Franz Borkenau y «El comunismo europeo» (Reseña)

Por: Spartacus

El comunismo europeo,

Franz Borkenau, G. F. Hudson Harper. 564 pp.

 Borkenau escribe como ex comunista, y aunque su conocimiento interno del movimiento data desde hace mucho tiempo, le ha dado esa comprensión instintiva del funcionamiento de la organización comunista que es tan difícil de alcanzar para el extranjero. Esto no quiere decir que siempre tenga razón en su interpretación; sus versiones de la formulación de políticas en Moscú y los conflictos entre los dirigentes del partido son a menudo muy especulativas, y no se adivinan necesariamente las intenciones de Stalin o Malenkov debido a la experiencia previa como miembro del partido, como tampoco se hace necesariamente una fortuna en una crisis financiera debido a la práctica anterior en las operaciones del mercado de valores. Pero por lo menos Borkenau evita el tipo de errores y malentendidos que suelen acosar al liberal inexperto al abordar la historia del comunismo; él sabe de qué se trata y cómo se comportan los camaradas entre sí.

El libro solo trata del comunismo europeo; no pretende ofrecer una historia del comunismo soviético, y excluye la consideración del comunismo en América y Asia. El libro anterior de Borkenau sobre la Internacional Comunista estaba, como él señala, centrado en Alemania, no solo porque su propia historia era alemana, sino porque el comunismo alemán era de importancia primordial en el movimiento internacional durante los años 20. Desde entonces, sin embargo, el comunismo alemán se ha vuelto relativamente poco importante; fue efectivamente aplastado por los nazis y desde 1945 fue un instrumento de la ocupación rusa. En la posguerra, los partidos francés e italiano fueron los más importantes y, aunque hasta ahora no han hecho ninguna oferta seria de poder revolucionario, siguen siendo factores que no se pueden ignorar en ningún estudio de los asuntos mundiales contemporáneos. La situación en la Europa occidental continental difería fundamentalmente de la de Gran Bretaña y América, ya que el comunismo en estos últimos países fue durante mucho tiempo un asunto principalmente de la intelectualidad, mientras que en Francia e Italia logro ganarse la lealtad del grueso de los trabajadores industriales. Hasta qué punto esta lealtad soportaría la tensión de una gran crisis internacional debe ser una cuestión de conjeturas; pero está claro que la defensa de Europa Occidental está gravemente amenazada por la existencia de millones de votantes comunistas dentro de sus fronteras.

Storia del comunismo europeo (1917-1948) - Franz Borkenau, Salvatore  Francesco Romano - Neri Pozza - Libreria Re Baldoria

En comparación con los primeros días de la Internacional Comunista, los partidos occidentales se preocuparon cada vez menos por hacer revoluciones por su cuenta, y se han concentrado cada vez más en la tarea de socavar la defensa occidental mediante la propaganda de la «paz» para asegurar la derrota de Occidente en cualquier conflicto armado con la Unión Soviética. Borkenau no considera la campaña de «paz» como una línea de propaganda subsidiaria, sino que la ve, con razón, como el tema principal de la actividad política comunista en el período actual. «Moscú», escribe, «ha decidido que, en la actualidad, al ser imposible llevar a las masas a grandes batallas, el miedo y la desintegración son sus mejores activos», y por lo tanto «la esperanza de paralizar Europa por miedo a la guerra se ha convertido en el núcleo y centro de todos los esfuerzos comunistas».

Borkenau subraya que para el comunismo la organización es siempre más importante que la política; las políticas particulares pueden fracasar, pero lo que importa es mantener la disciplina y fortalecer la estructura organizativa. La desviación, la independencia de la mente, es el único pecado mortal; en comparación con el hecho de la desobediencia, es relativamente poco importante si la desviación es a la derecha o a la izquierda. El autor destaca este hecho en particular en el caso de Tito, que en un principio se desvió del Kremlin ya en 1941 porque quería forzar el ritmo en un momento en que Stalin todavía se mostraba cauteloso y precavido en sus tratos con Occidente; el hábito de la insubordinación creció hasta que finalmente Tito tuvo que ser despedido, aunque ya no por las mismas cuestiones que habían producido el conflicto inicial. La paradoja de los últimos acontecimientos es que Tito ha sido llevado a una cuasi alianza con Occidente, sin embargo, su culpa a los ojos de la jerarquía comunista no fue una debilidad por la democracia burguesa sino una adicción al extremismo de izquierda cuando no era querido. La virtud de un verdadero comunista consiste en adherirse a la línea del partido, y el exceso de celo puede ser tan condenable como la falta de ella.

En general, Borkenau muestra que solo se puede dar un significado muy limitado a las etiquetas «moderado» y «extremo» aplicadas a los comunistas. Los liberales occidentales siempre se inclinan a creer que las controversias entre los comunistas indican diferencias de objetivo final. Pero los grandes conflictos sobre política no han implicado realmente objetivos básicos; han sido disputas sobre tácticas temporales, y el «moderado» de ayer puede convertirse en el «extremista» de hoy si piensa que la situación se ha vuelto más favorable para una acción vigorosa. Es cierto que las peleas sobre tácticas tienden a ser muy amargas, en parte porque se supone que marcan la diferencia entre la victoria y la derrota en la lucha por el poder mundial, y en parte porque se intensifican por rivalidades personales en las que la muerte o el encarcelamiento pueden ser el resultado de una derrota política. Pero la precaución táctica no puede tomarse como evidencia de un debilitamiento de los principios marxistas-leninistas, como tampoco el hecho de que un comandante en la guerra se abstenga de ofensivas imprudentes implica que esté poco dispuesto a ganar. Los retrasos en la apertura de un «segundo frente» durante la última guerra no significaron que Roosevelt y Churchill quisieran reconciliarse con Hitler; por el contrario, el golpe, cuando llegó, fue tanto más aplastante cuanto que no se había asestado prematuramente.

Borkenau parte de que la escuela de tácticas comunistas más cautelosas y prudentes -entre las que, al escribir antes de la muerte de Stalin, incluye a Malenkov- son más temibles que los torpes apóstoles de la ofensiva total. Según la interpretación del autor de los acontecimientos de la primera posguerra, Zhdanov era entonces el líder de un partido de guerra que forzó la mano de Stalin y solo se afligió cuando las potencias occidentales se mantuvieron firmes contra el bloqueo de Berlín. Borkenau parece ir demasiado lejos en la representación de Stalin como si hubiera sido anulado por Zhdanov; en realidad no hay pruebas de que Stalin perdiera el control político en ese momento. Pero es muy posible que haya seguido el consejo de Zhdanov durante un tiempo y que luego se haya vuelto contra él cuando descubrió que la política extrema se enfrentaba a una oposición más fuerte de lo que había previsto. Tanto si la muerte de Zhdanov fue natural o artificialmente fomentada por los medios de los que Stalin era tan eminente maestro, coincidió convenientemente con un cambio de línea y la reversión a una política «mucho más peligrosa de lo que hubiera sido un ataque frontal prematuro y mal apoyado».  Borkenau no cree que exista ahora un gran riesgo de guerra en un futuro próximo, pero sostiene que el régimen soviético seguirá siendo implacablemente hostil a Occidente con la esperanza de que durante un período de uno o dos decenios «el bloque soviético logre tanto socavar políticamente al mundo occidental como reducir la brecha de capacidad productiva entre su mundo y el nuestro», de modo que la victoria militar esté asegurada en la etapa final. Este, según él, y no la amenaza armada inmediata, es el peligro real contra el que el mundo libre tiene que planificar sus políticas.