Sobre la «última columna» de CAM

Por Antonio Ramos Zúñiga

Es lamentable que Montaner esté padeciendo una enfermedad tan horrible. A pesar de que es un hombre bueno, es deplorable que no haya comprendido la filosofía de unidad de Martí ni la falacia del liberalismo que pretende imponer una solución cubana con neocastrismo. En su lugar, se ha aliado con la izquierda socialista y globalista del partido demócrata y ha utilizado su prestigio como periodista para promover a los aliados de Castro y atacar al único aliado del exilio que ha mostrado oposición al castrismo con acciones.

Es decepcionante que los exiliados y los hispanos hayan ignorado las palabras de Montaner y votado por Trump. Parece que la enfermedad de Montaner ha afectado su capacidad de entender la verdadera lucha y ha llevado a que use su pluma en forma decadente y grotesca en favor de una mala causa, lo cual ha asombrado a los martianos cubanos que desean el fin absoluto de la tiranía.

Es importante recordar que la libertad de Cuba no se logrará a través de la cesión de principios. A pesar de todo, Montaner merece respeto y apoyo en su lucha contra la enfermedad. Como ser humano y cubano total, merece abrazos sinceros, bendiciones y oraciones por su curación.

Es preocupante que estas palabras hayan sido censuradas por los medios que difunden la dolencia de Montaner. Esto es una señal de que el manto fatal del orwellianismo y la seudodemocracia actual están enturbiando los principios y desviando el enfoque de la lucha que no debe cesar.

Total Page Visits: 4 - Today Page Visits: 1