«Nganga» y la práctica palera

Por: Coloso de Rodas

Puede ser una imagen de Jorge Luis Gonzalez y texto que dice "LA BRUJERÍA CUBANA MON E AMES FIGARGLA"

La nganga, el caldero, la pendra –dice Joel-  es la representación material del pensamiento abstracto y la imagen del mundo más allá del mundo que posee el palero en la vida cotidiana. Toda angustia del palero radica -asume Joel-  en no poder asir el misterio directamente de Inzambi (Dios) por su propia cuenta. Para comunicarse con Inzambi tiende a crear una regla oculta, una gramática subliminal, una intimidad, una prenda, cuya representación, sea cubana o universal, no importa la subjetividad, tiene el ser de contener lo que representa del más allá. La nganga constituye para todo el filosofar y la metafísica una imagen morfológica de la cultura, un intento de proteger la cultura, en este caso, la cubana. Ningún hecho de la cultura cubana es mejor representado que la nganga (devenir y decadencia) como se representa la decadencia de occidente según Splenger. En fin, nganga es un aviso, un pronóstico sobre hasta qué punto nuestras cualidades son apocalípticas y distópicas.

 No puedo menos que atestiguar que James un wittgensteiniano oculto. Valora muy a pecho el lenguaje abstracto y la sospecha como para no quedar suspendido al margen de lo establecido. Un iconoclasta nato. En este sentido, la crítica no puede valorar en su justo lugar dos conceptos claves de su obra: la práctica como ejercicio religioso y la regla como morfología cultural, al decir que el palero es un practicante en los límites de una determinada regla o en los límites de un sistema poético y religioso. Consideraba la historiografía cubana positivista, dada a la sumatoria de la lógica formal   dos más dos son cuatro.

 Lamentablemente, fueron pocos los allegados a su obra los que aprendieron de la resonancia magnética y de la fuerza investigativa de Joel para hurgar en las estructuras ocultas de la cultura cubana.  Cuando se lee su obra postmortem, por ejemplo, La brujería cubana: El palo monte, uno choca de golpe con que el autor se había separado del concepto generación, utilizada por la crítica para agrupar, por diversos motivos estéticos, a los artistas y escritores en determinadas tendencias. Una de las cuestiones que posee la nganga desde el punto de vista del lenguaje poético es:   la representación en la voluntad del palero de la imagen geométrica del globo celeste, el cosmos y la inmunidad del cielo sobre la tierra.  Lo redondo, lo esferológico, la imagen perfecta del caldero (la prenda) de mundo para el practicante como sujeto en el mundo.  

El guiño del palero ético y su prenda ancestral queda oculto en el enfoque fenomenológico de Joel: la religión no existe; existe en la fraseología positivista. Lo que existe como existenciario es un sistema de prácticas y ejercicios espirituales para una gramática, lenguaje y regla palera. Existe nganga, según el lenguaje olímpico de los dioses, según el entrenamiento del sujeto practicante para la competencia palera.

Total Page Visits: 243 - Today Page Visits: 1