Magia del conjuro del Sol y Zarabanda (Aprendiendo a tolerar el gran calor)

Por Pedro Díaz Méndez

Palo Mayombe : ¿Qué es el Palo Monte?

Muchos años después, cuando Tata José Julián y yo caminábamos juntos por una calle de Guanabacoa, se me ocurrió que nunca lo había visto usar ningún tipo de calzado. Las callejuelas coloniales de adoquín del pueblo calentaban mucho en verano y me costaba creer que alguien pudiera caminar cómodamente sin usar zapatos. Me volví hacia él y le pregunté: «Ta´Julian , tus pies deben haberse quemado mucho al caminar por estos caminos, ¿no es así?» «No, no, respondió: Ya tengo Zarabanda (Fuerza del fuego, protección contra el sol), Nganga o prenda. Puedo caminar con cualquier calor, pero nunca me pasa nada».

Naturalmente le pregunté: «¿Cómo has conseguido Zarabanda?»A modo de respuesta, Ta´Julian me contó una larga historia. «Un día, a media tarde, Tata Nganga Nkisi Malongo se levantó y me dijo: Ta´Julian , ven conmigo a pasear por la loma del chivo.

«Pero hace mucho calor», protesté. ‘¿Cómo podemos movernos con este tiempo?’Discutí así porque quería escapar del viaje.

T

Palo Mayombe : Legado Vivo de África

ata Nganga Nkisi Malongo encontró mi excusa insatisfactoria. Puedes moverte como yo lo hago, dijo.

«¡Pero me arderán los pies! Exclamé. No llevaba calzado y no me gustaba la idea de caminar sobre las rocas ardientes. «¿No me arderán también los pies? contestó el rey del Abakuáy Kimbiza, sintiendo que no era un obstáculo serio. Tata Nganga Nkisi Malongo nunca usó ningún tipo de calzado. Podía caminar por el terreno más duro con cualquier tiempo sin sentir la menor molestia. «Pero el tuyo es un caso diferente, le contesté, aludiendo al hecho de que él nunca había necesitado calzado.

«¿Por qué? ¿No soy un hombre con dos pies, como tú? preguntó el Tata Nganga Nkisi Malongo . ¿Por qué tienes miedo innecesario? Vamos, no te preocupes. Levántate.»Al darme cuenta de que era inútil seguir discutiendo, me levanté y empecé a caminar con el rey de la Nganga. Las piedras expuestas se habían calentado tanto por el intenso calor del sol que caminar sobre ellas hacía que me quemaran los pies. Durante algún tiempo soporté el sufrimiento, pero cuando se hizo insoportable grité: ¡ padre, me arden tanto los pies! No puedo dar un paso más. Incluso estar de pie aquí es difícil. Por todos lados llueve fuego. «Tata Nkisi no estaba impresionado. ¿Por qué tienes tanto miedo? preguntó.

«Si sigo con este terrible calor, le dije, mi cabeza se abrirá a causa del calor y moriré. No estaba bromeando. Realmente tenía miedo de morir.»Tata Nganga Nkisi Malongo sonrió y dijo con voz muy baja y profunda: Mayombara, deja el miedo y escucha. Debes tener la fe (convicción y actitud mental) de que eres el sol.

Empieza a hacer el conjuro de Zarabanda (Yo soy el fuego, yo soy el sol) con la convicción de que es realmente cierto. Pronto verás el efecto de ello. Tú mismo se convertirá en Zarabanda, es decir, tendrá las características del sol y del fuego. ¿Puede el sol o el fuego sentir el calor del sol o del fuego?’

Palo Monte Negro : marzo 2014

«Seguí las instrucciones del Tata y empecé a hacer el conjuro del sol porque no había otra forma de salvarse del calor abrasador. En poco tiempo comencé a sentir el efecto del conjuro. La severidad del calor disminuyó y finalmente comencé a experimentar, en lugar del calor severo, un agradable frescor. A medida que la sensación de quemazón disminuía, descubrí que podía caminar rápidamente junto al Tata. Cuando llegamos a Guanabacoa, me di cuenta de que no tenía los pies quemados porque había continuado repitiendo el conjuro hasta el final de la caminata.

» Más tarde, me sorprendió descubrir que el efecto de cantar este conjuro era permanente.

Aunque ya no lo canto, nunca más he sufrido el calor del sol. Ahora puedo caminar en verano por los caminos de la loma del Chivo y por sobre los adoquines de un pueblo como Guanabacoa con los pies descalzos.»

Total Page Visits: 416 - Today Page Visits: 2