Introducción a los orígenes de los partidos políticos modernos

Por Leopoldo Ávila

Quien busque información sobre la historia más antigua de los orígenes de los partidos, conocerá tres fuentes y tres componentes de la semántica política. En primer lugar, el circo romano como medio de gestión de la turba imperial y magnate; después, la heráldica de las antiguas aristocracias europeas con sus escudos y libreas; y, por último, los juegos de cartas en los que, al principio, de forma bastante apolítica, pretendía a la toma de partido, que se hizo necesaria cuando los jugadores de cualquier campo, posiblemente también el de la política, ya no querían aceptar que simplemente se jugara con ellos.

Tomar partido, aprovechar las oportunidades, encarnar los papeles, declarar los símbolos, y no únicamente en picas y corazones. Desde el comienzo de la era moderna en adelante, los movimientos de este tipo se convirtieron en los gestos sin los cuales no podía configurarse una vita activa en los espacios históricamente ampliados de colisión y oportunidad.

Las primeras asociaciones de partidismo, según la simbolización, se remontan a los acontecimientos multitudinarios de las carreras de cuadrigas en la Roma post augustana y, posteriormente, en la Constantinopla del periodo imperial tardío. Fue en estos eventos donde apareció por primera vez el fenómeno de los «partidos» (factiones, partes) en forma de equipos de carreras patrocinados por casas adineradas, cuyos equipos y conductores recibían la voz de las multitudes del circo a través de vigorosas aclamaciones.

Los aurigas que triunfaban se convertían en héroes populares; sus mecenas funcionaban como una oligarquía sub cesariana que descansaba en sí misma. Entre los oligoi[1], los pocos que marcaban la pauta, estaban entonces los propietarios de cuadras de carreras, comparables a los magnates de Europa del Este y árabes, que en nuestros días mantienen clubes de fútbol en suelo europeo occidental.

Al principio, se estableció un sistema de cuatro colores simbólicos (blanco, rojo, verde y azul), cada una de los cuales representaba un establo de carreras; los dos primeros colores fueron absorbidos por el segundo al modo de una absorción casi amistosa. Posteriormente, las facciones verde y azul formaron un bipartidismo estable durante más de medio milenio en los circos del imperio, cuyas idas y venidas podrían interpretarse como un preludio de los cambios de humor parapolíticos en las agitadas culturas de masas modernas.

Los estudiosos discrepan sobre el posible significado político de la longeva oposición colorista-mítica. Mientras Alan Cameron, autor de lo que se ha convertido en un estudio clásico sobre la investigación de las fiestas circenses[2], sostenía que las cuadras de carreras y sus aclamadores organizados eran fundamentalmente de naturaleza apolítica, otros conocedores del tema consideran un matiz importante el hecho de que ninguno de los autócratas de la cúspide del imperio podía permitirse ignorar los ánimos entre las masas favorables al azul o al verde.

Los emperadores estaban obligados a estar presentes en las grandes carreras; en el circus maximus solo podían estar representados por los más altos funcionarios. Se dice que se ganaban la reputación de cercanos al pueblo si tomaban temporalmente partido por una escudería. Los elevados gastos de organización de las carreras de cuadrigas formaban parte integrante del sistema plutocrático de caridad (evergetismo)[3], que debe considerarse como un ejercicio previo al sistema de limosnas y donaciones religiosas de la Edad Media occidental; este, a su vez, prefigura el sistema moderno de caridad y donaciones, sin el cual no podría imaginarse una parte importante de las actividades culturales, terapéuticas y deportivas actuales.

A diferencia del parlamentarismo moderno, para el antiguo sistema estatal no desempeñaba un papel significativo qué partido estaba en la cima del circo. Aunque no se puede negar al circo cierto poder expresivo, incluso una función catártica, los parlamentos modernos, como lugares de rivalidad partidista ritualizada, también poseen competencias formativas a través de su poder legislativo.

Cuestionarlos genera oposición extraparlamentaria. En la antigüedad, cualquiera que hubiera planteado la objeción de que la agitación emocional del circo conducía a la gente, a los brazos de la estupidez demoníaca, habría acabado en una oposición extraparlamentaria. Desde los tiempos de los escritores eclesiásticos latinos, la crítica al circo ha sido una de las principales preocupaciones de los discursos cristianos.

Un monje que estaba a punto del año 400 reprendió las todavía vitales diversiones paganas, se dice que fue asesinado por una turba – el giro constantiniano aún no había llegado con estos entusiastas del deporte un siglo después. Tertuliano, el ascético publicista teológico del norte de África, que llegó a ser trascendental como uno de los primeros maestros latinos del cristianismo, creía que lo sabía, los demonios que gustan de clavarse en las personas inestables preferían frecuentar los teatros y otros lugares de desinhibición.

Otro norteafricano, Aurelio Agustín, disertó en tono farsesco y circense-crítico: «En el círculo sin Dios». Tanto si gana un color verde como un azul, ambos se apresuran a arena amarillo-grisácea al infierno. En su escrito De spectaculis, la imaginación de Tertuliano se permitía el placer de oír a los actores, desatados por el fuego del Infierno, recitar y ver a los aurigas en carros ardientes en la otra vida, corriendo eternamente sus carreras; allí, el atleta no es aclamado con lanzamientos de arena como en la arena, sino con donaciones de llamas. Los partidos políticos modernos estaban por comenzar.

La penetración del color gris en la esfera de la política moderna -al menos en el registro simbólico- pudo observarse por primera vez en suelo europeo a mediados de los años veinte del siglo XVII, cuando a la sombra del cardenal Richelieu (1585-1642), que pugnaba por la omnipotencia para su rey y para sí mismo, había ascendido a altas funciones una década después de ingresar en la Orden a la edad de veintidós años. Como reformador de la Orden de Frailes Menores y polemista contra los hugonotes, se ganó pronto la atención de la corte.

continúa…


[1] Expresión del griego que significa «los muchos» o, en sentido estricto, «el pueblo». En inglés, se le ha dado una connotación negativa para referirse a «las masas».

[2] Circus Factions: Blues and Greens at Rome and Byzantium, Oxford, 1976.

[3] El evergetismo es un término introducido por el historiador francés André Boulanger que se deriva del verbo griego εύεργετέω y del sustantivo «evergesia», ευεργετισμός, que significa «hacer el bien» o «hacer buenas obras». En su definición original, el evergetismo consiste, para los miembros ricos o notables de una comunidad, en la distribución de una parte de su riqueza a la misma, aparentemente de forma desinteresada. A esta persona benefactora o altruista se la llama «evergeta». Paul Veyne: Bread and Circuses: Historical Sociology and Political Pluralism. Viking Adult, 1990.

Total Page Visits: 80 - Today Page Visits: 2