El lugar de Martí en un Lugar (cuestiones abstractas)

Por Negro Fino

En altas horas de la noche, en medio de un ensueño perturbable y feroz, entre la vida y la muerte donde el límite de la obviedad literaria había desaparecido, no quedaba otra opción que expresarse en temimos de «haga, que esa es nuestra manera de pensar».

Las derivaciones hermenéuticas martianas, cuya frase sería, entonces, múltiples, si el soñador ontologizante viera la caída práctica del Ser en el suelo, y no sobre el mareo metafísico como suele interpretarse.

 La dinámica bivalente praxis/teoría quedaría sujeta, por añadidura, a una muerte primaria por el «primer hacer» algo. ¡Hacer del pensar que es un rodeo en un espacio, en un lugar! Y dentro de ese «espacio» una «guerra de liberación» como elemento tridimensional del sueño: Se trata del lugar de Martí en un Lugar, no en una fecha del tiempo. Interprétese el grado militar «Lugar teniente» como metáfora de arribo al «lugar del campamento». En eso consistía la preparatoria de la Republica, en un lugar necesariamente heroico como en la «tibieza del Cauto».

Se ha dicho en un libro, Vida y forma en José Martí, que el recorrido del Apóstol desde el desembarco por Playita de Cajobabo hasta Dos Ríos constituye un pedazo de la una historia oculta del ser, del arrojado ahí en la llegada del Lugar de Campamento. Nadie hasta ahora ha reparado sobre la idea según la cual la creación del gobierno en armas y la República soñada por Martí se sustenta en la «caída en un Lugar». Hablando en plata, la República martiana buscaba conquistar de cada espacio cubano mediante una caída….

Visits: 336 Today: 3