Por Fernandino de Alba

La influencia política de los medios de comunicación masiva es crucial en el periodismo moderno, ya que actúan como generadores de histeria colectiva y pánico integrador. Desde el siglo XIX hasta la actualidad, han desempeñado un papel fundamental en la unificación de la sociedad a través de la producción de sensaciones y el fomento del miedo. A diferencia de lo que Hegel mencionó, leer periódicos no une el alma con lo trascendental, sino que conecta a las personas con las tensiones y el malestar del ámbito público.

Los medios de comunicación masiva contemporáneos desempeñan un papel esencial en la creación y sostenimiento de las naciones modernas, convirtiéndolas en comunidades emocionalmente cohesionadas y estimulantes. La expresión darles existencia adquiere un significado literal, ya que su eficacia puede ser evidente en todos los aspectos. La formación de la identidad nacional se basa en el autodespertar, siendo un proceso autoplástico de invocación. Sin la capacidad de autodespertar, una nación no puede existir.

La nación moderna necesita estimularse moralmente, y esto se logra principalmente a través de la escritura y el entrenamiento comunicativo. La nación se comporta como un sistema de información histérico y de pánico, que requiere ser constantemente excitado para mantener su creencia en sí misma. Esto demanda medios directos y efectivos, así como nuevos enfoques, para mantener un énfasis temático constante y asegurar la existencia de una nación informada.

Una vez que se ha establecido el sistema de información nacional, las naciones modernas se perciben como una entidad necesaria, manteniéndose a través de las telecomunicaciones y la sincronización histérica. Desde el final de la Guerra Fría, las energías histéricas y las que inducen al pánico se han dirigido hacia el sector económico, definiendo los nuevos desafíos estresantes de la competencia global. El estrés posmoderno, autogenerado y determinado por la paranoia social, competitiva y existencial, convierte a las naciones modernas en cuerpos de sugestión psico-política con características de comunidades artificiales de estrés. Solo existen en la medida en que se estimulen a sí mismas y solo se estimulan mediante la narración de historias ficticias poderosas y la auto-información sugestiva y estresante.

Total Page Visits: 41 - Today Page Visits: 2