Elecciones Legislativas EE. UU. 2022

Elecciones Legislativas EE. UU. 2022

Republicanos ganan a la liberalesca, la revancha de newton contra la decadencia

Por Antonio Ramos Z. –

Acaban de ganar los republicanos el congreso, lo esperado. Hay muchos mocos caídos entre los que aspiraban a la democracia traspapelada, dígase gobierno de la liberalesca incapaz de darse cuenta que la alternativa no acepta las imposturas y la crisis del bolsillo. Con la presidencia de Biden muchas cosas buenas se fueron al piso, lo peor de todo es que la administración cayó en lo intrascendente y banal, aumentó la burocracia, la mala educación, la mala economía y la ruta elitista globalista, pero el ciudadano quedó más solo y el mundo le tomó ventajas a Estados Unidos. Ha sido un período de demasiadas escenas grotescas. Era de esperarse la revancha de Newton, todo lo que sube cae, la reacción es inevitable. 

El tópico de la economía iba de mal en peor, el prestigio norteamericano esta vez no lo afectó una supuesta fanfarronada de Trump, sino la imagen presidencial levitando entre perspectivas inexactas y torpezas, provocando la burla del mundo. La gente termina fastidiada con los engaños de los medios y las lagunas mentales de los personajes del absurdo que dirigen la nación. ¿Y la economía qué? Afganistán, Ucrania, la frontera sin frontera, el compincheo globalista, el show anti Trump, China, Rusia, Irán, Corea del Norte, etc. Han perdido New York,  porque esta vez han votado las fuerzas vivas, los independientes, los que ven que son utilizados por el poder, sin compensación. Martí, en su tiempo, analizó por qué se imponía la lucidez de los votantes en ciertas etapas de decadencia, que es el estatus actual del país. El votante en Estados Unidos se da cuenta de que lo están engañando llanamente cuando una cosa es lo que le dicen y otra lo que hacen.  

Los liberales de izquierda que han copado el partido demócrata se la pasan con el discurso de que los republicanos son conservadores y antidemocráticos, típica técnica del vilipendio aprendida de Lenin, que les salió bien en los ataques a Trump. Falso, claro está, los republicanos son parte del sistema norteamericano, trabajan en los niveles populares, son demócratas reales, operativos, funcionan trabajando. Los demócratas también lo hacen, pero apelan más al discurso, la propaganda y la promesa, rasgo inherente al seudo liberalismo de cultura socialista. Estados Unidos está dividido hoy porque las alternativas se repelen, en vez de trabajar juntas. Pero después del trauma de las elecciones pasadas, cuando el bando demócrata creía que nada detendría el “progresismo” y la instauración del gran estado pro “mundo feliz”, ya ven lo que ha pasado. Recuerdo a un eufórico pensador liberal decir al caer Trump: “Es el fin de la historia, solo hay un camino, nosotros”. No, en Estados Unidos hay varios caminos, es el país más abierto y libre del mundo, esta vez se ha impuesto la votación sensata, a pesar de la descomunal propaganda de la Media y los mamertos contra los republicanos.

Bien, los republicanos han regresado al control del congreso. Biden puede decir lo que quiera, por ejemplo, que ¡su hijo murió en Iraq! y tener lapsus mentales. Pero por suerte no se puede salir con las suyas. Esperemos que ambos partidos piensen más en conjunto en los desafíos que tiene el país: la declinación económica, los problemas del americano de abajo, la amenaza china y rusa, la frontera, la seguridad nacional, la educación, la censura, la cultura neomarxista, la libertad de Cuba, etc. Es la oportunidad de volver al cauce de la libertad y del capitalismo popular  moderno del siglo XXI.

Visits: 277 Today: 1