Imagen, geografía y nacionalidad

Por Spartacus

Al adentrarnos en la narración de la historia que forjó la identidad cubana en nuestros días, es imperativo corregir uno de los errores fundamentales que yace en el discurso. Se ha obviado el hecho de que el pensamiento intelectual, político, económico y social no surge de la nada, sino que tiene su origen en un lugar concreto. Se soslaya el hecho de que el origen y la fuente natural de la nacionalidad cubana se arraigan en el trabajo de los geógrafos, los estudiosos de los paisajes, de la naturaleza y de las estadísticas; los cartógrafos, quienes trazan los mapas y realizan las mediciones de las tierras. Son ellos los legítimos creadores, como bien diría Lezama, de la imagen de la isla con una identidad nacional.

Esta explicación nos permite comprender por qué las historias del siglo XIX cubano llevan como subtítulo estudios geográficos, estadísticos y demográficos de la isla de Cuba. A José Antonio Saco nunca se le ocurriría hablar de la nacionalidad sin antes tener una imagen geográfica y terrestre precisa de la isla. Al leer, por ejemplo, fragmentos de la obra de Esteban Pichardo y Tapia (Caminos de la isla de Cuba: itinerarios), nos percatamos de que las implicaciones de la imagen de la isla en el imaginario de la nacionalidad constituyen una dualidad esencial para el desarrollo de una escritura nacional.

Total Page Visits: 260 - Today Page Visits: 1