Resentimiento

Por Spartacus

La superación del resentimiento, que anida en supuestos enclaves colectivos e individuales, pudiera dar evidencia para llevar a cabo un proyecto cultural que, por su tonelaje lógico y patológico, requeriría muchas más energías que las prácticas budistas, la doctrina del máximo esfuerzo que hasta hoy se ha hecho para conseguir una higiene mental.

No es nada casual que, observando, así las cosas, los primeros desembarcos en las costas de Playa Albina, entre los que se cuentan un ejército de autistas y las inmersiones paranoicas de teorías de lo surreal y virtual, se defiendan con cierto patho colonizadores.

Lo dicho puede explicarse sin contradicciones forzadas porque tiene que haber caminos del pensamiento cultural que establezcan prioridades polivalentes especialmente cuando se plantea la cuestión de cómo los seres humanos se interesan unos por otros y participan en espacios surreales o simbólicos o imaginarios interactivamente construidos.

La idea de la otra cara de la moneda es tan falsa como el reverso. El mundo virtual sigue padeciendo la fractura bivalente de cuando el sujeto cobró conciencia del objeto del afuera y de sí mismo. Puesto que, entre más nos sumerjamos en el mundo virtual, el ciberespacio se nos muestra como nueva retórica de la ironía y nos resentimos cada vez más la carga de la obviedad: en aquel lado virtual no es plausible buscar elementos para explicarnos a nosotros mismo.

Total Page Visits: 175 - Today Page Visits: 1