Emerson y the cuban scholar

Por: Ego de Kaska

“The next great influence into the

spirit of the scholar, is, the mind of the Past, ⎯

in whatever form, whether of literature,

of art, of institutions, that mind is

inscribed. Books are the best type of the

influence of the past, and perhaps we

shall get at the truth, ⎯learn the amount

of this influence more conveniently,

⎯by considering their value alone”.

Emerson/ The american scholar

En Emerson como educador, libro del filósofo español Antonio Lastra, se sugiere que debiéramos “considerar la confianza en sí mismo una declaración de independencia y una escritura constitucional”. La confianza en sí mismo constituye uno de los textos relevantes del libro Ensayos (1844) de Emerson. Allí se lee que para “llegar a ser lo que eres·, se debe diseñar una tendencia individualista, a la que nadie escapa hoy: Auto-confianza, independencia, inconformismo y cese de la dependencia cultural con respeto al canon europeo.

Nietzsche, apasionado lector de los Ensayos de Emerson, con extrema influencia significativa, valoró los temas de la confianza en sí mismo de “gran naturaleza majestuosa”, y la figura de Emerson el intelectual más productivo del siglo XIX. Si hoy podemos decir que Nietzsche formó parte de la lista de los espíritus libres y se auto-tituló “no soy un hombre, soy dinamita”, se debe en parte a las enseñanzas de Emerson. La transvaloración de los valores, en sentido ascético y genealógico de la moral, contiene el diagnóstico de la separación entre las generaciones independentistas y de las antiguas generaciones patriarcales.

Según la crítica transcendental, la declaración intelectual de la independencia americana fue una provocación anti identitaria y anti- generacional de la sociedad norteamericana. José Martí parece ignorar la proposición autárquica y secesionista de los textos de Emerson, y el gesto de la primera declaración de independencia de la cultura americana.

En aquel luminoso arrebato pedagógico, El estudiante americano, quedó sugerido solo para la demolición del pasado y la propuesta de redención del futuro. La abertura operante en el desfiladero de la discontinuidad generacional trazada por Emerson, rechazaba el estilo rancio de la forma de escribir historias recargadas y ornamentadas de la escritura biográfica y periodística acerca de eventos funerarios, gozosos ditirambos políticos en llamativas crónicas laudatorias citadinas, enfocados por el costumbrismo del positivismo de la época.

En el contecto cubano era hora de desbrozar el bosque encantado y señalar el camino expedito para entrar en lo abierto, en la espacialidad de la independencia, lo cual constituye un diagnóstico sobre la manifestación constitutiva del documento de liberación intelectual.

Este proyecto literario emersoniano no parece haber llegado a Cuba, ni cuajado en la retórica de los textos de intelectuales de la isla y fuera de ella. Naturalmente, el desdibujamiento patriarcal de la cultura cubana era todavía una quimera. Lamentablemente no aparecen en concreto las eróticas que se zambullan en el claro de una escritura constitucional y libere el maniqueísmo político y misional de su fardo metafísico.

Que Lezama Lima escribiera décadas después La expresión americana, vinculada de cierta manera a una escritura constitucional, con el objetivo de patentizar la autonomía libidinal de la cultura americana, no lo exonera de evadir la problemática de la interrupción generacional propuesta por Emerson, como actitud de independencia intelectual.

El hecho del que el patriarcalismo intelectual del trópico criollo se explicite empírica y fenoménicamente a partir de un conservadurismo pietista, lo explica el cómo los sujetos culturales entran a formar parte de un conspicuo fenómeno vinculante genealógico, donde la tesis del rizoma, cada vez abyecto, desaparece de la vista del intelectual. A nadie hoy le preocupa talar los árboles de la cultura a ras del suelo, tal y como proponen Deleuze/Guattari en Capitalismo y esquizofrenia. Mil mesetas.

Queda claro que, al subir al tronco del árbol de la cultura, al neo-intercambio cultural como profecía futura y proclive cuartada de autoconservación cultural, por naturaleza noética, no podrán lograr ninguna regla que tengan que ver con la independencia y autosuficiencia de la cultural intelectual, descrita por Emerson en el ensayo The American Scholar.