El «niñito momeao»

Por: Pedro Díaz Méndez

Niñito cubano hijo del socialismo y de la revolución, con todo el respeto, ¿ahora nos vas a decir que porque nos encontramos en el extranjero tenemos que dejar de opinar sobre lo que acontece en nuestra patria de nacimiento? ¿Nos pides que dejemos de hablar de cómo percibimos lo que acontece en la actualidad cubana, y que no demos nuestra opinión? ¿Nos pides que dejemos de opinar sobre cómo hacer la lucha contra la tiranía Castrista? ¿Ahora qué somos libres y qué tenemos acceso a la información, más conocimiento, experiencia, y una visión más larga de todo lo que está aconteciendo y de lo que ha acontecido a lo largo de 62 abriles?

Ciertamente, nosotros no podemos dar instrucciones a nadie en Cuba desde las cocinas de nuestras casas y apartamentos en el primer mundo, pero sí podemos ver las cosas mucho más claras ahora que estamos afuera, así como brindar valiosas sugerencias en la lucha contra el castrismo. Repito, y piénsalo bien, ¿pero tú pretendes sugerir que dejemos de opinar ahora que somos libres y que sabemos más, pues ahora tenemos acceso a la información que antes no teníamos y tenemos la mirada larga que antes no vislumbraba la realidad cuando estábamos allí?

Deja la mentalidad socialistoide niñito cubano, ya vives en los Estados Unidos; tumba el estribillo pioneril y socialista que te enseñaron en el castrismo. No podemos darle ninguna orden a los de adentro, pero no vamos a dejar de cantar la realidad aunque tu discurillo socialista levante muchos me encanta y me gusta. Ni vamos a tomar ninguna lancha ni avión para ir a Cuba, desde aquí somos más útiles, pues sabemos más, tenemos el poder de recibir y compartir información, allí no, y el conocimiento es poder. Ni me gusta ni me disgusta lo que dices, niñito cubano, no te vamos a eliminar a fin de que leas estas cosas y para que aprendas.

El discursillo emocional de la última frase no tiene relevancia con nuestro derecho a la libre expresión de la primera enmienda. Mi consejo deja que la gente opine, deja atrás ya el socialismo, desterradlo de tu cabeza niñito cubano. Tú naciste ayer, tú no sabes nada de la lucha anticastrista, ni de los fusilados, ni de los presos políticos. Pregúntale a los presos políticos que llevan 20 y más años en las prisiones castristas y de quienes ninguno de tus compañeritos socialistas del movimiento de moda señala una palabra, pero sí hablan y elevan la figura del delincuente George Floyd, «un minuto de silencio por Floyd», la lucha feminista, del movimiento terrorista BLM, y de la identidad de géneros, y toda esa sarta de porquerías que no tiene nada que ver con la libertad de Cuba, sino con el movimiento de izquierda colectivista global que se desdobla ante nuestros apesadumbrados ojos. ¡Niñito cubano despierta, estás momeao!

Total Page Visits: 76 - Today Page Visits: 1