«La tabla» o el profeta en su tierra

Por Irina Acanda Morejón

Llega a mis manos La tabla del escritor exilado Armando de Armas siendo yo una lectora desde la isla cautiva, me siento muy privilegiada, mis ojos leen la historia de un autor personaje que se involucra con la historia de millones de cubanos estén dentro o estén fuera de Cuba. 

Hay en esta obra una perfecta crítica social, que ejerce una impresionante influencia en mí, porque a pesar de ser partícipe por vivir aquí y haber visto casi todo, el autor nos lo muestra con una perspectiva diferente que ahora creo es la única perspectiva. 

Podemos aprender con este libro sobre la verdad ya que el autor deja al descubierto el sistema socialista, lo desenmascara, lo desviste y ni siquiera sé si esa era su mayor intención, pero va regando semillas durante la obra que germinan en el lector, en mi caso particular he llorado por un sentimiento de vergüenza ajena, porque por más que he escuchado las anécdotas de las masas manipuladas por aquel barbudo hombre macabro que se creyó con el derecho de pensar y decidir por todos, leyendo La tabla veo en primer plano como el pueblo fue contra el pueblo de la forma más ruin y déspota al punto de tirar huevos por el simple hecho de que unos decidieron irse del país buscando nuevos horizontes, vemos una luz, una esperanza, cuando Amadís el protagonista de la obra, contra todo pronóstico ayuda, y defiende a alguien sometido por el clamor de la insensatez y la violencia.

Con una sutil narrativa de anécdotas mezcladas, nos muestra el desamparo de tantos muertos en guerras ajenas, en países ajenos, la soledad inmensa en la que caen los que regresaron y volvieron como héroes refugiados en el alcohol y la discordia del hogar porque un gran remordimiento y frustración no se les aparta ni un momento. 

Se  me  presentan las  escenas y escucho las voces a través de  la voz  de Amadís y no quiero menos que fuera mi voz, su irreverencia, su rebeldía y la claridad con la que él ve y narra con un lenguaje cruel, a veces despiadado, amplio por excelencia, un lenguaje-pintura, de Armas describe y nuestra imaginación vuela, él describe el comportamiento de un personaje y rápidamente uno lo ve, uno lo asocia a alguien  conocido, de ahora o de antes porque esta novela es una novela vigente a pesar de que han pasado más treinta años desde que fue escrita aquí en la isla, y está todo igual. De Armas describe una dictadura que se estancó en el tiempo y vemos todo como si la obra hubiera sido escrita ayer, cómo si al escribirla, a pesar de su mayor deseo de ver su patria libre, supiera sin embargo que la situación iba a tomar muchos años.

La narrativa te atrapa, porque aquí no hay teque, hay literatura, te toma de la mano y empiezas a subir, y subes con ella, y cuando crees que ya no puede ir más alto, ahí está en la cima, más fluida, más cautivadora, todo imaginación. Libro para releer porque es tan amplia su gama de colores, nos lleva a nuestra niñez contando el personaje su inocente niñez, nos lleva a la incipiente juventud de todos becados cumpliendo órdenes estúpidas, leemos y vivimos otra vez nuestra vida, la de todos.

La tabla es un libro para regalar a un buen amigo, es un libro para los latinoamericanos que como nosotros han sufrido el comunismo, es un libro para releer porque es abarcador de tiempo, de historias, porque sus anécdotas versátiles llevan más de una lectura, no hay límites entre el bien y el mal y hay una verdad que toma forma en los complejos personajes. 

Vamos con el protagonista donde sea que nos lleve y muchas veces es información y uno la adquiere y punto. Es una luz que se aleja y se acerca, es el amor auténtico, sublime desde lo más profundo, es la lujuria a flor de piel que nos invade y deja nuestros secretos al aire. 

Uno lee y lee y queda mucho por leer porque en ningún segundo hay algo superfluo, siempre nos sorprende con esa imaginación incansable, que deviene premonición porque lees un párrafo perfectamente escrito que a simple vista podría parecer sátira pero vuelves a leer, y ves como Armando de Armas muchos años antes de que cosas como un posible devenir de comunismo en EEUU, lo advierte, y si prestamos atención a los acontecimientos de los últimos años, cosas inauditas como un robo de elecciones 2020, un incremento de la censura al punto de cerrar la cuenta de Twitter al presidente norteamericano Trump, sacar a personas de sus puestos de trabajo por no querer ponerse una sustancia en periodo de experimentación, la idea de tomar a Miami para la implementación de las llamadas ciudades de 15 minutos, todos ejemplos más que suficientes para dar crédito a lo escrito dentro de Cuba hace tres década, lo que muestra en el autor la capacidad de ver con luz larga, cosas que en el momento en que las escribe podrían parecer irreales.

Creo que el autor tiene muy difícil superar esta obra, porque es un volumen compacto espectacularmente creado.

Total Page Visits: 64 - Today Page Visits: 1