Un mes de guerra: observaciones y reflexiones sobre los ejércitos enfrentados

Por ZHUKOV*

PRIMERA PARTE – el ejército ucraniano

Análisis de la capacidad combativa del ejército ucraniano

En primer lugar, reconocimiento de errores, ya saben: la mitad del trabajo de un analista es hacer predicciones, la otra mitad es explicar por qué no se han cumplido.

Hoy toca explicar por qué esta guerra va a ser más larga y sangrienta de lo esperado, aunque el resultado final será el mismo desde el primer día.

Mando superior

El mayor error de la dirección político militar de Rusia es pensar de acuerdo con las máximas de Clausewitz de que «la guerra es la continuación de la política por otros medios» y que pueden «imponer su voluntad al adversario» pensando que éste tomará decisiones de acuerdo a un cálculo racional de beneficios y pérdidas.

El error es doble, porque no comprendió la estupidez e irracionalidad del régimen de Kiev  ni tampoco valoró en su justa medida que es un títere de USA , un peón sacrificable en el ajedrez geopolítico, sin capacidad de decisión incluso para la más elemental autoconservación.

Por supuesto que, ni yo, ni tampoco el mando ruso, creía que el ejército ucraniano iba a rendirse sin lucha en cuanto entrara el ejército ruso. El mando americano en Washington no lo permitiría. Que Zelensky sea un psicópata narcisista drogadicto dispuesto a sacrificar a miles de ucranianos con tal de aferrarse unas semanas más al poder, como pasó con Poroshenko, se daba por supuesto. Recordemos que como su predecesor, Zelensky es un usurpador que ocupa el poder tras el ritual de unas elecciones amañadas porque el títere anterior estaba quemado. De todas formas, aunque Zelensky y su facción quisieran rendirse, Washington no lo permitiría. Los USA lucharán con Rusia hasta el último ucraniano.

No había duda de que habría guerra. Tampoco esperaba que los generales ucranianos se rindieran o depusieran a Zelensky. Por supuesto que saben que la guerra está perdida desde el primer día, pero en ocho años se ha purgado el cuerpo de oficiales para que sólo queden adictos al régimen y comprometidos en crímenes de guerra para evitar defecciones. Aparte del omnipresente control y represión que se ejerce mediante las unidades de la Guardia Nacional, «comisarios políticos», el SBU.. etc. Ningún jefe ni oficial  puede rendir su unidad, desde brigada a compañía, por miedo a las represalias contra sus familias que son rehenes.

Las únicas rendiciones de oficiales que hemos visto hasta ahora han sido las de comandantes de batallón en la zona de Kiev, hace unos días un Mayor, ayer un Teniente Coronel, que ambos se han rendido con el personal de su puesto de mando y a última hora porque la brigada  la que pertenecen ha sido deshecha.

Lo que era previsible es que los generales ucranianos no siguieran ninguna lógica militar y ordenara resistir hasta la aniquilación sin importarles las vidas de sus tropas o si la resistencia tiene algún sentido militar. Se trata de un régimen criminal y ya tuvimos abundancia de ejemplos en 2014-2015 cuando la destrucción de las bolsas en las que estaban cercadas las tropas ucranianas, sin esperanza alguna de socorro o de escapar, o el sinsentido absurdo de sacrificar miles de vidas en la guerra de posiciones desde 2015 hasta ayer.

Moral y mando táctico

Mi error fue subestimar la voluntad de lucha del ejército ucraniano debido al fanatismo de algunas unidades y al uso generalizado del terror. En lugar de rendirse en masa, sólo la mitad de ellos se rinden, cuando pueden, y el resto lucha hasta la muerte.

No es que la información disponible fuera mala. Sólo incompleta y un poco desfasada porque es de hace un par de años. Pero esencialmente correcta. Sólo hay que ver los prisioneros. Casi no hay jóvenes, todos son hombres mayores con una media de edad de más de 30 años. Desempleados sin motivación alistados por dinero.

Hay numerosas rendiciones y deserciones, por miles, quizá la mitad de las bajas causadas al enemigo,  pero siempre son en pequeños grupos, cuando se rompe la cadena de mando y no queda ya nadie con autoridad para ejercer la coacción.

Lo que he subestimado es el fanatismo de los jóvenes adoctrinados, de los veteranos adictos a la guerra, y por supuesto de los nazis y demás criminales que saben que no habrá clemencia para ellos.

Que los fanáticos disparen a sus compañeros que intentan rendirse es una sorpresa relativa dentro de la brutalidad que supone. Ya se habían dado casos. Lo que sorprende es lo generalizado que es el mantenimiento de la obediencia mediante el terror. Y todavía más sorprendente es el caso de unidades que se quedan en su posición y se dejan copar a propósito para poder rendirse, y que son bombardeadas por su propia artillería, «por encourager les autres»

Instrucción y armamento

También he subestimado la preparación para la guerra gracias a los instructores y las armas occidentales en este último año. Es verdad que con el material humano disponible, la mitad de los soldados ucranianos no valen para nada y no han aprendido nada. Pero entre los motivados, que son entre la cuarta parte y la mitad, al menos han recibido una buena instrucción en tácticas de infantería, aunque más enfocadas al ataque que a la defensa, con vistas a una ofensiva final contra Donbass, no una guerra defensiva contra Rusia. Sobre el armamento, los lanzacohetes anticarro portátiles ligeros no han estado a la altura de las expectativas, porque no son realmente misiles anticarro, como los que se usaron con profusión en Siria, no son muy eficaces contra el blindaje reactivo de los tanques rusos, y son armas de un sólo uso y un sólo usuario, con esto quiero decir que las probabilidades de supervivencia del que las emplea son bajas.

Al respecto escribí en el foro:

«El NLAW es peor que el Javelin porque no tiene carga tándem. Hemos visto los vídeos y contra el blindaje reactivo ruso no tiene nada que hacer.
El Javelin americano sí que causó problemas a los novorusos en la ruptura en Schastye en Lugansk el primer día de la ofensiva.
Como toda arma, depende de quién la use y en qué circunstancias. Son misiles anticarro «para pobres», no tienen la eficacia de los verdaderos misiles guiados.
Los rusos capturan montones (literalmente) de estas armas de todos los tipos, señal de que no hay mucha gente dispuesta a convertirse en un héroe usándolas.
Si no fuera por la necesidad de entrar en las ciudades y las restricciones rusas al empleo de la artillería y la aviación, serían menos efectivas todavía.
Las pérdidas rusas en tanques y blindados son moderadas. Lo único que han conseguido es que los tripulantes tengan que ser más cuidadosos y hace que los avances sean más lentos. Pero ya está. Molestan pero no son un arma milagrosa. Ni un sustituto para la artillería y los tanques.»

Conclusiones finales:

Aunque haya subestimado la capacidad de resistir del ejército ucraniano, debido al terror y la estrategia de encerrarse en las ciudades para usar a los civiles como rehenes y escudos humanos, en lo esencial tenía razón, el ejército ucraniano estaba vencido antes de haber combatido, aparte de la inferioridad de medios contra el ejército ruso y el error estratégico de la concentración de fuerzas desplegadas para una ofensiva contra Donbass, a la que se ha anticipado el ataque preventivo ruso. Pero la causa fundamental va más allá de la parálisis creada por la estocada profunda del ejército ruso, que recuerda a las teorías de J.F.C. Fuller y distorsionada por la propaganda occidental como una «blitzkrieg» fracasada, ni de la incapacidad de movilización y maniobra cuando el contrario tiene supremacía aérea.

La causa fundamental de la derrota ucraniana en 2014 y ahora es que los soldados ucranianos entrenados por la OTAN podrían luchar bien a nivel de unidad pequeña de infantería, pelotón y sección, pero lo que falta como en 2014-2015 es la capacidad de luchar coordinada a nivel de compañía y batallón, y mucho menos las maniobras a gran escala. Simplemente no hay nadie capaz de ejercer el mando por encima del nivel de capitán, para coordinar un ataque más allá de lo que pueden ver, para organizar una preparación de artillería y un ataque combinado de blindados e infantería de diferentes unidades y horarios.

Más aún los beneficios de la instrucción occidental sólo se aplican a unidades de infantería, no de blindados. Ucrania tenía centenares de tanques, pero es incapaz de maniobrar y atacar con más de una docena a la vez. La razón es obvia, como los pilotos de aviones, los tripulantes de blindados consumen recursos para su instrucción, combustible y horas de empleo y desgaste mecánico de las máquinas. Cuesta mucho más formar tripulantes de tanques que soldados de infantería. Los motores y cadenas se gastan en las maniobras, los cañones se desgastan con las prácticas de tiro. Conseguir la preparación de una brigada acorazada para el combate implica un enorme gasto de recursos en maniobras en el polígono.

Ante la falta de dinero y repuestos, los tanques ucranianos han quedado reducidos al papel de piezas de artillería, de búnker móvil. Mientras que gracias a la ayuda rusa, los tripulantes de tanques de Donbass han podido practicar y están mejor instruidos. No parece que sean capaces de ataques a gran escala, pero no sabemos si es porque no pueden, o porque la escasez de tropas y la dispersión en los frentes impide su empleo en gran número. Al menos se observa que actúan bien en su papel de apoyo a la infantería y coordinados con ellos.

Esta incapacidad ucraniana de actuar de forma coordinada ha quedado ampliamente demostrada en la lucha en curso. Incluso en los puntos decisivos, como los combates en Izyum, los contraataques enemigos son fragmentarios. Uno de ellos fue notable porque los ucranianos utilizaron una compañía completa de 15 tanques. Eso es todo.

Al igual que 2014, es una guerra extraña, hay decenas de miles de combatientes involucrados, pero debido a la gran longitud del frente y la dispersión de las fuerzas, la mayoría de los combates son a pequeña escala. Aparte de cuando los ucranianos están rodeados en un pueblo o ciudad como Volnovakha y Mariupol, y luchan bloque por bloque, o llenan una ciudad fortificada como Maryinka o Avdeyeka con miles de tropas para ocupar búnkers y casas, la mayoría de los enfrentamientos sonentre unas pocas docenas de soldados y unos pocos tanques y vehículos blindados.

Incluso la importante batalla de Izyum parece haber involucrado solo unos pocos batallones en ambos bandos. (ver el informe del día 26/03) que pronto publicaré.

SEGUNDA PARTE – Ejército ruso pros y contras

(mis observaciones en cursiva)

Un autor llamado Panzerwaffle en un canal de Telegram:

Ha pasado un mes desde el comienzo de la operación de las Fuerzas Armadas Rusas en Ucrania, trataré de estimar los pros y los contras, exclusivamente de fuentes disponibles públicamente.

+ La presencia de un gran número de sistemas de misiles tácticos operacionales y misiles de crucero lanzados desde varios tipos de barcos y otras plataformas, que le permite atacar objetivos en toda Ucrania, destruir la infraestructura militar, complicar el rearme, el suministro y la reposición de las pérdidas de las Fuerzas de Ucrania.

+ La presencia de un gran número de helicópteros de ataque modernos capaces de operar incluso de noche y en condiciones de defensa aérea enemiga avanzada.

+ Disponibilidad de inteligencia eficiente a nivel operativo y estratégico, que aseguró ataques en las bases y campamentos de las Fuerzas de Ucrania y unidades mercenarias (Yavorov, Nikolaev y otros lugares) en el momento de la máxima acumulación de personal.

+ / – La presencia de un grupo suficientemente grande de aviación de primera línea de las Fuerzas Aeroespaciales Rusas, capaz de resolver tareas desde la línea del frente hasta la retaguardia profunda, prohibiendo los movimientos a gran escala de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Sin embargo, dada la zona del Teatro de Operaciones y el tamaño de las Fuerzas Armadas de Ucrania, este grupo no es tan grande como nos gustaría. Si comparamos el conflicto actual con la operación de la OTAN en Yugoslavia en 1999, entonces la OTAN tenía un grupo de más de 1000 aviones, lo que supera toda la composición actual disponible de la aviación de primera línea de las Fuerzas Aeroespaciales Rusas, y en Yugoslavia la zona erra seis veces más pequeña en comparación con Ucrania, el doble del número de fuerzas armadas y cuatro veces la población. Al mismo tiempo, las capacidades de defensa aérea de Yugoslavia también eran inconmensurablemente más débiles que las ucranianas.

– Falta de equipo táctico de reconocimiento y designación de objetivos, incluidos los vehículos aéreos no tripulados (UAV o drones), especialmente los de ataque, lo que complica aún más las acciones de la Fuerza Aérea y la artillería, al no permitirles atacar el material enemigo con la suficiente rapidez.

Es cierto que al ejército ruso le faltan drones, pero aunque el ejército ucraniano tengan más y mejores, tampoco suponen una diferencia. Los drones de ataque no sirven de nada cuando el enemigo tiene aviación y defensa aérea, y la eficacia de los drones ligeros está limitada a la línea del frente. El ejército ucraniano tiene poderosas piezas de artillería y lanzacohetes pesados de largo alcance pero están ciegos. A pesar de que el enemigo tenga tanta artillería las bajas rusas son mínimas por falta de observación de los ucranianos, que de todas formas malgastan toneladas de munición en bombardeos terroristas contra los civiles.

– La falta de armas tácticas de alta precisión: bombas aéreas guiadas y proyectiles de artillería guiados conduce a las mismas consecuencias, así como a un aumento de las pérdidas concomitantes.

La precisión de las bombas convencionales guiadas por GPS en el avión y apuntadas mediante calculadora balística es suficiente y hace innecesarias bombas guiadas planeadoras, como las de los americanos. Otra cosa es que los aviones rusos hayan tenido que arriesgarse a lanzar a menos altura para mayor precisión y evitar víctimas civiles.

Por las mismas razones no son necesarios proyectiles de artillería guiados por láser, como los Krasnopol. Se usan cuando es necesaria una gran precisión para destruir piezas de artillería enemigas y lanzacohetes escondidos en áreas urbanas y reducir las víctimas civiles.

En resumen: la mayoría de los objetivos se pueden destruir con un martillo. A veces hace falta un escalpelo.

– Falta de vehículos blindados modernos. A juzgar por los conocidos materiales de video, los vehículos de nueva generación en las plataformas Armata, Kurganets y Boomerang están básicamente ausentes de las tropas activas. Y si no se necesita un tanque nuevo con el enemigo actual, es evidente que una nueva generación de vehículos de combate de infantería pesada y vehículos blindados de combate no hará daño

Tema recurrente: Rusia emplea tropas y material de segunda y tercera categoría, los blindados y vehículos eran los que estaban disponibles y se usan en maniobras para ahorrar desgaste a los nuevos. El material anticuado es suficiente para derrotar al ejército ucraniano y porque la pérdida de ese material no importa, ya que acabará en el desguace. Las mejores tropas y material se guardan en reserva como precaución si hay guerra con la OTAN. Además hay un sesgo importante porque la mayoría de los videos son de las tropas de Novorusia, que están equipadas con blindados y camiones tomados al ejército ucraniano en 2014-15.

– Falta de instalaciones logísticas modernas (camiones protegidos, instalaciones de descarga/carga, plataformas de carga, etc.).). Es un problema sistémico de las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia. Ver final del artículo.

– Al parecer, la falta de preparación de las tropas rusas para las condiciones de combate y las capacidades del enemigo, confirmada por los frecuentes ataques efectivos de las Fuerzas Armadas de Ucrania en las columnas de retaguardia en el período inicial de la operación, y, desafortunadamente, un número considerable de representantes del estado mayor de alto mando muertos , que en una situación normal no tienen nada que hacer en el campo de batalla.

No estoy de acuerdo, que yo sepa confirmados sólo hay dos oficiales de alto rango, un almirante que estaba en Mariupol en retaguardia para coordinar la evacuación de los civiles, y lo mató un francotirador, y un coronel de ingenieros que se expuso al fuego enemigo para animar a sus hombres al tender un puente en Izyum.

Puede que haya caído algún oficial de alto rango más, no sé quiénes pueden ser los otros dos,  como tampoco presto mucha atención, y serán casos de que el oficial se exponga o tenga mala suerte y le alcance un bombardeo artillero, pero eso dentro de lo normal, a diferencia de otros ejércitos, los oficiales rusos lideran desde el frente, no desde un puesto de mando a retaguardia.

¿Qué esperar a continuación?

Comencemos por los objetivos declarados de la operación: desmilitarización y desnazificación de Ucrania.

La desmilitarización exitosa del país implica tomar el control de sus principales centros administrativos e industriales, desmovilizar a las fuerzas armadas, reorientar o eliminar la industria militar para excluir el restablecimiento y rearme del ejército.

En este caso, la desnazificación implica establecer el control sobre el Estado ucraniano y apoyar al gobierno pro-ruso, excluyendo la continuación de una política dirigida al acercamiento con Occidente e implantando la ideología rusófoba.

Ambos objetivos asumen el control de las ciudades ucranianas más grandes.

Conclusión: si estos objetivos permanecen en la agenda, debemos esperar que la segunda etapa de la operación rusa significará la introducción de grandes fuerzas adicionales de las Fuerzas Armadas Rusas y el desarrollo de una ofensiva con objetivos decisivos hasta que se logre el resultado anterior. De lo contrario, será difícil hablar de desmilitarización, y la desnazificación será simplemente imposible: un régimen más nacionalista y rusófobo llegará inevitablemente al poder en Ucrania si sus principales ciudades no están ocupadas por tropas rusas.

Crítica a la logística rusa

Continuando con el monitoreo de la logística nacional, nos gustaría señalar algunas características más:

Además del hecho de que los camiones protegidos son extremadamente raros, hasta ahora no hemos visto:

– pallets y carga empaquetada en ellos;
– máquinas cargadoras
– tapado/embalaje de plástico estandarizado;
– análogos del sistema DROPS*(ver nota)
– transporte de carga en contenedores o contenedores;

Vemos barriles, latas y cajas de madera apiladas. La descarga se lleva a cabo principalmente a la antigua usanza, a mano, y los conductores van con recibos en papel.

Este sistema de transporte y logística no funciona en absoluto, pero es increíblemente ineficiente en términos de costos de mano de obra y requiere más personal a una velocidad más baja para realizar operaciones básicas, como carga, descarga y distribución.

Este sistema es especialmente extraño en el ejército, que depende en gran medida de una combinación de artillería y vehículos blindados, lo que requiere mover cantidades locas de municiones, combustible y otra carga a diario.

Recuerdo que hace algún tiempo, uno de los gurús rusos cercanos a la guerra dijo que «en 1945, el Ejército Rojo pudo participar en la operación Manchuria» y resultó tener toda la razón. En 2022, el ejército ruso demostró una eficiencia de transporte y logística aproximadamente al nivel de 1945. «El Ejército Rojo podría», sí.

*Nota: El sistema ‘Drops’ (Demountable Rack Offload and Pickup System)  se inventó a mediados de la década de 1970 en interés de las formaciones de artillería. Dado que los camiones y elevadores de horquilla convencionales no permitían el suministro rápido y suficiente de munición a la artillería.

De nuevo la crítica puede ser infundada debido al sesgo de que la mayoría de las fuerzas rusas no salen en vídeo por la estricta censura y seguridad. La logística y pertrechos de las fuerzas de Novorusia son algo deficientes, está claro que se abastecen con sus propios recursos y a parte de la donación de material de guerra capturado a los ucranianos, no hay una línea de suministro desde Rusia que provea de todo lo necesario, aunque sí de lo esencial como munición y combustible.

Las críticas a la deficiencia de la logística parecen exageradas. El ritmo de las operaciones permite el abastecimiento aún con métodos anticuados, y de todas formas el autor vuelve a ignorar que ni las tropas ni los transportes son de primera categoría, y que la carga en pallets y otros refinamientos no son tan importantes. El grueso de los suministros se transportan por ferrocarril, no camiones remolque.


* https://guerraenucrania.wordpress.com

Visits: 459 Today: 1