por la furia desatada de puñetazos».

«¿Acaso esos golpes le arrebataron la vida?», inquirió Magallanes con preocupación. El patólogo negó con un gesto grave. «Solo podré confirmarlo tras llevar a cabo la autopsia, pero mi impresión es que los golpes no buscaban la muerte, sino despertarlo de su letargo. Quizás lo derribaron, tal vez perdió la conciencia». Con meticulosa atención, señaló las abrasiones en la mano izquierda del difunto. «Parece haber resistido al principio, pero finalmente se rindió. ¿Puedes apreciar la línea tenue en torno a su garganta? Fue estrangulado, con un lazo de alambre, diría yo».

Magallanes cerró los ojos, asimilando el horror de la escena. «Este hombre enfrentó un ataque frontal o lateral, golpeado hasta caer indefenso en el suelo bajo una lluvia de golpes, y posteriormente, cuando ya no pudo resistir, fue estrangulado. Probablemente había perdido el conocimiento para entonces».

Piñeiro indicó con solemnidad una barra de hierro rectangular, tan extensa como su antebrazo, que reposaba en el suelo cercana a la cabeza del difunto. «La tonalidad oscura que distingues en esa barra de hierro podría ser, con alta probabilidad, sangre», pronunció con voz cargada de misterio. «¿Acaso estamos contemplando el arma homicida?», preguntó Magallanes con ansiedad. «Quién sabe. Quizás su presencia aquí sea fortuita, y la sangre haya salpicado al caer», respondió Piñeiro con una mirada profunda en sus ojos.

Magallanes anhelaba que aún prevaleciera la luz del día. Además, la intermitencia del foco le laceraba los ojos; las sombras danzaban efervescentes por doquier entre las ruinas, y el zumbido del generador martillaba su cabeza. Aguardaron pacientemente hasta que el fotógrafo capturó las primeras instantáneas. Luego, Piñeiro se inclinó con cautela y rozó el cuerpo, al mismo tiempo que abría sus párpados. Un matiz de azul en los ojos atrapó su atención. Con destreza, descendió la mandíbula inferior del hombre con ambas manos. Sin dientes. «Me aventuraría a suponer que portaba una dentadura postiza», murmuró con un toque de enigma en su voz.

Continua en la segunda parte…

Visits: 625 Today: 2