«Sombra de mi buen esquivo”

Por Pedro D. Méndez

La poesía de Sor Juana Inés de la Cruz, o, Juana de Asbaje (su nombre original) se nutre de los elementos barrocos que la monja hereda de sus maestros peninsulares, Luis de Góngora y Francisco de Quevedo. Los temas principales van a ser el desengaño, lo ilusorio de la vida, y la independencia creativa e intelectual de la mujer, entre otros. A veces, la monja mexicana esgrime un tema para construir la obra de arte sobre la estructura del poema. Ese es el caso de Sombra de mi buen esquivo, título que funge como metáfora de un amor que evade a la voz poética, pero que al final, y pese a la evasión del amado imaginario, logra retenerlo en su interior para asirlo en su seno.

Detente, sombra de mi bien esquivo…

Sor Juana Inés de la Cruz

Detente, sombra de mi bien esquivo

imagen del hechizo que más quiero,

bella ilusión por quien alegre muero,

dulce ficción por quien penosa vivo.

Si al imán de tus gracias atractivosirve mi pecho de obediente acero,

¿para qué me enamoras lisonjero,si has de burlarme luego fugitivo?

Mas blasonar no puedes satisfechode que triunfa de mí tu tiranía;

que aunque dejas burlado el lazo estrechoque tu forma fantástica ceñía,

poco importa burlar brazos y pechosi te labra prisión mi fantasía.

En Sombra de mi bien esquivo la voz poética le canta a un amor abstracto que escapa cada vez que parece estar al alcance de la mano. La poderosa atracción del amor es metaforizada en la imagen de un imán, el cual atrae irremediablemente el pecho de acero del sujeto lírico. Es un amor fugaz que llega, coquetea y desaparece, pero aunque sea evasivo, no puede evitar que el sujeto lírico lo evoque en su interior y que, por lo tanto, irremediablemente lo atrape. La estructura pertenece a la del clásico soneto petrarquista de catorce versos: dos cuartetos, dos tercetos, de versos de once sílabas o endecasílabos, rima ABBA, ABBA, CDC, DCD, con rima consonante. Más que un enfoque semántico, la intención del poema es quizá afectar los sentidos cuál obra de arte plástica, por lo que se acerca a la vertiente culterana del arte barroco, cuyo representante por excelencia es el cordobés Luis de Góngora.

Total Page Visits: 185 - Today Page Visits: 1