El cubano y el «contra sí»

 

Por Juan Carlos Zaeta

La naturaleza del contra sí es que constituye una categoría sociológica nacida del seno de los problemas de la formación política cubana cuando intentaban, en el siglo XIX, erigirse nacionalidad y nación. Joel james, en un ensayo en los años 70, Cuba dividida contra sí misma, puso la noción en perspectiva para explicar cómo se forjaban los desacuerdos socio-militares entre cubanos durante y después de las guerras de independencia.

La idea en cuestión reza: lo «construido es inmediatamente destruido», que según Joel constituye de la naturaleza dialéctica de la cultura sociopolítica cubana. No se trata de la deconstrucción derridana. En un estudio posterior, El salto interior, Velázquez-Callejas utilizo la categoría desde una perspectiva   empírica y ascética. Tipos ideales, prácticas cotidianas criollas cuyo objetivo ostentaba un expediente donde se archiva, a lo lago de la historia de Cuba, los hechos más duraderos y extensivo:  contradecirnos en sí mismo, invalidar por sospecha, la paranoia y descrédito a la otredad comunitaria. Y volver a formar parte, en los días que corren, la cadena new copy.

Neutralmente, reciclamos fenómenos que parecían extinguidos de las peculiaridades del nacionalismo cubano: contra sí mismo, contra el otro, contra aquel, no importa contra quien, lo que importe es exhibirnos contra todo el mundo.

Total Page Visits: 111 - Today Page Visits: 1