Realismo poético: «El principado soy yo»

Por: La Máscara Negra

De Nietzsche a Rilke; de Rilke a Heidegger; de Heidegger a Celan; de Celan al Poeta en actos:  el «realismo poético» sobrevuela en el interior de lo abierto. La mecánica poética del capitalismo industrial. El ingenio como complejo económico social.

—————–

El principado soy yo

Estoy siempre bajo los doseles alzados por mí mismo,

me revelo transformado en galeotes de una libertad hecha,

el azul cielo y sus nubes blancas están deportadas,

hacia la lejanía, que ya le pesa haberme amado,

en ese puesto coloco criptas de faustos y espinas.

En el lugar donde se alisaban andamios entre providencias,

habitan ahora los esqueletos briosos artes de las barras y los clavos,

Murallas sin almas remplazan el alto azul,

paneles emigran de mi propia mano y tejen el confín,

como si el mundo clausurase allí,

la hazaña humana toca a su término.

Ya nada hay más que puntales,

tras un sin número de barrotes ningún espacio,

en otra época, existiera indudablemente, al aire libre clásico,

expandió,

a derredor tampoco el experto conseguía más poder que el lagarto,

siento la omnipotencia de lo abierto,

me siguen las huellas en la cercanía,

entonces, la verdad pura,

cuando el verso me dijo: cruzando a través de mi se amplifica el insólito espacio.

Lo que percibí más lejos, súplica de la coexistencia,

vibraba en el lugar, insensiblemente el hálito y el vigor,

el fuego desahucia la casa del verano

acarrea el más desdeñoso otoño,

al lado uno del otro,

atravesé mi cuerpo entre los objetos aislados,

la unicidad subyugada, la confluencia majestuosa,

el principado era yo.

»»»»»»»»»»»»’

Cuaderno Negro, El ingenio, abril 2008

Total Page Visits: 97 - Today Page Visits: 2