Post-viernes santo: «La religión Americana»

Por Leopoldo Ávila

En 2009, la editorial Katz publicó la traducción al español de The American Religion: The Emergence of a Post-Christian Nation, realizada por Juan Gabriel López Guix. Según el autor, Harold Bloom, la nueva religión, que denomina «religión americana», es una combinación de diversas tradiciones religiosas, una suerte de sincretismo entre el cristianismo, el judaísmo, la espiritualidad de los nativos americanos y las religiones orientales. Esta religión se caracteriza por enfocarse en la experiencia personal, rechazar la autoridad religiosa tradicional y creer en el poder del individuo para crear su propia realidad.

Aunque muy pocos caminos de la vida religiosa en Estados Unidos llevan al ecumenismo, Bloom señala en su inquietante libro que se ha producido una enorme transformación en la mentalidad del país desde el final de la Primera Guerra Mundial, bajo la apariencia de un secularismo civilizatorio. Como resultado de esta transformación, la nación de ciudadanos oficialmente cristianos «eficientes y libres» se ha convertido en una mezcla de confesiones profético-espiritistas de estilo libre, incluyendo movimientos poderosos como los santeros, los mormones, los baptistas y el movimiento New Age, también conocido como orfismo californiano.

Sin embargo, Bloom está equivocado al sugerir que la gnosis es el título colectivo adecuado para los sincretismos americanos. Él cree que las marcas distintivas de la religión americana son la bandera y el feto, que son símbolos de la vida americana que se ha desarrollado como dominadora del mundo pero que aún se encuentra amenazada, y el símbolo de la vida americana no nacida que también está en peligro.

En realidad, el síndrome neo religioso americano no es una gnosis, sino más bien una teosofía nacional pos-cristiana, una metástasis calvinista que impulsa la religión del éxito incondicional en la vida y que, en el sentido de la secularización radical, es una religión secularizada. Experimenta con todos los métodos para traer lo sobrenatural al mundo terrenal sin ningún escrúpulo. Su objetivo final es hacer el bien y donde Dios está presente, el éxito está cerca. Para la religión americana, todo ya está dado en el presente.

A pesar de la desafortunada mención de Bloom sobre la gnosis, el libro La religión americana va en una dirección completamente opuesta a los impulsos gnósticos. La «religión americana» consiste en sectas que son simplemente escuelas que buscan el éxito en el mundo material, apoyadas espiritualmente y promoviendo una superinmanencia mágica. Ofrecen un fitness interior para tener éxito en la carrera por los premios terrenales.

La mayoría de estas sectas son comerciales, expresivas, autohipnóticas e intervencionistas, y sus seguidores promueven la chispa del alma en la lengua y la esperanza en sus cheques. Todas consideran a Dios como su patrocinador. Estas sectas representan una venganza placentera del irracionalismo contra el pragmatismo secular.

Total Page Visits: 69 - Today Page Visits: 1