El cuarto de espejos de Maite

Por Pablo Socorro

Prólogo de Pablo Socorro al libro de Maite Glaría: Retrato íntimo. Editorial Amegla. 2023.

El texto tomado del perfil de FB de Pablo Socorro.

—————

Maite Glaría, mi amiga Máite (con acento cariñoso en la a), me ha pedido que le escriba el prólogo de su quinto poemario, Retrato íntimo, y heme aquí que, sin ser un versado en el asunto de los versos, intentaré navegar por los mares de intimidad de una mujer que es toda pasión, dulzura y carácter.

La poesía, para ser cierta, tiene que despertar los sentidos y cultivar las emociones. Una frase algo cursi —si me la permiten—, pero cortada a la medida para esta avileña que le ha tomado el pulso a la vida con tanto sabor y sabiduría que ya anda de vuelta de todo: de mujer, de amante, de madre, de abuela y de amiga.

Desde mi pequeño escabel de reseñista improvisado, y habiendo leído los otros poemarios de Máite, puedo decir —con temor a equivocarme—, que esta es su colección de poemas que más la retrata, si convenimos que escribir poesía es la forma que tiene el poeta de retratar su mundo interior. Una selfie en verso, como diríamos.

La poesía de Maite Glaría refleja una visión de la vida que es a la vez apasionada y reflexiva. Teje sus versos sobre temas tan viejos como la humanidad, el amor y las pérdidas, y tan cotidianos como el propio autodescubrimiento, utilizando un lenguaje emotivo e introspectivo para capturar la profundidad y la complejidad de estas experiencias humanas.

De aquí que no es de extrañar que con Retrato Íntimo Maite le haya dado la vuelta al círculo para convertirse en aedo y rapsoda de su propia épica, recreándose en la exploración profunda de la intimidad y la identidad a través de unos poemas introspectivos y emocionales en los que cada frase, cada palabra, son un destello de sensibilidad, un soplo de caricias que enchinan la piel. Es como estar en un cuarto de espejos, rodeado de mujeres diferentes, pero iguales en nuestro imaginario. Pueden ser nuestra madre, nuestra amante, nuestra hija, nuestra amiga. Una y todas a la vez.

El amor y la identidad son también temas recurrentes en este poemario. Un amor que nace de experiencias personales y pervive alimentado por recuerdos y postales dulces o amargas. Porque mi amiga Máite es de las que ama desde el pelo hasta las uñas pintadas de sus pies. Y no tiene reparo en lanzarlo a los cuatro vientos:

Hay un hambre de amor,

un torbellino de apetencias,

de anhelos y de ambiciones

por las calles del sur

de la distancia…

Ayuda a este poemario también la portada sugestiva creada por la hija de Máite para las versiones tapa dura afín a los coleccionistas, y tapa blanda lo mismo para los que suelen leer en el metro que en confort de un buen sofá y amigable vino.

En «Retrato Íntimo» se nos desvela una mujer que se acepta ya como es, con todas sus imperfecciones y cicatrices, y el cuerpo purificado por la luz que emana de sus heridas y desencantos, que la han hecho más fuerte, más sabia, y más Máite.

visits: 21718 Today: 1