Post, «post eventum», el origen de la historia

Por ACDV

La construcción del sujeto a partir de la sucesión de la crucifixión de Jesucristo («Post» Tesum Christum crucifixum) marcó el inicio de una nueva forma de temporalidad. Esta cadena sucesoria, no genealógica y post-apocalíptica, sentó las bases de lo que luego se llamaría «historia» en Europa, donde se consideraba que toda historia debía ser, en principio, la historia de los apóstoles según la lógica sucesoria cristiana.

Estas historias narraban las dificultades que los mensajeros enfrentaron al difundir el evangelio por el mundo. Este esquema se mantuvo incluso cuando la historia de los apóstoles se convirtió en una «historia de la cultura» aparentemente neutral, que surgía de la combinación de la historia de la Iglesia y la historia del imperio.

La estructura temporal esencial de la «historia» está determinada por la proclamación de la verdad del evangelio, que le da una tensión hacia el futuro. Lo que luego se conoció como «historia» surgió cuando lo apocalíptico se enfrió y todo tiempo se convirtió en un intervalo limitado, en un tiempo con límites. Este esquema cambió al inicio de la época moderna, cuando el tiempo de espera se convirtió en tiempo de progreso.

Aunque la historia «real» intentara ocultarse en las historias del imperio, del pueblo, del Estado y de la revolución, para el historiador de la salvación o de la verdad, siempre es evidente la astucia de la razón apostólica. El tema siempre gira en torno a Dios y el tiempo.

La invención de la historia como el lapso de tiempo «después de Cristo» tuvo un precio: los líderes de las comunidades de las generaciones siguientes se esforzaron por invalidar la aniquilación del patriarcado causada por el éxtasis mesiánico jesuístico. Este objetivo dirigió la escritura del mensaje.

Los autores de los evangelios, que presumiblemente escribieron entre el 75 y el 110 d. C., tenían la intención de superar el estado de excepción original y convertir la ilegitimidad aventurera de las acciones mesiánicas en una hiperlegitimidad que se fundamentara antes de todo tiempo. Para lograrlo, invirtieron su energía ficticia en la tarea de reafirmar el post eventum, creador de una ruptura, en la continuidad más amplia posible.

Limitados por las circunstancias a saber mejor después del evento, se encargaron de reconstruir la vida del profeta sin padre y su final catastrófico como una historia de cumplimiento, determinada por la historia de la salvación y prefigurada por un conocimiento previo de los profetas. La transformación de la crucifixión no planificada en una pasión sufrida voluntariamente se convirtió en la base de todas las reinterpretaciones, y la historia concluyó con la reintroducción del hijo poetizado de un padre en un orden neo-patriarcal.

Continúa…

Total Page Visits: 63 - Today Page Visits: 2