1920: «La Logia Blanca» y el cambio de época

Por: Vito Andolin

Alfred Percy Sinnett - Theosophy Wiki

En el año 1920, el distinguido filósofo inglés Alfred Percy Sinnett deja un legado significativo en la forma de un pequeño pero trascendental libro post-teosófico que lamentablemente ha sido pasado por alto en los círculos de la teoría cultural, incluyendo la antropología, etnología, historiografía y sociología. Este libro, titulado «The Social Upheaval in Progress,» se caracteriza por su naturaleza innegablemente «esotérica-metafísica» y cuenta con un prólogo escrito por Annie Besant, la heredera de la Sociedad Teosófica en Nueva York en 1892. José Martí, a su vez, considera a Besant como «el alma venida a Estados Unidos para impartir su palabra piadosa y apasionada, para explorar de buena fe, a través de la oratoria sensata y mística, los caminos de la religión por venir.»

A pesar de la decepción causada por la incapacidad de la teosofía para encontrar el adecuado «vehículo» físico para la encarnación de Maitreya, Sinnett redirige su enfoque hacia cuestiones sociales y culturales. Pasa del análisis individual al examen de la sociedad en su conjunto, evaluando la situación en medio de una época revolucionaria en pleno auge. Si bien aún mantiene su fe en el movimiento teosófico, esta vez busca utilizarlo en aras de la cultura colectiva. Una vez más, las Cartas de los Maestros M. y K.H., quienes son adeptos en el círculo secreto de los «9 de Ashoka,» envían un mensaje al mundo físico en la década de 1920. Un siglo después, la situación actual sigue reflejando que vivimos en el séptimo siglo del manwantara, una medida de tiempo astronómico que no se rige por las periodizaciones revolucionarias o épocas históricas, sino por una cronología divina. Como un año humano es equiparable a un día y una noche de 24 horas de los dioses, nuestro sentido del tiempo se encuentra en un plano cósmico.

Al abordar las perspectivas de la agitación social revolucionaria que está en curso, es crucial evitar cualquier violación del importante principio que dicta que los teósofos, como conferenciantes y escritores, no deben inmiscuirse en cuestiones políticas controvertidas. Si bien los teósofos individuales pueden tener opiniones diversas sobre estos temas, dentro de la Sociedad Teosófica, la norma es enfocarse en el estudio de las elevadas enseñanzas que rigen la evolución humana y la Jerarquía Divina que supervisa ese proceso. Sin embargo, el momento actual presenta una perspectiva de cambio social significativo que capta la atención de manera sin precedentes. Esta perspectiva está intrincadamente entrelazada con la información que ha tenido el privilegio de recibir de fuentes de conocimiento elevadas, lo que lo lleva a considerarlo un deber definido transmitir esta información. No lo hace con la intención de imponer un mandato autorizado que coloree el pensamiento individual respecto a la agitación de los estratos sociales más bajos, que claramente se encuentran en una situación altamente perturbada. En cambio, su objetivo es presentar una perspectiva que merece ser tenida en cuenta, independientemente de las inclinaciones políticas personales.

Al evaluar la importancia de las declaraciones que está haciendo, es fundamental recordar que, según la experiencia de la guerra, aquellos que representan a la Jerarquía Divina, a quienes suelen llamar «Los Maestros,» siempre están observando el curso de los asuntos públicos en este plano. Dentro de límites bien definidos, influyen en su desarrollo. Sin embargo, esta influencia debe ser sutilmente diseñada, ya que nadie en este plano de existencia puede ser controlado de manera arbitraria, incluso para hacer lo correcto. Los Maestros operan dentro de un esquema de leyes que limita su intervención, al igual que nosotros estamos sujetos a leyes más simples. No obstante, pueden sembrar consejos y sugerencias en las mentes de los líderes públicos, siempre y cuando estos estén receptivos y acepten esas ideas como sus propios pensamientos espontáneos.

Siguiendo este ejemplo, aunque de manera más limitada, nosotros, como teósofos, podemos esforzarnos por operar de manera similar. No podemos actuar de la misma manera, pero nuestro pensamiento colectivo, cuando vemos que los principios teosóficos claramente dictan un curso de acción en una emergencia, puede ser una fuerza de mayor importancia de lo que generalmente se reconoce. Nunca ha habido un momento en el que esta influencia sea más necesaria que ahora, ya que enfrentamos peligros que requieren nuestra atención urgente. Los Maestros de la Logia Blanca no han estado tan dedicados a influir en el curso de los acontecimientos como en este momento, incluso durante la guerra. Esto nos proporciona una justificación para profundizar en el estudio de los asuntos públicos en esta crisis. Para entender adecuadamente la emergencia que enfrentamos, debemos basarnos en nuestro conocimiento establecido sobre la evolución humana.

La familia humana incluye Egos en diversas etapas de crecimiento en cuanto a capacidad moral e intelectual. Por lo tanto, es deseable que aquellos más avanzados sean influyentes en la gestión de los asuntos públicos. Durante siglos, se asumió tácitamente que los más avanzados se encontraban principalmente entre las clases altas, ya sea por una comprensión implícita o por una mera superioridad de fuerza. Hasta mediados del siglo pasado, las clases altas, ya sea debido a esta suposición tácita o simplemente por su poderío, monopolizaban el control del Estado. Al mirar hacia atrás en la historia de la legislación y el gobierno, es evidente que el poder en manos de las clases gobernantes se usaba más para consolidar su propia posición que para promover el bienestar de la comunidad en general.

Luego, gradualmente, datando el cambio desde el período de Reforma de 1832 aproximadamente, la agitación desde abajo que ahora está asumiendo proporciones estupendas puede remontarse a su comienzo. Y la información que ha podido obtener es definitivamente que nada menos que un Decreto Divino está autorizando los poderosos cambios que la actual agitación presagia. La idea subyacente a ese decreto parece ser que en los países civilizados en general -nuestra propia condición no es excepcional- el gobierno de las clases altas ha dado lugar a la riqueza, el lujo y la autocomplacencia de los altos, en la indigencia degradada de grandes masas de los abajo. Sabe que se puede decir con gran fuerza que la filantropía generalizada en las clases altas y los hábitos groseros en las bajas conducen a la indigencia, y al transmitir a sus lectores la información que ha recibido de las clases altas, puede parecer que está tirando por la borda extrañamente las convicciones a las que, en compañía de muchos otros, ha estado vinculado desde hace mucho tiempo.

Sus opiniones personales derivadas de la experiencia de la vida hasta ahora tienen poca o ninguna importancia, pero como está seguro de que serían compartidas por muchos de sus lectores, quiere explicar hasta qué punto han sido modificadas por los desarrollos súper-físicos de los que ha adquirido conocimiento, y, para hacer inteligible tal modificación, resumirlas tan brevemente como las complicaciones del tema lo permitan. Durante mucho tiempo ha considerado la democracia como un sistema perjudicial para el bienestar nacional, pero necesario para la evolución humana. Por muchas razones era aborrecible para los amantes irreflexivos del gobierno aristocrático. El estudiante ocultista, sin embargo, podía ver que estaba investido de una justificación que no tenía nada que ver con la cuestión de si era, o no, una buena forma de gobierno. Aquellos que se inclinaban a considerarla como una forma de gobierno completamente mala podían ver, sin embargo, que estaba enraizada en la necesidad evolutiva.

Bajo una benevolente y sabia autocracia o aristocracia el bienestar del plano físico podría ser mucho más fácil de alcanzar que por medio de un gobierno democrático – pero los Egos individuales de la multitud no harían ningún progreso espiritual. La vida sería demasiado suave y fácil para ellos. Con la inteligencia estimulada y la experiencia adquirida al participar en los asuntos públicos, se llevarían bien espiritualmente, incluso si cometen errores graves de los que ellos y otros sufrirían.

Su propio sufrimiento tomó naturalmente la forma de pobreza debido a una legislación imprudente, mientras que los políticos egoístas de la clase alta se disputaban, unos contra otros, el voto popular, y se las ingeniaban para hacer que la propia democracia se subordinara a un sistema en el que la aristocracia conservaba en su mayor parte el control ejecutivo.

Si repasamos a la historia del siglo pasado, podemos observar que las clases gobernantes se esfuerzan constantemente por adoptar medidas para mejorar las condiciones de los más bajos: el sistema de educación nacional servirá de ejemplo, pero las condiciones de comodidad persisten y la iluminación mental que genera la educación nacional sólo tiene el efecto de agravar el descontento por la distribución desigual de los bienes de este mundo, que es igualmente objeto de deseo en todas partes. La filantropía de los más acomodados da lugar a diversos planes para mejorar las condiciones de la clase baja con resultados deplorables, y el mundo sigue exhibiendo lujo y extravagancia, por una parte, miseria y desdicha, por otra, no la menos miserable y desdichada, porque en gran medida se debe a las faltas individuales de los que la padecen. A veces puede parecer a algunos de nosotros que apreciamos con entusiasmo la importancia del movimiento Teosófico que hace treinta años comenzó a levantar el velo que antes ocultaba las leyes naturales que rigen la evolución humana, que sólo mediante la difusión gradual de los nuevos conocimientos podrían resolverse realmente los complicados problemas de la sociedad del plano físico.

La enseñanza religiosa de la orden convencional ha fracasado de manera ignominiosa en este aspecto. La enseñanza teosófica, cuando se asimila correctamente, no puede sino elevar el curso de la vida, sin importar a qué nivel se aplique. Es imposible exagerar el valor que el conocimiento traído a nuestro alcance tiene para cada teósofo individual que merece el nombre. Sin embargo, ha llegado un momento en el que los intereses individuales de todas las personas que ahora viven en el plano físico se están entrelazando con los intereses de la comunidad en su conjunto. Nuestro comportamiento en la vida física se opondrá o estará en armonía con lo que he llamado un Decreto Divino. Por lo tanto, se ha convertido en una cuestión de importancia para cada uno de nosotros decidir seguir una de estas dos líneas de pensamiento y actividad.

En cualquier caso, parece haberse decidido que las clases altas no han podido justificar el sistema que en su mayoría les ha otorgado el poder de gobierno. Esto ha llevado a un estado de cosas que no prepara al mundo para las condiciones ideales que deberían prevalecer en la última parte del siglo. Se ha ordenado que se permitan cambios trascendentales. Antes de explorar algunos de estos cambios en detalle, examinemos la situación en general a la luz de algunas ideas principales relativas al progreso del mundo expresadas en diversos sistemas filosóficos. Estas funciones divinas se pueden resumir en tres: Creación, Preservación y Destrucción.

Estos tres procesos forman un ciclo, y la destrucción debe considerarse como una preparación para una creación renovada, no como un fin en sí misma. Esto es análogo al proceso de arar la tierra después de una cosecha, preparándola para futuras cosechas. Sin embargo, cuando se aplica a las instituciones humanas, el proceso de arar la tierra puede ser desagradable para algunos miembros de la comunidad en cuestión. Tampoco se puede asumir que aquellos que sufren individualmente merecen su sufrimiento.

La ley kármica es intrincada en su funcionamiento, y aquellos que parecen ser víctimas en el momento pueden estar soportando condiciones adversas de manera aparentemente injusta. Sin embargo, la ley prevé su compensación a largo plazo, aunque solo aquellos que comprenden completamente la reencarnación y el progreso espiritual pueden encontrar consuelo en ese pensamiento. Como mencioné anteriormente, las fuerzas de destrucción, en preparación para la reconstrucción, están entrando en juego en este maravilloso período, y el tiempo para este trabajo no ha sido elegido al azar.

La transición de la quinta a la sexta sub-raza está provocando perturbaciones temporales. Por lo tanto, se habrían producido disturbios en este momento, incluso si no se hubiera sancionado ningún cambio importante desde una perspectiva divina. Además, una influencia cíclica particularmente intensa parece estar en juego, con una duración general de siete años.

Durante este período, se producirán cambios sociales significativos, que constituirán una verdadera revolución, incluso si se evita en gran medida la violencia. No todo este período será igualmente convulso, ya que cada ciclo tiene un arco descendente y un arco ascendente. Durante tres años y medio, a partir de la primavera de 1919, las fuerzas del cambio serán muy poderosas, y los eventos se establecerán gradualmente en la segunda mitad del ciclo.

¿Y cuál será el estado del mundo cuando se complete este proceso? Es demasiado pronto para hacer un pronóstico detallado de los resultados, pero se pueden sacar algunas conclusiones generales.

Las diferencias extremas entre los ricos y los pobres habrán disminuido considerablemente, y esto será aplaudido por muchas personas, incluso entre aquellos que tienen mucho que perder. Los sueños de una distribución absolutamente igualitaria de la riqueza son poco realistas y desafían las leyes naturales que rigen la evolución humana. Aquellos que solo están capacitados para el trabajo manual no necesitan las mismas comodidades que aquellos que desempeñan roles de administración e inteligencia. Por lo tanto, las clases medias y altas no se verán empobrecidas en general, pero las clases más desfavorecidas podrán vivir en condiciones que les permitan disfrutar de una vida física digna y prepararse para mejores condiciones en futuras encarnaciones. Esto parece ser el objetivo al que se dirige el mundo, y se está trabajando en esta dirección a través de una serie de influencias de diferentes tipos.

En resumen, el mundo se encuentra en un período de transición y cambio, en el que las fuerzas de destrucción y renovación están en juego. Estos cambios están destinados a reducir las diferencias extremas entre ricos y pobres, promoviendo una mayor igualdad en la distribución de la riqueza. Sin embargo, esto no significa una distribución absolutamente igualitaria de la riqueza, ya que las diferencias naturales en habilidades y roles en la sociedad seguirán existiendo. El objetivo es proporcionar a todas las personas condiciones de vida dignas y oportunidades para el progreso espiritual en futuras encarnaciones.

Total Page Visits: 1066 - Today Page Visits: 2