OJOS DEL RECIÉN LLEGADO

Por Waldo Gonzalez Lopez

Lectores, les ofrezco estos buenos versos:

Comienza a nevar y cae la nieve en mis recuerdos.

Dejé un país de hechizos de mares como rejas:

isla encontrada y Perdida

     Como éstos:

 […] tanto mar y tanta gente desaparecida

 En sus hambrientas aguas: Tanto dolor.

      Y aun estos que ofrezco ahora:

 Mi suerte cambió.

 Mas no volveré sobre la tierra martirizada

 Si allí me obligara la nostalgia algún día

 ¿Es el destierro una suerte?

   Están incluidos en el breve poemario Ojos del recién llegado, de Ismael Sambra, luchador anticastrista, anticomunista y exiliado cubano residente desde décadas atrás en Canadá, quien es, adem s, un laureado narrador, un experimentado guionista y teatrista y un autor de libros singulares, entre ellos su extraordinaria novela Procesado en el Paraíso. Un poeta que vivió la Guerra, como el poemario que ahora comento, ambos publicados en Alemania por Ediciones Ilíada, a cargo del destacado narrador y periodista Amir Valle.

   Conozco a Ismael desde tiempo atrás, como casi toda la obra en versos y narrativa de este cubano incambiable que, a diferencia de otros, jamás ha cancelado su indómita postura que lo llevara a las ergástulas castristas durante una década.

   De ahí que su creación tampoco ha mermado su ímpetu combativo y, en consecuencia, jamás ha cesado su aliento creador, de invariable calidad. Y ello se corrobora a lo largo de su intensa producción, tanto en su excelente narrativa como en su valiosa poesía, en las que se detecta fácilmente su riguroso quehacer, acorde con su premisa:

[…] La poesía es una labor de equilibristas en la cuerda floja. No te puedes ir demasiado a un lado o al otro, porque te caes y no son buenas estas caídas porque entonces se pierde “el balance de la poesía”. No me gustan los poemas “oscuros”, los poemas que parecen que dicen algo, pero no dicen nada.  El lenguaje alcanzado me obliga a rastrear y a ir mas alla de las palabras. […] El lenguaje es infinito. La comunicacion es naturaleza.

   Sin asomos panfletarios, ni himnos de tribunas, su genuino decir convence y vence a los mas exigentes lectores de poiesis, tal denominaban los griegos a esta hermosa y necesaria manifestacion del pensamiento.

   Para los tontos que ¿detestan las formas clásicas? (porque no pueden con ellas), aquí va este muy atendible texto:  

                                     ISABELLA

Quiero besarte con champán la herida / tomarme el vino añejado en tu boca / bailar contigo en la fiesta prohibida / embriagarme con todo lo que tocas // Quiero que sepas que ya estoy perdido / que has cerrado la puerta de emergencia / que solo puedo saborear tu nido / que he perdido la poca inteligencia // que tenía para escapar un día / por la ranura que dejaste abierta / que estoy pasando por este dilemma // esta fiebre este sol de geometría / de tenerte dormida y tan despierta / en la edad de este fuego que me quema.

   Por tanto, por todo, convido la placentera lectura de este cuaderno de alta valía, en cuyos versos se sugiere mucho más de lo que se lee a prima facie.  

Total Page Visits: 1610 - Today Page Visits: 1