¿Otro mito del antiexilio?

Por Eunides Poulot

https://www.periodicocubano.com/las-12-figuras-mas-influyentes-en-cuba-en-2022-segun-la-revista-arbol-invertido/?fbclid=IwAR0Wa6NNmbnSqQgAPlDWirSasSDcr_Y9_2-9yCTJxJBcCxafJCFEf9_jzi4

Lectura, relectura. Mitos del antiexilio. Otro hecho hoy recorre el mundo. ¿Un nuevo mito del antiexilio? Quienes son los 12 más influyentes en Cuba en el 2022. ¿Qué saco de la lectura de Mitos de antiexilio en referencia este nuevo mito? ¿Hoy podemos plantearnos una teoría?

Uno puede plantearse que el ser humano tiende de modo consciente, aunque no lo consiga siempre, a armonizar las diferentes respuestas que debe dar a los diferentes problemas que se le plantean, es decir, propende a hacer de su pensamiento, de su afectividad, de su comportamiento, una estructura significativa y coherente. En la medida que la creación cultural en sus diferentes manifestaciones (elaboradas tanto por el artista, el filósofo o el ideólogo) constituye un comportamiento que se acerca a un fin al que tienden todos los miembros de un grupo social, será propensa a adoptar formas homólogas.

Por otra parte, una herencia lingüística, una educación familiar, una formación cultural, una ideología política común, deben proporcionar elementos básicos que faciliten la creación de representaciones colectivas comunes elaboradas conscientemente. Ahora bien, el propósito de adecuar de manera consciente las respuestas a una estructura significativa común, puede dar lugar a que muchas personas, sin intereses comunes ni una formación cultural y política afín, sin estar relacionados entre sí, adopten formas expresivas, homólogas y coincidan entre sí en el fondo de sus planteamientos acerca de cualquier aspecto de la realidad, sin estar previamente de acuerdo. Todo dependería en esta situación de que el foco o centro de atracción, es decir, la estructura significativa común, que motiva respuestas similares, tuviera un carácter cardinal, vital para los fabuladores, de modo que los compeliese a coincidir en sus apreciaciones y en el modo de expresarlas.

Por el contrario, anotará cuidadosamente la identidad formal de los enunciados míticos y el modo de significarlos, como la manifestación más evidente de que esas figuras políticas y artísticas seleccionadas, de manera inconsciente, han creado un mito acerca de los orígenes de la revolución. Sin que tal supuesto implique, necesariamente, aceptar hasta sus últimas consecuencias diversas teorías sobre el inconsciente, tales como los postulados freudianos, la teoría de Jung sobre los mitos como un reflejo de los complejos que conforman los arquetipos, o las concepciones de Levi Strauss referidas a una lógica del espíritu subyacente que le impone formas a diversos contenidos, esta segunda hipótesis puede alcanzar visos científicos, apoyándose tan solo en el significado común y corriente de la palabra inconsciente, como algo no concebido o premeditado, como algo involuntario y espontáneo.

Dumezil ha aportado un concepto de los mitos y del papel que desempeñan en el funcionamiento de las sociedades, cuya fecundidad heurística hemos comprobado en estas figuraciones. «La función de la clase particular de leyendas que son los mitos es, en efecto, expresar dramáticamente la ideología de que vive la sociedad, mantener ante su conciencia no solamente los valores que reconoce y los ideales que persigue de generación en generación, sino ante todo su ser y estructura mismos, los elementos, los vínculos, los equilibrios, las tensiones que la constituyen y justifican, en fin, las reglas y prácticas tradicionales, sin las cuales todo se dispersaría».

Los 12 son los 12….

Visits: 149 Today: 4