«Hasta la victoria siempre»

Por Jose Antonio Mancebo

Han pasado 58 años (1965) desde el dominio de la famosa frase «hasta la victoria siempre«, y aún continúa flotando en el aire. ¿En qué punto se encuentran las circunstancias desarrolladas por Ernesto Guevara y cuál es su verdadero significado?

Esta frase representa el idealismo romántico del materialismo marxista y se deriva de la interpretación de los textos de Marx sobre la revolución de 1848 en Francia y la subordinación de la epojé (teoría) a la vida práctica. Marx la interpretó filosóficamente como una movilización de la contemplación. Se trató de una lucha hasta el final de los nuevos productores, el proletariado, para establecer una clase social perenne y así crear un nuevo hombre desalineado (el hombre nuevo).

«Hasta la victoria siempre» fue definido como el triunfo, el fin de ese producto de clase. Ernesto Guevara buscó en el diseño de la movilización contemplativa, al igual que Marx había teorizado, una victoria perpetua, pero surge la pregunta: ¿sobre quién?

La respuesta es que esta victoria es sobre los creadores artísticos, no sobre el estado burgués. Se trata de una victoria sobre la muerte del pensamiento, como señaló Kafka. Ante esta aparente muerte, Guevara propuso una victoria de la práctica de la acción sobre el pensamiento y la teoría. El pragmatismo de una práctica que estaba reemplazando al pensamiento y la reducción fenomenológica trascendental por un lago trivial y obsoleto. Hasta ahora, esta ha sido la gran victoria de la utopía.

En resumen, la frase «hasta la victoria siempre» representa el idealismo romántico del materialismo marxista y es una llamada a la movilización práctica para lograr una victoria sobre la muerte del pensamiento, centrándose en la acción y la creación artística como una forma de triunfo en la utopía.

Total Page Visits: 76 - Today Page Visits: 1