Grupo cultural Ego: ¿el crepúsculo del renacimiento literario en Guantánamo?

Por Negrofino

Texto escrito hace varios años y publicado en el ICCD, rescatado de la catacumba de la memoria

¿Será el Renacimiento literario en Guantánamo un proyecto fallido o el anuncio del ocaso de una nueva era cultural?

Desde su gestación, el Grupo cultural Ego ha suscitado intensos debates y minuciosos análisis. En la década de 1960, Pedro Deschamps Chapeaux y Juan Pérez de la Riva dieron inicio a un ambicioso proyecto etno-antropológico denominado historiografía subalterna en Cuba. Su arduo trabajo cristalizó en la publicación de Contribución a la historia de la gente sin historia en 1964, una obra que exploraba la marginación y el ninguneo histórico de ciertos grupos bajo el yugo colonial y esclavista.

En un plano más contemporáneo, en 2014, la autora Carelsy Falcón Calzadilla lanzó el ensayo Cartas desde el insilio: la construcción de la herejía desde la subalternidad, abordando el proyecto cultural Ego. Este grupo, supuestamente liderado por el escritor, poeta y promotor cultural Augusto Lemus Martínez (la investigación de Carelsy no aporta evidencia definitiva sobre quién fue el fundador), fue objeto de estudio por parte de Falcón bajo el enfoque estructuralista y determinista sujeto/poder, vinculándolo a los «estudios postcoloniales».

La investigación de Falcón se enfocó en indagar por qué se les etiquetó como herejes y subalternos en relación con el poder, y cómo el ego intelectual desafió al poder establecido. El análisis de la autora sugiere que los proyectos fallidos pueden desentrañar las corrientes dominantes y el ambiente general de una época.

No obstante, la Contribución de Deschamps y Pérez de la Riva dejó por fuera algunos factores del proceso institucional de la cultura cubana. Fenómenos thimoticos (orgullo y avidez) latentes en la subjetividad del pueblo, más allá de las reglas del poder, pudieron haber influido en el Grupo Ego. Estos aspectos, a menudo, escapan a la comprensión cuando se adopta una tesis centrada exclusivamente en el poder como recurso histórico.

¿Será que el Grupo Cultural Ego no cosechó los frutos esperados de un Renacimiento literario en la cultura guantanamera? ¿Por qué algunos de sus miembros deambularon con la mirada dirigida al cielo? Estas interrogantes perduran sin una respuesta definitiva.

Confiamos en que en el futuro, el Dr. Callejas extraerá de estos comentarios un compendio plausible y una aproximación palmaria que revele los estímulos coadyuvantes que condujeron al fenómeno del Grupo Ego en la literatura guantanamera.

Total Page Visits: 15 - Today Page Visits: 1