¿Qué es «kich» para el nuevo Miami?

Por Alfredo Triff

(Para Arturo Cuenca)

Kitsch, o mejor kich, palabra teutónica para el nuevo Miami milenarista tercermundista. ¿Qué es kich? El «cursi» de Gómez de la Serna, «… enfermedad profusa en esa clase social que está entre el obrero y el aristócrata, entre el capitalista y el mendigo”. Evoquemos la desaparecida reproducción del Pensador de Rodin (frente a una casita al cruzar The Collection), hasta el Moisés de Miguel Ángel de cobre a la venta en COSTCO de Hialeah. ¿Recuerdas las reproducciones rococó de Nicolas Largillière, repletas de alusiones monárquicas, en las salas habaneras de la clase media de los años 50? La fiebre ahora son bodegones abstractos pintados con lechada acrílica fosforescente, en algunos lobbies de nuevos condos la calle 8 y Brickell. Kich es cultura prefabricada, Ubu Rey llevado en los brazos de los inmigrantes del mundo, «la mierda poética” de Picabia.

Kich es Carlucho, Hola Otaola, Ymaray Ulloa, los Pichi Boys, Alexis Valdés con Oficilmente gay en el Teatro Trail de la 8. ¿Kich? La baratija sabuesera, la copia que compras en La Tienda del Dólar, la cobita jaialense de Ñó qué barato para llevar a Cuba. Kich es El Carnaval de la calle 8 (y por hacer historia el ambiente interior del bar de las momias del ya desaparecido «Ayestarán» de la 27 Avenida). Es Cuba Nostalgia con calles de La Habana-de-cartón chapurreadas al estilo hermanas Scull. El juego de comedor y living pre-ensamblado en China del Doral Furniture.

Kich es la mansión ciclópea de Homstead, pintada de color natilla, de columnas dóricas bordadas con enredaderas de buganvilla anaranjada y fuente de terracota estilo «Concordia» parisina (a la venta en «Eleguá» de la 122 avenida) y plantada frente a la puerta de entrada. Kich es el paseo a 15 millas por hora en SUV Escalade con miniTV, por la calle 8, portando Santa Bárbara en el dashboard, y luego desfilar con el familión a paso-de-minué con parada obligadas en el Parque del dominó y el Rey de las Fritas.

Kich es el Dolaraso de Hialeah, los casi extintos periodiquitos cubanos de gratis de la cafetería del Versailles, el vetusto y aún resistente Diario de las Américas. ¿En lo culinario? La croqueta de pollo, el Elena Ruz, la sopa de plátanos, la media noche, el pastel de coco, las cinco leches y sobre todo… el cortadito con leche evaporada del Versailles.

¡Que delicia el kich!😜

Visits: 1447 Today: 2