El «totalitarismo» es la medida de una sola cosa.

Por: Coloso de Rodas

No pierdan las perspectivas «anticastristas de salón». Ahora que visito la «madre patria» comprendo mejor cómo y por qué el mundo antiguo y medieval fueron más «democráticos» que la llamada «democracia liberal» del mundo actual y moderno. Desde los días anteriores a la Gran Revolución de 1789 sobrevino la iniciativa contra el «derecho individual» a medir y pesar. Nadie lo ha entendido así, ni siquiera la popular Hannah Arendt: el «totalitarismo» que surge en el siglo XX es el hijo progenitor, heredero al trono, del «sistema métrico decimal» implementado a punta de bayonetas en 1789.

Si, el «sistema métrico decimal» es la gran invención de la ilustración y la racionalidad que por varios años combatió y finalmente derrotó aquella evocación antigua que decía: «el hombre es las medidas de todas las cosas».La estandarización antropológica de las «medidas y las pesas» en un sistema métrico decimal trajo una transformación súbita en el imaginario mundial. El hombre comenzó a imponer la «verdad». ¿Qué verdad? La racionalidad instrumental. El «sistema métrico decimal» fue el instrumento racional-abstracto mediante el cual todas las sociedades, culturas, civilizaciones, pueblos de la era moderna fueron sumidos a la homogeneización colectiva.

En lo que respecta a Cuba, el fallecido historiador Juan Pérez de la Riva emprendió en la década del 70 un proyecto de investigación sobre las medidas y las pesas (inédito) cuyo tema no ha tenido continuidad. Como apunté en otra ocasión, en un ensayito que nadie lee, todo indica que Fidel Castro conocía muy de cerca los pasos del proyecto de investigación del exdirector de la Biblioteca Nacional y bien pudo asumirlo y agenciarse una victoria revolucionaria. Logró la «descampenización» y la instauración de «cooperativas agrícolas» si no antes darse cuenta de la necesidad de abolir todos rasgos y vestigios de las antiguas formas de las medidas y las pesas.

En ese ensayo apunté cómo el «sistema métrico decimal» en Cuba después de la aniquilación legal del «mercado campesino» en 1980 pasó a formar parte, por orden de Fidel Castro, de un «decreto ley» en código legislativo cubano. A partir de entonces a «medir y pesar» según lo establece el Estado. Nadie puede robar y agenciar una cota de ganancia contra el Estado.

Total Page Visits: 138 - Today Page Visits: 1