El libro de los coroneles chinos: «La guerra irrestricta»

Por Gilberto Davis

La lucha contra el virus es, en primer lugar, una guerra de infección en la que el enemigo es invisible y solo puede ser localizado a través de la información acerca de las comunidades y la movilidad de los individuos. La eficacia en esta guerra depende de la capacidad para reunir y analizar la información y de movilizar los recursos disponibles para lograr la mayor eficiencia. Para los países que ejercen una estricta censura en línea, es posible contener el virus como si se tratara de una palabra clave «sensible» que circula en los medios de comunicación social.

El uso del término «información» en contextos políticos se ha equiparado a menudo con la propaganda, aunque debemos evitar verlo simplemente como una cuestión de medios de comunicación y periodismo, o incluso de libertad de expresión. La infowar es la guerra del siglo XXI. No se trata de un tipo específico de guerra, sino de una guerra que se mantiene de forma permanente.

En sus conferencias recogidas La sociedad debe ser defendida, Michel Foucault invirtió el aforismo de Carl von Clausewitz «la guerra es la continuación de la política por otros medios» en «la política es la continuación de la guerra por otros medios». Mientras que la inversión propone que la guerra ya no asume la forma que Clausewitz tenía en mente, Foucault aún no había desarrollado un discurso sobre la infowar.

Hace más de veinte años, dos antiguos coroneles de la Fuerza Aérea publicaron en China un libro titulado Unrestricted Warfare. Pronto fue traducido al francés y se dice que influyó en el colectivo Tiqqun y posteriormente en el Comité Invisible.

Los dos ex coroneles, que conocen bien a Clausewitz pero no han leído a Foucault, llegaron a la afirmación de que la guerra tradicional se desvanecería lentamente, para ser reemplazada por las guerras inmanentes en el mundo. Estas guerras fueron introducidas en gran medida y hechas posibles por la tecnología de la información.

El libro podría leerse como un análisis de la estrategia de guerra global de los EE. UU., pero más importante aún, como un análisis penetrante de cómo la infowar redefine la política y la geopolítica.

La guerra contra el coronavirus es una guerra de desinformación que caracteriza la política post-verdad. El virus puede ser un evento contingente que desencadenó la crisis actual, pero la guerra en sí ya no es contingente.

La infowar también abre otras dos posibilidades, hasta cierto punto farmacológicas: en primer lugar, una guerra que ya no toma al Estado como unidad de medida, sino que lo desterritorializa constantemente con armas invisibles y sin límites claros; y, en segundo lugar, una guerra civil que adopta la forma de infosferas en competencia.

La guerra contra el coronavirus es una lucha contra los portadores del virus y se lleva a cabo utilizando «noticias falsas», rumores, censura, estadísticas falsas, desinformación, entre otros medios.

Total Page Visits: 100 - Today Page Visits: 1