La sociedad abierta y sus nuevos enemigos (la nueva tiranía globalista)

Por Michael Esfeld.

La sociedad abierta y sus enemigos es el título de la principal obra de filosofía política de Karl Popper, escrita en el exilio en Nueva Zelanda durante la Segunda Guerra Mundial y publicada en 1945. Este libro fue uno de los fundamentos intelectuales del rumbo político marcado por los discursos de Winston Churchill en Fulton (Missouri) y Zúrich en 1946: la formación de una comunidad occidental de Estados basada en el Estado de Derecho y los derechos humanos para oponerse al imperio soviético. Como resultado, el telón de acero se convirtió no solo en una frontera física, sino sobre todo ideológica: la afirmación de la libertad frente a la pretensión de poder del totalitarismo.

Este escenario del curso estableció un marco que abarcaba a todos los principales grupos sociales y partidos políticos de Occidente: independientemente de los diferentes intereses y de los diferentes programas políticos de los partidos, el estado constitucional liberal basado en los derechos fundamentales en contraste con el totalitarismo del imperio soviético no estaba en discusión. Este escenario del curso dio forma a la política y la sociedad durante más de cuatro décadas. En 1989, tras la caída del Muro de Berlín, no parecía necesario un nuevo rumbo: la libertad y el Estado de Derecho se habían impuesto. Francis Fukuyama llegó a hablar del fin de la historia.

Eso fue un error. El rumbo se está fijando ahora, en 2021. También hoy se trata de fijar un rumbo entre la libertad y el totalitarismo, que a su vez podría marcar nuestras vidas durante las próximas décadas. Y se trata de nuevo de una tendencia que podría englobar a todos los grandes grupos sociales y partidos políticos, sean cuales sean sus diferencias. Este cambio de rumbo se verá en función de las consecuencias que saquemos de la crisis de Coronavirus.

Popper sobre la sociedad abierta
La sociedad abierta se caracteriza por reconocer a todo ser humano como persona: la persona tiene una dignidad inalienable. Tiene la libertad de vivir su vida como le parezca, así como la responsabilidad de dar cuenta de sus actos cuando se le pida. La libertad es la «condición humana». Cuando pensamos y actuamos, somos libres. Esto es así porque se pueden exigir razones, y por tanto justificaciones, para los pensamientos y las acciones, y solo para estas. En cambio, para un comportamiento que es una reacción a estímulos y deseos biológicos, no tiene sentido exigir razones. Somos libres porque la especie humana se ha liberado en la evolución de la restricción de estar sujeta a una mera reacción a los estímulos.

Los derechos básicos son el resultado de esta libertad. Se trata de derechos de defensa contra la injerencia externa en el propio juicio sobre el modo en que uno quiere configurar su vida. En filosofía se piensa que estos derechos básicos se dan con la existencia de las personas como tales. Por tanto, no dependen del derecho positivo de un Estado ni de circunstancias históricas contingentes. Por ejemplo, en el derecho natural desde la antigüedad; en la Ilustración, que reivindicó políticamente los derechos humanos universales que se aplican por igual a todas las personas y condujo, entre otras cosas, a la abolición de la esclavitud; en Kant, cuyo imperativo categórico exige que las personas sean tratadas siempre como fines en sí mismas y nunca como meros medios para un fin; en el siglo XX, entre otras cosas, también en la ética del discurso de Karl-Otto Apel o la teoría de la justicia de John Rawls. El Estado es un estado de derecho que protege estos derechos; no dirige la sociedad, sino que da rienda suelta a las personas para que configuren sus relaciones sociales.

Según Popper, los enemigos intelectuales de la sociedad abierta son aquellos que pretenden poseer el conocimiento de un bien común. Sobre la base de este conocimiento, pretenden ser capaces de controlar la sociedad tecnocráticamente para realizar este bien. Este conocimiento es a la vez fáctico-científico y normativo-moral: es un conocimiento moral sobre el bien supremo junto con un conocimiento científico o tecnocrático sobre cómo dirigir la vida de las personas para lograr este bien. Por lo tanto, este conocimiento está por encima de la libertad de las personas individuales, es decir, por encima de su propio juicio sobre cómo quieren configurar sus vidas.

Expuesto por los asesinatos en masa
Estos enemigos provienen de nuestra sociedad. Popper hace esta observación sobre la transición de Sócrates a Platón y luego de Kant a Hegel y Marx. Sócrates y Kant sientan las bases intelectuales de la sociedad abierta; Platón, Hegel y Marx la destruyen sustituyendo la búsqueda de lo que cada uno considera una vida que triunfa por sí misma por la pretensión de conocer un bien absoluto hacia el que se dirige la historia. Este conocimiento les autoriza a prescindir de los derechos fundamentales y de la dignidad humana, pues lo que está en juego es el objetivo de la existencia humana. Por eso es totalitarismo: toda la sociedad, hasta la vida de las familias y de los individuos, se orienta hacia la realización del supuesto bien absoluto, sin que la dignidad humana y los derechos fundamentales lo limiten.

Estos enemigos de la sociedad abierta han sido desenmascarados por los asesinatos en masa que resultaron inevitables en el siglo XX en el camino hacia la realización del supuesto bien. Por este camino, no sólo se eliminaron la dignidad humana y los derechos fundamentales, sino que al mismo tiempo se consiguió un mal resultado en cuanto al supuesto bien establecido en términos absolutos. Bajo los regímenes comunistas, en el camino hacia una sociedad sin clases y sin explotación, ha habido peores condiciones de explotación económica que nunca bajo el capitalismo. Bajo el nacionalsocialismo, el camino hacia el objetivo de una Volksgemeinschaft de sangre pura llevó a este mismo pueblo al borde de la ruina. Estas ideas y sus consecuencias políticas pertenecen a la historia.

Los nuevos enemigos de la sociedad abierta
Sin embargo, hoy nos enfrentamos de nuevo a la elección entre la sociedad abierta y el totalitarismo. Los nuevos enemigos de la sociedad abierta vuelven a surgir desde dentro de la sociedad con pretensiones de conocimiento que son a la vez de naturaleza cognitiva y moral, y que a su vez dan lugar a una configuración tecnocrática de la sociedad que anula la dignidad humana y los derechos fundamentales. Sin embargo, los nuevos enemigos de la sociedad abierta no operan con el espejismo de un bien absoluto, sino con el miedo deliberadamente avivado a las amenazas que supuestamente ponen en peligro nuestra existencia.

En estas amenazas subyacen hechos como la propagación del coronavirus o el cambio climático, correlacionado con la industrialización de los dos últimos siglos. Estas amenazas se toman como una oportunidad para absolutizar ciertos valores, como la protección de la salud o del clima. Una alianza de expertos, políticos y algunos líderes empresariales afirman tener el conocimiento de cómo gestionar la vida social a familiar e individual para salvaguardar estos valores. De nuevo, se trata de un bien social superior -protección de la salud, condiciones de vida de las generaciones futuras- tras el cual la dignidad humana individual y los derechos básicos tienen que pasar a un segundo plano.

El mecanismo empleado es poner de relieve estos retos de manera que aparezcan como crisis existenciales: un virus asesino que circula por ahí, una crisis climática que amenaza el sustento de nuestros hijos. El miedo que se aviva de este modo permite entonces ganar aceptación para dejar de lado los valores básicos de nuestra convivencia -como en los totalitarismos criticados por Popper, en los que el supuesto bien motivaba a mucha gente a cometer actos criminales de facto. Al fin y al cabo, no son principalmente las personas malas las que hacen el mal, sino que a menudo son las personas buenas las que, por preocupación por lo que creen que es un valor amenazado y existencialmente importante, hacen cosas que al final tienen consecuencias devastadoras.

Poner a todas las personas bajo sospecha general
Este mecanismo golpea el corazón de la sociedad abierta porque está jugando con un problema conocido, el de las externalidades negativas. Lo que se quiere decir con esto es que la libertad de uno termina cuando amenaza la libertad de los demás. Las acciones de una persona -incluidos los contratos que celebra- repercuten en terceras personas ajenas a estas relaciones, pero cuya libertad para configurar sus vidas puede verse afectada por estas acciones.

El límite más allá del cual la libre configuración de la propia vida causa un daño a la libre configuración de la vida de los demás no está fijado a priori. Se puede definir de forma bastante amplia o bastante restringida. El mencionado mecanismo consiste ahora en definir este límite de forma tan estrecha mediante la generación de miedo y bajo el disfraz de la solidaridad, que de facto no queda más margen de maniobra para la libre organización de la vida: Toda vida libre de uno puede interpretarse como acompañada de externalidades negativas que potencialmente suponen una amenaza para la vida libre de otros.

Los nuevos enemigos de la sociedad abierta están avivando el miedo a la propagación de una supuesta plaga del siglo – pero, por supuesto, cualquier forma de contacto físico puede contribuir a la propagación del coronavirus (así como de otros virus y bacterias). Atizan el miedo a una catástrofe climática inminente, pero, por supuesto, cualquier acción puede tener un impacto en el medio ambiente no humano y contribuir así al cambio climático. En consecuencia, se supone que todo el mundo debe demostrar que sus acciones no contribuyen involuntariamente a la propagación de un virus o al daño del clima, y así sucesivamente – la lista podría extenderse indefinidamente.

De este modo, todas las personas quedan bajo la sospecha general de que, en última instancia, perjudican a los demás con todo lo que hacen. La carga de la prueba se invierte: no es necesario aportar pruebas concretas de que alguien perjudica a otros con algunas de sus acciones. Más bien, todos deben demostrar que no perjudican a los demás, incluidos los miembros de las generaciones futuras. En consecuencia, la única manera de liberarse de esta sospecha generalizada es adquiriendo un certificado por el que se exculpe, como un pasaporte de vacunación, un pasaporte de sostenibilidad o un pasaporte social en general. Es una especie de venta moderna de indulgencias. Esto suprime la libertad e instaura un nuevo totalitarismo, porque el ejercicio de la libertad y la garantía de los derechos fundamentales dependerán entonces de una licencia concedida -o denegada- por una élite de expertos.

La elección a la que nos enfrentamos es, pues, la siguiente: una sociedad abierta que reconoce incondicionalmente a todos como personas con dignidad inalienable y derechos fundamentales; o una sociedad cerrada a cuya vida social se accede mediante un certificado cuyas condiciones son definidas por ciertos expertos, como hacían los reyes-filósofos de Platón. Al igual que estos últimos, cuyas pretensiones de conocimiento fueron desacreditadas por Popper, sus descendientes actuales no tienen ningún conocimiento que les permita establecer tales condiciones sin arbitrariedad.

El espejismo del conocimiento para controlar la sociedad
Se han producido con frecuencia brotes víricos de magnitud similar a la actual pandemia de Corona: los más recientes fueron la gripe asiática de mediados de la década de 1950 y la gripe de Hong Kong de finales de la década de 1960. Las sociedades abiertas siempre han combatido con éxito estos problemas mediante la adaptación espontánea del comportamiento y los medios puramente médicos. Este conocimiento del control eficaz de la pandemia se desechó en la primavera de 2020. Los expertos que defendían la estrategia médica probada de recomendaciones generales de higiene y protección selectiva de las personas en riesgo fueron vilipendiados, como si cualquier persona con cualquier reputación científica que defendiera la forma tradicional de hacer frente a una pandemia hubiera perdido la cabeza.

El objetivo era sustituir la estrategia médica por una estrategia política que busca dirigir a toda la sociedad a través de la pandemia mediante un control exhaustivo de los contactos físicos. La dignidad humana y los derechos fundamentales pasan a un segundo plano ante este control. No se trata de una cuestión de solidaridad con las personas en peligro. Su protección específica se ve socavada por la regimentación política de toda la vida social. La regimentación política de la vida social de todos se convierte casi en una excusa para no tener que velar específicamente por la protección de las personas vulnerables, con consecuencias fatales para ellas, visibles en el número escandalosamente elevado de muertes de Corona en residencias de ancianos y de atención. Es una cuestión de control social del modo de vida de todos.

Ahora hay numerosos estudios que demuestran que las represalias políticas, como los encierros, no suponen una diferencia estadísticamente significativa en el control de la pandemia de Corona. (2) Se puede ilustrar de esta manera: Presenta a la gente los datos pertinentes sobre la incidencia de las infecciones, como las hospitalizaciones y las muertes en relación con la población, de países con una geografía y un desarrollo económico similares durante un largo período de tiempo. A partir de estos datos, no es posible ver cuáles de estos países han adoptado políticas enérgicas, como un cierre con órdenes de permanecer en casa, y cuáles no. (3)

Un ejemplo es la comparación entre Alemania y Suecia a partir de mayo de 2020, después de que Suecia haya abordado sus fallos iniciales en la protección de las residencias de ancianos: no hay diferencias estadísticamente significativas en el éxito del control de la pandemia entre Suecia sin cierre y Alemania con cierre desde mayo de 2020. Otro ejemplo son los estados de Estados Unidos, como Florida y California, que son comparables por su clima cálido y su situación costera. Desde septiembre de 2020, el gobernador de Florida ha seguido la ciencia, es decir, la ciencia que siempre se ha utilizado para combatir con éxito las pandemias a una escala médica comparable. Florida, a pesar de todas las profecías catastróficas, si se sigue esa ciencia, no está peor en la lucha contra la pandemia que California, donde continúan las represalias políticas. Del mismo modo, Dakota del Sur nunca recurrió a la coacción política en comparación con Dakota del Norte.

Prohibir los cierres en la Constitución
Es más, numerosos estudios de muchos países confirman ahora que los daños sanitarios, sociales y económicos de las llamadas protecciones Corona superarán con creces sus beneficios. He aquí cómo calcularlo: Se acepta la hipótesis de que los encierros pueden efectivamente prevenir las muertes prematuras por infección del virus de la corona de forma estadísticamente significativa. A continuación, se calculan los años de vida que se pueden ganar con un encierro y se comparan con los años de vida que se pierden como resultado de los daños sanitarios, sociales y económicos que provocan los encierros, ya que la gente morirá antes debido a estos daños de lo que ocurriría en caso contrario.

Estas muertes se producen en el futuro, por supuesto, y se producen a nivel mundial y de forma socialmente desigual: Afectan sobre todo a las clases sociales más desfavorecidas y a los países en vías de desarrollo, debido principalmente a los retrocesos en la atención sanitaria y la reducción de la pobreza en estos países. Estas cifras no pueden estimarse con precisión, pero su magnitud es clara: el daño en términos de años de vida perdidos supera muchas veces los años de vida potencialmente ganados.

Todo esto confirma un resultado bien conocido: si se sitúa el valor X -en este caso la protección de la salud- por encima de la dignidad humana y los derechos fundamentales, no solo se destruyen, sino que al final se consigue un mal resultado en relación con X. En este caso, el daño es grave. En este caso, se trata de graves efectos negativos para la protección de la salud, para toda la población, y vistos globalmente, como resultado de los devastadores daños causados por las llamadas medidas de protección de la corona. Habría que sacar la consecuencia de esto para prohibir los encierros y similares en la constitución, para que no pueda volver a ocurrir lo que hemos vivido desde marzo de 2020.

Pero, por desgracia, es de temer que ocurra algo parecido en la gestión política de la crisis climática. El calentamiento global correlacionado con la industrialización es, sin duda, un serio desafío. Sin embargo, el manejo del cambio climático en la historia nos muestra cómo la humanidad siempre lo ha dominado mediante la adaptación espontánea y la innovación tecnológica. La sociedad abierta ofrece las mejores condiciones para ello. El establecimiento de condiciones políticas en forma de control de la economía y la sociedad, que a su vez pasa por encima de la dignidad humana y los derechos fundamentales, y que opera con definiciones bastante arbitrarias e influenciadas políticamente de lo que se supone que es sostenible en cada caso, no conduce al objetivo.

Los hechos ya demuestran que las emisiones de CO2 en los países industrializados que no han llevado a cabo una transición energética (como Francia, Reino Unido o Estados Unidos) han disminuido hasta ahora en el mismo porcentaje que en los países que han llevado a cabo una transición energética en los últimos 20 años con un enorme gasto económico (Alemania). Lo que es crucial es la innovación tecnológica y no el paternalismo político basado en científicos que reclaman un conocimiento moral-normativo para dirigir la sociedad. A su vez, es de temer que la dirección política para supuestamente salvar el clima del mundo impida prácticamente una lucha específica y local contra los problemas medioambientales concretos que realmente se cobran multitud de vidas cada año en el presente.

No es casualidad que sea en gran medida el mismo grupo de expertos y sus organizaciones, como las academias, junto con algunos políticos y algunos líderes empresariales, los que están utilizando la crisis de la corona y del clima como una oportunidad para llevarnos de una sociedad abierta a una cerrada. Al parecer, la propagación del coronavirus servirá de ensayo general para lo siguiente: Atizando deliberadamente el miedo, para definir las externalidades negativas de forma tan amplia que todo ejercicio de la libertad esté bajo sospecha generalizada, para luego poder imponer un control de la libertad mediante condiciones formuladas por supuestos expertos.

¿Por qué ocurre esto? Al parecer, a muchos científicos e intelectuales les resulta difícil admitir que no tienen conocimientos normativos para guiar a la sociedad. Sucumben a la tentación que Popper ya identificó en los intelectuales y científicos que criticaba. No es muy atractivo para los políticos no hacer nada y dejar que la vida de la gente siga su curso. Así que la oportunidad llega justo en el momento adecuado para hablar de los viejos retos familiares que aparecen en nuevas formas como crisis existenciales y para atizar el miedo con cálculos de modelos pseudocientíficos que llevan a pronósticos de catástrofes.

Entonces los científicos pueden ponerse en la palestra con demandas políticas que no tienen límites legales establecidos por el supuesto estado de emergencia. A través de la legitimación científica, los políticos pueden obtener un poder para intervenir en la vida de las personas que nunca podrían obtener por medios democráticos y constitucionales. A ellos se unen de buen grado los agentes económicos que se benefician de esta política y pueden trasladar los riesgos de sus empresas al contribuyente.

Hay científicos, políticos y empresarios que ya habían pedido medidas políticas coercitivas durante brotes virales anteriores, como la gripe porcina de 2009. Estas personas estaban dispuestas a utilizar el siguiente brote viral para sacar adelante sus planes, por convicción sincera, por voluntad de poder o por intereses lucrativos. Pero es precisamente la teoría de la ciencia de Popper la que nos enseña que ningún individuo o grupo de individuos puede determinar el desarrollo de la sociedad mediante un plan preparado (una «conspiración»). Fueron circunstancias contingentes -como, quizás, las imágenes de Wuhan y Bérgamo- combinadas con reacciones de pánico las que hicieron que esta vez estos planes encontraran el favor de amplios círculos de medios de comunicación, políticos y científicos. Se desarrolló entonces una tendencia que arrastró a más y más actores sociales y de la que fue difícil escapar.

Paralelismos con el transcurso del siglo XX
Esta situación es comparable con el estallido de la Primera Guerra Mundial, que también se desarrolló a partir de circunstancias contingentes en julio de 1914. De hecho, existe el peligro de que la historia del siglo XX se repita en el siglo XXI: la gestión política de la pandemia de Corona es paralela a la de la Primera Guerra Mundial. Las reivindicaciones de una transformación radical de la sociedad, como la de «Covid Cero» (y su contrapartida en el activismo climático), se corresponden con el bolchevismo. Frente a estas demandas y al fracaso de las élites en su conjunto, se está formando un populismo radical de derechas que podría convertirse en el equivalente contemporáneo del fascismo.

Las consecuencias económicas de las medidas coercitivas de Corona y la impresión ilimitada de dinero para absorber estas consecuencias podrían llevar a la inflación y eventualmente a una crisis económica como la de finales de los años 20, cuando las fuerzas liberales de la Europa continental fueron aplastadas entre el bolchevismo y el fascismo. Es importante ser consciente de este peligro, reconocer los paralelismos con el curso del siglo XX, y oponerse a la tendencia fatal que se ha formado al tratar la pandemia de Corona.

El problema de las externalidades negativas y su solución
El problema que surge aquí es antiguo. También es inherente al Estado puramente protector: para proteger eficazmente a todos de la violencia, el paradero de todos tendría que ser rastreable en todo momento; para proteger eficazmente la salud de todos del contagio vírico, los contactos físicos de todos tendrían que ser controlables en todo momento. El problema es la definición arbitraria de las externalidades negativas, contra la que ni siquiera el liberalismo e incluso el libertarismo per se son inmunes. Porque no está claro qué es y qué no es una externalidad negativa.

Por ejemplo, se pueden deducir externalidades negativas de la propagación de virus o de los cambios en el clima mundial, que en última instancia se producen en todas las acciones humanas y requieren una regulación, ya sea gubernamental o de libre mercado a través de la ampliación de los derechos de propiedad. Se podría, por ejemplo, conceder a cada persona derechos de propiedad sobre el aire que le rodea, de manera que este aire no debe estar contaminado por virus propagados por cuerpos humanos, o debe cumplir determinadas condiciones climáticas afectadas por la acción humana, etc.

En consecuencia, la oposición no es la que existe entre el Estado y el libre mercado. Pensar en términos de este esquema no permite abordar el problema subyacente de la extensión arbitraria de las externalidades negativas. El control puede ser ejercido por entidades gubernamentales o privadas. Los certificados que limpian a las personas y les permiten participar en la vida social y económica pueden ser expedidos por organismos privados o gubernamentales. Puede haber competencia con respecto a ellos y a su diseño específico. Todo esto es, en última instancia, irrelevante. La cuestión es el totalitarismo del control omnímodo en el que incluso los órdenes estatales y sociales concebidos de forma liberal pueden deslizarse si se permite que las externalidades negativas se definan de forma tan arbitraria que al final todo el mundo, con todas sus acciones, esté bajo la sospecha general de perjudicar a los demás.

Un argumento trascendental
Esto solo se puede contrarrestar con una visión sustantiva de la humanidad basada en la libertad y la dignidad humana. De ello resultan derechos fundamentales que se aplican incondicionalmente en el siguiente sentido: Su validez no puede estar subordinada a un objetivo superior. Solo pueden suspenderse si la defensa de la existencia del Estado que impone su validez lo requiere, como en el caso de un ataque externo. Esta es la base de la sociedad abierta en el sentido de Popper, que, como se ha mencionado anteriormente, se establece por la ley natural, la demanda de la aplicación política de los derechos humanos universales en la Ilustración, etc.

Parte de la sociedad abierta es una ciencia tan abierta en su investigación y enseñanza como lo es la sociedad, tanto como la libertad de contratación y la libertad económica que la acompaña. Sin embargo, esta última no existe por sí misma, sino sólo sobre la base mencionada. Porque sólo a partir de este fundamento, que necesariamente otorga a todos el derecho a vivir libremente, se pueden limitar las externalidades negativas en forma de daños concretos y significativos a la libertad de los demás, que entonces sí justifican las intervenciones externas en la forma de vivir de las personas.

Por decirlo de otro modo: El axioma es la libertad de toda persona en el pensamiento y la acción; reconocer a una persona como tal es concederle esta libertad y, por tanto, respetar su dignidad. Esto conlleva el derecho a dar forma a la propia vida. No hay ningún valor moral que esté por encima de esta dignidad y en vista del cual se pueda justificar la definición de externalidades negativas que pongan las acciones de cada persona bajo la sospecha general de perjudicar a otros en vista de este valor (como la protección de la salud o la protección del clima).

En filosofía, tal consideración se denomina argumento trascendental que se sostiene a priori. Empíricamente, tanto por la historia como por la experiencia que volvemos a tener en la actualidad, también es obvio (si se quiere mirar) que cuando se sale de esta base, siempre se hace un gran daño a la gran mayoría de la gente y se beneficia sólo a la élite de los que se benefician de las condiciones que regulan el acceso a la sociedad cerrada. Este argumento empírico complementa el argumento trascendental antes mencionado.

La realidad presentada por los medios de comunicación
Al igual que tras la Segunda Guerra Mundial, ahora nos enfrentamos a un cambio de rumbo que podría marcar nuestra sociedad durante las próximas décadas, ya que podría marcar una tendencia que englobe a todos los grandes grupos sociales y partidos políticos. Peter Sloterdijk dijo en marzo de 2020, al comienzo de la crisis de Corona, que Occidente resultará ser tan autoritario como China. Desgraciadamente, el año pasado se le dio la razón de una manera que muchos, incluido el autor de este artículo, no creían posible después de la experiencia de los totalitarismos del siglo XX.

Gran parte de la organización de los grupos sociales, así como de los partidos políticos -incluidos los que llevan la etiqueta de «liberales»- se ha sumado a la tendencia hacia el nuevo totalitarismo del control integral. Pero también ha habido muchos que se han opuesto por convicción liberal, religiosa o social, o simplemente porque no se han dejado privar del sentido común por una realidad modelada que les han presentado los medios de comunicación.

Ya es hora de que tomemos conciencia del rumbo que llevamos. Esto requiere una visión sobria que no se vea enturbiada por los temores agitados por los nuevos enemigos de la sociedad abierta, a saber, la visión y la confianza en lo que nos distingue a cada uno como ser racional: la dignidad de la persona, que consiste en su libertad de pensamiento y de acción.

Total Page Visits: 216 - Today Page Visits: 3