Tantas razones para «odiar» la feria (primera parte)

Por Jorge Luis (Tati) Valdés

Tras dos años en versión reducida, la Feria del Libro de Miami aparenta regresar con fuerza. No es ningún secreto que los grandes negocios no se hacen en las ferias del libro desde hace mucho tiempo. Para tener toda la atención del personal de las editoriales, los frahlingers ofrecen los manuscritos muy importantes por correo electrónico de antemano. La idea (romántica) que la gente de fuera del sector del libro tiene de las ferias -subastas calientes con mucha emoción, por ejemplo- no se corresponde con la realidad. Ahora, tras dos años de pandemia, la Feria del Libro de Miami vuelve prácticamente sin restricciones. Esto plantea naturalmente la pregunta: ¿está el concepto de feria anticuado?

Especialmente los años de escasa interacción personal entre editoriales, editores, agentes, periodistas, marketing y todas las demás personas que suelen reunirse en las ferias del libro y eventos similares han demostrado lo que en realidad ya estaba claro para todos de antemano: se puede prescindir de ello, porque siempre se ha hecho. Por qué en la feria no se programa un encuentro entre editores y editoriales del patio que ya suman en Playa Albina más de una docena. Empezar por ahí, acabaría con el «sociolismo grupal» de quienes deciden quien participa en la feria como autor invitado a exponer su libro. Volveremos ms adelante sobre este tema.

La información pertinente puede transmitirse mucho más rápidamente a través del Zoom, el correo electrónico o el teléfono. Pero también han demostrado: Las ferias no son (únicamente) para hacer negocios, sino sobre todo para mantener contactos sociales, y eso es simplemente mejor en persona que virtualmente. Por ello, el temor expresado repetidamente en el transcurso de los años del Coronavirus de que los editores no quieran seguir soportando la carga financiera de una feria y cancelen definitivamente su participación no se materializará.

Pero esto no pretende ser un texto culturalmente pesimista, sino todo lo contrario: es un llamamiento a los editores y organizadores de la feria miamense para que se centren más en lo digital. Porque parece que todavía no se toman las redes sociales lo suficientemente en serio. Todo el mundo es consciente ahora de la importancia de Bookstagram, pero Instagram lleva un tiempo con una tendencia a la baja. Más emocionante es BookTok, el lado «libresco» de TikTok.

Especialmente en el mundo anglófono, BookTok tiene un enorme poder de mercado, puede crear bestsellers e impulsar títulos de la lista de espera. En Miami, todavía no hay muchas cuentas grandes de BookTok, pero eso cambiará. Porque, al menos durante los próximos años, TikTok es el futuro luminoso, hasta que la aplicación sea sustituida por una nueva en algún momento.

Así que, aunque la feria del libro es indispensable para cultivar los contactos personales, al mismo tiempo la industria del libro debería prestar por fin más atención a las redes sociales. Porque, en contra de lo que algunos creen, la feria física y la presencia digital no son mutuamente excluyente, van de la mano.

¿Qué podemos esperar de la Feria del Libro de Miami de este año? Después de la feria de 2020, que se trasladó al mundo digital con poca antelación, y de la versión reducida de 2021, con muchos menos stands, más espacio en los pabellones y menos visitantes, parece que la feria del libro volverá a celebrarse según los viejos hábitos. El festival de lectura de la ciudad, Open Books, también vuelve con fuerza y organiza un centenar de lecturas con autores en el propio recinto de la feria.

Así pues, la Feria del Libro de Miami de este año promete ser interesante en todos los sentidos. ¿Cómo se sentirá? ¿Atraerá suficientes visitantes para que sea rentable? ¿Tendrán demanda las lecturas y fiestas en el exterior del recinto ferial? ¿Cómo se presentarán los invitados de afuera? ¿Y es la Feria del Libro de un modelo para otras ferias en USA, que ya han tenido que cancelar por motivos logísticos?

¿También se tiene a veces la sensación de que no va a pasa nada en esos días? El aburrimiento reina allá donde se mire. En el pasado, todavía había movimiento, aunque solamente fuera porque se pasaba de un escaparate a otro en una zona peatonal. Los más intelectuales de entre nosotros llegaron a pasar por estanterías enteras en aquella época, metro tras metro de conocimientos bien fundamentados. En su afán por la educación, estas personas entraban en enormes bibliotecas y recorrían las colecciones de libros individuales, pasando de un campo de conocimiento a otro, de una publicación a otra.

Pero algo pasó en el medio, porque en el medio pasaron más libros, un complejo orden literario, una vasta arquitectura del conocimiento -como alguna vez en la Biblioteca de Babel de Borges o en el Nombre de la Rosa de Umberto Eco; únicamente que todo un poco más grande y recortado para ser más moderno.

Ahora ya no pasa nada. Al menos no como antes. «El público lector no hace más que llevar las estrellas a sus casas», se dice un crítico en un periódico local. Un clic y estás en otro mundo. La oficina en casa se reúne con la feria del libro. Los espacios se entrelazan en la realidad virtual. Esta Feria del Libro 2022 será una «edición especial», como no se cansan de subrayar los organizadores en torno al director de la Feria del Libro. Inicialmente prevista con solo unos pocos expositores y participantes, ahora se encuentra casi desierta de nuevos autores. «Siempre son los mismos», aduce un editorial de un portal local. Una señal de esperanza, al menos ese fue el reclamo ampliamente visible en una conferencia de prensa hace unos días.

Es un telón de fondo extenso, los directivos de la Feria del Libro estarán sentados en un enorme escenario junto a las personalidades invitadas. Todos los metros de estantería de la literatura, las páginas pulcramente impresas, todo el sentimiento de nuestra cultura, todo esto permanecerá sin ver en la feria. En cualquier caso, las salas de exposición estarán vacías. Nadie que pasee, navegue, lea, pase, se escapa a un cosmos de imágenes y datos.

Pero sí que han hecho un esfuerzo con la alternativa digitalizada. Los inscritos en la web de la Feria del Libro podrán participar próximamente en un variado programa de lecturas, debates, conferencias digitales y ofertas interactivas. Habrá paneles sobre el «futuro de las ferias del libro», las llamadas «herramientas de matchmarking» con las que se pueden encontrar «socios comerciales que encajen perfectamente» y «eventos de networking interactivos para reuniones como in situ».

«Espero que nuestra feria traiga contactos, justo cuando los necesitamos tanto», dice un funcionario, imaginando una mirada las profundidades de la sala vacía. Ahora es una oportunidad para aprender. La transformación digital avanza. Pero esta transformación digital, tantas veces invocada en los últimos meses, es probablemente lo único que sigue avanzando en esta triste ciudad de Playa Albina.

Tantas razones…

¿Cómo se prepara la Feria del Libro? El primer paso debería reunir a todos los socios: editores, libreros, bibliotecarios, distribuidores, etc. Todos los actores deben participar en la organización para que la feria sea un verdadero éxito. Luego, hay que encontrar los expositores adecuados según los temas elegidos cada año. El objetivo es ofrecer una amplia gama de productos y servicios a los visitantes. Por último, es importante comunicar eficazmente el evento para atraer al público. ¿Cuál es el papel de los editores en la Feria del Libro? Los editores tienen una fuerte presencia en la feria, ya que representan alrededor del 60% de los expositores. Por lo tanto, tienen un papel crucial en el éxito del evento. Su principal objetivo es, por supuesto, dar a conocer sus novedades, pero también pueden aprovechar este evento para entablar relaciones comerciales con los demás profesionales presentes (libreros, distribuidores, etc.).

«Iré a la feria», ha prometido La máscara negra.

¿Qué se debe saber? Lo que debe saber sobre la mayor feria del libro de USA, cada año, más de 400 editores presentan sus novedades al público. Es la ocasión ideal para descubrir nuevos autores y darse a conocer al gran público. Pero también es una excelente manera de conocer a otros actores del sector y de debatir las tendencias actuales. En resumen, el Stand del Libro es una auténtica mina de oro para los editores. Sin embargo, para aprovechar al máximo esta oportunidad, hay que prepararse con antelación. Tiene que elegir cuidadosamente los libros que va a presentar, porque se presentarán entre otros miles. También debe pensar en la comunicación en torno a su stand, para que el público venga a verlo y sus libros no pasen desapercibidos. Por último, es importante tomarse el tiempo necesario para conocer a los demás profesionales presentes a fin de establecer relaciones sólidas y duraderas con ellos.

La Feria del Libro es una oportunidad para descubrir nuevos talentos. La gente va por algo más que por los libros. Es una visita obligada para los amantes de los libros, pero también para los profesionales del sector. En el programa: encuentros, firmas, conferencias, talleres. Y, por supuesto, magníficas obras por descubrir. Entre los aspectos más destacados del Stand del Libro estará la presentación de la nueva colección infantil. Los amantes de la historia podrán asistir a la conferencia. El Stand del Libro es ante todo una gran fiesta del libro y de la lectura.

La Feria del Libro sería una cuestión de calidad. Esto es lo que se espera y destacar para la próxima edición de la feria. Los ejecutivos del programa han dicho: «Queremos ofrecer a los visitantes un espacio cálido y acogedor donde puedan descubrir nuevos autores y obras originales. La cantidad no será nuestra prioridad, sino la calidad de las obras presentadas».

Continuará…

Visits: 156 Today: 2