La crítica de Aproximaciones en tres tiempos

Leí algunos de los ensayos de este libro en el momento de la publicación individual. Desconocía pues, que Julio archivaba un sin número de reflexiones literarias aparecidas también en otros lugares y tiempos de la literatura universal. Aproximaciones en tres tiempos compila aquellos textos que algún día fueron publicados en diversas revistas literarias.

Merece la pena el Prólogo de Rebeca Ulloa, esclarecedor y puntual en tanto ubicación de los ensayos se refiere. Aproximaciones…, editado por Ediciones Exodus en 2017, es un texto dividido en tres partes, donde Benítez habla de sus amigos, del desempeño de escritor en los años Angelinos y la visión justiciera del gran José Martí sobre la cultura latinoamericana.

Libro cuajado de sorpresas y, por qué no, de enseñanzas. Benítez es maestro del arte de la combinación. La literatura y la narrativa se ven enfrentadas a un dilema que pocos saben hacer: el arte de enseñar se entrelaza con el arte del buen narrar.

Aun cuando el manejo esencial en la obra es la crítica sobre muchos autores de diversas tendencias literarias, Julio se posiciona en el lugar exacto y, desde el ángulo donde puede trazar el arco abrazador, coteja los módulos y arquetipos de las obras estudiadas.

De mi gente habla con soltura sobre una literatura emergente necesitada de ubicarse fuera del canon y el canino trillado de antaño. Para Benítez Los Ángeles resultó más que una escuela, un encuentro revelador con el alma de la literatura, pues allí probó la bondad literaria de sus colegas esencialmente latinoamericanos.

El contacto con la América Nuestra evocada por el gran José Martí fue presente en los años angelinos. Los ensayos finales, Leyendo a Martí, prueban la capacidad del crítico ante las finalidades del arte de la narrativa. Desvelando problemas, o planteándolos con el mejor diseño de la crítica, Julio vuelve a confiar en la literatura como revelación.

Con este libro Benítez nos devuelve al origen de la crítica, hoy perdida en lontananza, pero visible misteriosamente dentro de la embarcación del viejo Caronte.

Del inframundo Caronte habrá de regresar a la crítica algún día, tal y como Julio devuelve a nuestro tiempo el arte de la crítica narrativa.

Ego de Kaska Foundation