Ha muerto el Papa Alemán

Un profeta no cuenta para nada en su propio país, como dice la Biblia. Esto también se aplica al difunto Papa emérito Benedicto XVI. Los alemanes lo pasaron mal con Joseph Ratzinger, como demuestra una mirada retrospectiva.

Fue el primer alemán en convertirse en Papa en 482 años. Pero Joseph Ratzinger, hijo de un gendarme de Marktl am Inn, elegido jefe de la Iglesia el 19 de abril de 2005, suscitó controversia entre sus compatriotas.

«El hecho de que un alemán sucediera a Juan Pablo II tuvo un significado histórico para nuestro país», así calificó el entonces Presidente Federal Joachim Gauck el pontificado del Papa teólogo bávaro tras la renuncia de Benedicto XVI en febrero de 2013.

Benedicto XVI visito la República Federal de Alemania en cuatro ocasiones: en 2005 para la Jornada Mundial de la Juventud en Colonia, en 2006 su Baviera natal y en 2011 para una visita oficial de Estado a Berlín, seguida de Erfurt y Friburgo.

En el verano de 2020, el Papa emérito decidió sorprendentemente hacer otro viaje -privado- a su casa, Ratisbona. Su hermano Georg se estaba muriendo.

A pesar de todo el entusiasmo: el Papa alemán fue observado de forma especialmente crítica en su país. Al mismo tiempo, el jefe de 1.200 millones de católicos en el extranjero siempre fue visto como un alemán. Ya en la elección del Papa, el 19 de abril de 2005: mientras el diario Bild vitoreaba «Habemus Papam», los tabloides británicos titulaban «Panzerkardinal» (para referirse al cardenal brindado, como los tanques de guerra).

Incluso durante sus visitas a Israel y Auschwitz, Benedicto XVI fue objeto de escrutinio como «hijo del pueblo alemán». En su mayoría, sin embargo, hubo reacciones positivas, hasta el punto de que un filósofo destacado habló de ruptura histórica: «Un nombre alemán puede volver a representar un símbolo de integridad del más alto nivel»».

El cardenal Joseph Ratzinger residía en Roma como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe desde 1981. Durante este tiempo, percibió que sus compatriotas le examinaban con especial atención. «Es un hecho que hay una capa considerable en la Alemania católica que está esperando para arremeter contra el Papa», explicó.

Hubo conflictos mucho antes de la elección del Papa: por ejemplo, porque Roma, también a instancias del cardenal Ratzinger, prohibió el asesoramiento católico sobre el embarazo, que permite abortar sin castigo. Los medios de comunicación alemanes pintaron la imagen del Gran Inquisidor que reprendía a los teólogos, intentaba frenar la teología de la liberación y obstaculizaba el ecumenismo.

Con la elección del Papa, muchas cosas parecieron olvidarse al principio. El modesto bávaro desarrolló un encanto propio, por ejemplo, cuando celebró el que probablemente fue el mayor servicio religioso de Alemania con un millón de personas en la Jornada Mundial de la Juventud de Colonia. Pero desde entonces, la relación volvió a enfriarse. Tanto es así que el cardenal Joachim Meisner, de Colonia, declaró en 2009 que los alemanes arremetían contra el Papa que «realmente hay que avergonzarse».

Hubo un escándalo tras la retirada de la excomunión a los cuatro obispos de la tradicionalista Hermandad de Pío: cuando la canciller alemana Angela Merkel pidió al Papa en 2009 que aclarara su postura sobre la negación del Holocausto del obispo tradicionalista Richard Williamson, la relación entre Berlín y la Santa Sede se tensó gravemente. El Papa de Alemania también enfureció a la comunidad judía al mejorar la misa en latín y la oración del Viernes Santo asociada a los judíos.

Un acontecimiento para los libros de historia fue la visita a Alemania en septiembre de 2011. Un brillante discurso en el Bundestag, grandes servicios religiosos en Berlín, Turingia y Friburgo, un encuentro con víctimas de abusos… y, sobre todo, la visita a los lugares de actividad de Lutero en Erfurt y el discurso sobre la «devolución» en Friburgo dieron material para el debate.

En Friburgo, Benedicto XVI hizo saber que el catolicismo alemán está demasiado determinado por el dinero y las instituciones y demasiado poco por la fe. Entre los protestantes alemanes, su visita al monasterio agustino de Erfurt causó decepción. Es cierto que el Papa llevaba en su equipaje una reevaluación fundamental y positiva de la teología de Lutero. Pero su fatal declaración de que no traía un «regalo ecuménico invitado» y de que las diferencias teológicas no podían resolverse mediante la negociación fue percibida como un frío rechazo.

Luego vino el escándalo de abusos en la Iglesia en Alemania desde 2010. Como resultado, la confianza de los alemanes en su Papa se hundió dramáticamente. El hecho de que anteriormente hubiera endurecido la represión de los malos tratos no pudo cambiar los ánimos. Únicamente cuando Benedicto XVI se reunió con las víctimas en varios viajes al extranjero y encontró palabras claras, la situación se normalizó un poco.

En 2022, nueve años después de su dimisión, el escándalo de los abusos volvió a alcanzar a Joseph Ratzinger. Un informe pericial certificó que el antiguo arzobispo de Munich y Freising había cometido faltas en cuatro casos de abusos. Benedicto XVI reiteró sus disculpas, pero no quiso aceptar su responsabilidad personal.

Le llamaban «Profesor Pope», porque sus discursos ante la ONU, en el Reichstag de Berlín o en el Parlamento británico eran tan exigentes como conferencias. Su brillantez llevó al cardenal Josef Frings de Colonia a nombrar a este joven de 35 años, asesor suyo en el Concilio Vaticano II (1962-1965). Al período como Arzobispo de Munich y Freising (1977-1982) siguió su destino de décadas: como Prefecto de la Congregación Romana para la Doctrina de la Fe. Al final, Ratzinger se mostró cansado del cargo, pero Juan Pablo II le convenció para que se quedara.

Visits: 343 Today: 2