«El cadáver sin nombre» (novela policiaca por entregas)

Por La Máscara Negra

Una novela por encargo.

En una ciudad en ruinas, bajo la ocupación de las fuerzas británicas que la someten a un constante bombardeo, Brigitte Hamburg soporta el invierno más gélido registrado en 1947. Los víveres y suministros están estrictamente racionados; los refugiados y desamparados se amontonan en búnkeres de concreto y chabolas en estado deplorable, mientras el mercado negro se extiende como una sombra sobre la población. En este desolador escenario, un despiadado asesino se encuentra a sus anchas, burlando todos los intentos por capturarlo.

Antonio Magallanes, un veterano de la policía marcado por un pasado trágico, se consume de preocupación por la misteriosa desaparición de su hijo y se muestra decidido a dar caza al homicida.

La frustración y la ira se agudizan en una ciudad ya sumida en una tensión constante. Magallanes enfrenta una creciente presión para descubrir el motivo por el cual, en medio de una ola de atrocidades, un pasado nazi siniestro y los esfuerzos oscuros de sus compatriotas españoles por reconstruir una nación en medio del apocalipsis, alguien aún encuentra el valor de cometer asesinatos.


Capítulo 2

Una joven mujer. Magallanes la situó en un rango de edad entre los 18 y los 22 años, con una estatura de 1,60 metros, cabello rubio de longitud media y unos ojos azules que parecían perdidos en el vacío.

«Bonito», murmuró Julio, quien se había acercado a él. Magallanes sostuvo su mirada en el policía hasta que se inquietó, luego volvió su atención al cadáver. No tenía sentido avergonzar a su joven colega; el chico solo trataba de ocultar sus nervios.

«Ve al hospital y presenta tu identificación», le indicó. Luego, con cuidado de no tocar el cadáver ni los escombros sobre los que reposaba, se agachó junto a él, como si estuviera extendido en una cama.

Un pensamiento cruzó la mente de Magallanes de manera instintiva: «Parece un montaje». Sin embargo, al mismo tiempo, notó que ella había estado oculta detrás de una pared y unos montones de ladrillos más altos. Por lo que pudo observar, su cuerpo parecía no tener marcas, ni siquiera un rasguño o un moratón; sus manos estaban impecables. «No ofreció resistencia», pensó. «Y esas manos no son las de un obrero; no pertenecen a una limpiadora de escombros, ni a una empleada doméstica, ni a un trabajador de fábrica».

Su mirada descendió lentamente por su figura. Un abdomen plano y una cicatriz antigua de apendicitis, bien curada, en el lado derecho. Magallanes sacó su cuaderno y tomó nota. La única cosa que destacó fue una marca alrededor de su cuello, una línea de color rojo oscuro en su piel pálida, apenas tres milímetros de ancho, que se extendía a lo largo de su garganta, más visible en el lado izquierdo que en el derecho.

«Parece que la estrangularon», comentó Magallanes a los dos uniformados que temblaban mientras anotaba sus observaciones en su cuaderno. «Echen un vistazo para ver si encuentran algún tipo de cable o cuerda por aquí».

La pareja buscó ansiosamente entre las ruinas, al menos estaban fuera de su camino.

Magallanes no creía que encontraran nada. Había algunas marcas oscuras en la escarcha que sugerían que algo podría haber sido arrastrado hasta ese lugar, pero desafortunadamente uno de los desaliñados uniformados las había pisoteado. Probablemente, el asesino había matado a su víctima en otro lugar y luego la había arrastrado hasta allí.

«Bonito cadáver», dijo alguien detrás de él. Era la voz gutural de un fumador empedernido. Magallanes no necesitó voltearse para saber quién estaba detrás de él.

«Buenos días, doctor Piñeiro», respondió mientras se ponía de pie.

«Qué bueno que llegaste tan rápido», dijo el doctor Piñeiro. Era de estatura media, calvo, con ojos oscuros que se ocultaban detrás de unas grandes gafas redondas con montura de cuerno. No se molestó en sacar el reluciente cigarrillo British Woodbine de entre sus labios azules mientras hablaba.

«Parece que no era necesario que me diera prisa», murmuró. «Con este frío, un cuerpo desnudo podría haber tardado un par de horas más en congelarse por completo».

«Congelado rígido», observó Magallanes.

«Mejor conservado que en la morgue», continuó el doctor Piñeiro. «No será fácil determinar la hora de la muerte. En las últimas seis semanas, la temperatura no ha subido por encima de los menos 10 grados. Podría haber estado tendida aquí durante días y seguir luciendo tan fresca como una margarita».

«Fresca como una lechuga no es precisamente cómo describiría su estado actual», refunfuñó Magallanes. Luego, echó un vistazo a su alrededor. La Baustrasse había sido en algún momento un barrio obrero, con decenas de edificios de viviendas de cinco plantas, construidos con ladrillos de color marrón rojizo y bien cuidados, con árboles alineados a lo largo de la calle. Aquí habían vivido artesanos, trabajadores manuales y comerciantes. Ahora, todo eso había desaparecido.

Magallanes no podía ver más allá de un paisaje de muros derrumbados, tocones de árboles quemados y montones de escombros. Solo un edificio se mantenía en pie, a la derecha, al final de la calle: el edificio amarillo de la Fundación San Mateo, un orfanato. Se mantenía milagrosamente a salvo de la lluvia y las bombas.

«Son dos chicos del orfanato quienes encontraron el cuerpo», informó uno de los uniformados, señalando hacia el edificio.

Magallanes asintió. «Muy bien, hablaré con ellos pronto. Y eso, doctor, debería facilitar su tarea de determinar la hora de la muerte. Si hubiera estado aquí durante algún tiempo, los niños del hogar la habrían encontrado hace tiempo».

Le caía bien el patólogo. El nombre del hombre, que se pronunciaba «Vitico», lo había convertido en el centro de las bromas en los años posteriores a 1933, la mayoría de ellas haciendo referencia humorística a sus orígenes polacos. Piñeiro trabajaba de manera eficiente. Era soltero y sus dos únicas pasiones eran los cadáveres y los cigarrillos.

«¿Crees lo mismo que yo?», preguntó el médico.

«¿Violación?», inquirió Magallanes.

Vitico asintió. «Joven, hermosa, desnuda y muerta. Todo encaja».

Magallanes movió la cabeza de un lado a otro. A 20 grados bajo cero, incluso el violador más desquiciado podría preocuparse por su herramienta favorita. Por otro lado, podría haber cometido el acto en un lugar más cálido.

Señaló con la cabeza las marcas de arrastre. «Ella ha sido colocada aquí recientemente».

«Descubriremos más detalles una vez que la tengamos en mi mesa de disección», respondió Vitico alegremente.

«Pero su nombre», murmuró Magallanes para sí mismo. ¿Y si el asesino no la despojó por lujuria asesina, sino como una decisión fría y calculada? Una mujer desnuda en medio de unas ruinas en las que nadie había vivido durante años. No sería fácil identificarla.

No pasó mucho tiempo antes de que llegara el oficial de la escena del crimen, quien también hacía las veces de fotógrafo oficial de la policía, ya que el CID carecía de suficientes especialistas capacitados. Magallanes señaló las marcas de arrastre.

El fotógrafo se inclinó sobre el cuerpo. Cuando disparó el flash, de repente, Magallanes vio en su mente el fuego antiaéreo en las carreteras, las bengalas de paracaídas que caían lentamente y que los primeros aviones británicos utilizaban para marcar objetivos para los bombarderos que seguían detrás. Se obligó a cerrar los párpados. «No olvides las marcas de arrastre», le recordó al fotógrafo. El fotógrafo asintió en silencio; Magallanes había sonado más enojado de lo que pretendía.

Finalmente, hizo que la policía trajera a los dos jóvenes que habían encontrado el cuerpo. Eran apenas niños de diez años, pálidos y con los labios azules, temblando, no solo debido al frío, sino también por la experiencia que acababan de vivir. Eran huérfanos. Magallanes se preguntó por un momento si debía adoptar una actitud severa de policía, pero rápidamente decidió lo contrario. Se inclinó hacia ellos, les preguntó sus nombres con voz amable y les dijo que no debían asustarse por estar en la calle a esa hora temprana.

Cinco minutos después, sabía todo lo que necesitaba saber sobre el caso.

La pareja había salido antes del desayuno en busca de ametralladoras o cartuchos de fak. Todos los días, los niños encontraban munición en los escombros, pero no tenía sentido advertirles. Magallanes recordó su propia infancia. Él habría hecho lo mismo. ¿Y de qué habría servido que un adulto le dijera que no lo hiciera? En su lugar, les preguntó si solían buscar cosas con frecuencia. Los dos se quedaron callados durante un rato y luego negaron con la cabeza vacilantes; era la primera vez que lo hacían. Ninguno de los otros niños había hecho algo parecido. La Fundación San Mateo recién había comenzado a recibir niños nuevamente. Magallanes tomó nota de los nombres de los dos niños y los envió de regreso al orfanato.

«Maldición, es una lástima que recién se hayan mudado aquí», comentó, mirando al patólogo mientras dos asistentes llevaban el cuerpo en una camilla.

«Eso significa que no hay nadie que pueda confirmar que el cuerpo fue dejado aquí anoche», observó el doctor Piñeiro con naturalidad, aunque se podía notar cierta satisfacción en su voz.

Magallanes lanzó una mirada inquisitiva al oficial de la escena del crimen, quien seguía explorando el terreno en círculos cada vez más amplios.

«Nada», respondió. No se hallaban fragmentos de ropa, ni siquiera una colilla, y las huellas de pisadas o dedos eran inexistentes. Desde luego, no se vislumbraba rastro alguno de cables.

Sin embargo, no dejaremos piedra sin remover en esta arruinada manzana.

En ese instante, Julio emergió jadeante de entre los escombros. «Esos malditos médicos del hospital…», comenzó.

«Ahórrame los detalles», dijo Magallanes, descartando con fatiga las palabras del hombre. «¿Lograste lo que se te encomendó?»

«Sí, después de una prolongada discusión», respondió el joven policía, con una ira apenas contenida en su voz.

«¿Y?»

El policía lo miró un momento como si estuviera buscando comprender lo que Magallanes quería decir, hasta que finalmente lo entendió. «Nosotros… usted, quiero decir, debemos presentarnos ante Leopoldo Luis en cuanto terminemos aquí».

Magallanes guardó silencio. Leopoldo Luis había sido nombrado jefe de la CID el año anterior. Tenía 46 años cuando los británicos lo designaron, una edad relativamente joven para el cargo. Durante la era nazi, se le había etiquetado como socialdemócrata y, como consecuencia, había desaparecido en el campo de concentración de Fuhlsbüttel durante parte de 1933, aunque luego se le dejó en paz. Tras su nombramiento, había depurado a todos los nazis y había insistido en la precisión y profesionalismo de todos sus oficiales. Magallanes se preguntaba por qué Leopoldo deseaba verlo justo al comienzo de una investigación. No era su estilo habitual. «Debe ser algo de gran importancia», reflexionó. ¿Pero qué? Luego, dirigiéndose a Julio, dijo en voz alta: «Exploraremos esta área por un rato. Después regresaremos a la sede de la Brigada Primigenios».

El inspector jefe giró sobre sus talones. Ruinas se extendían por doquier. Más allá de las vías del tren, a varios cientos de metros, se erigía imponente el colosal cubo de hormigón del búnker de Eilbek: un monolito de siete pisos de altura con muros de hasta seis metros de grosor. Durante la guerra, los nazis habían construido casi siete docenas de búnkeres similares. Habían servido como el único refugio para decenas de miles de personas durante los continuos bombardeos. Eran fortalezas aparentemente indestructibles, sin ventanas, y habían alojado a refugiados y personas sin hogar cuyas viviendas habían sido arrasadas. Nadie sabía con certeza cuántas personas habían vivido en su interior, apiñadas en un ambiente asfixiante de ruido, suciedad y fetidez.

«Bien, es seguro que nadie pudo haber visto nada desde esas ventanas», comentó el joven policía, siguiendo la mirada de Magallanes.

«Gruñó» el inspector jefe, pensativo. «Si tuviera que vivir en uno de esos lugares, solo entraría para dormir y pasaría el resto del tiempo al aire libre, incluso con estas temperaturas gélidas».

Julio captó el pensamiento de su superior. «Podríamos conducir la mayor parte del trayecto», sugirió, sin mucho entusiasmo. «Está bien», asintió Magallanes. «Tendremos una breve conversación con los habitantes del búnker».

Retornaron a través de los escombros, cruzaron las vías del tren y avanzaron con precaución por el yermo terreno baldío que los separaba. Casi un cuarto de hora más tarde, traspasaron los adoquines de la estrecha Von-Hein-Strasse, que parecía aplastada por la imponente presencia del búnker. Magallanes descendió del Mercedes y observó a su alrededor. Junto al búnker, solo había ruinas, pero al otro lado, milagrosamente bien conservados, se alzaban dos vastos talleres de reparación de automóviles, actualmente cerrados por la falta de vehículos para reparar. Tras ellos, divisaron un pequeño parque junto a un arroyo, aunque la mayoría de los árboles habían sido quemados o cortados hasta convertirse en tocones, utilizados como fuente de madera.

El viento del noreste sopló en sus rostros. Un hombre con una sola pierna, apoyándose en muletas, avanzaba contra el viento y se perdió en el búnker. Magallanes lo siguió. La entrada era una pequeña caseta de hormigón, adyacente al enorme cubo de hormigón. La puerta de acero aún lucía un cartel con advertencias sobre ataques aéreos. Dentro, encontraron una escalera de caracol de acero y un aire opresivo, como el de un submarino: pesado, húmedo y asfixiante. El agua goteaba por las fisuras del hormigón, impregnando el ambiente con olores a sudor, desinfectante, ropa húmeda, carbón y moho.

Las escaleras los llevaron al corazón del búnker. Subieron un nivel, donde un número romano, pintado en óleo sucio en una puerta de acero, marcaba el primer nivel. Magallanes examinó los garabatos en la pintura desteñida, cuya apariencia bajo la tenue luz de una bombilla de 5 vatios asemejaba cicatrices en la piel.

Tras cruzar la puerta, se adentraron en un laberinto de paredes improvisadas con toscas tablas de madera, utilizadas por los habitantes para dividir sus minúsculos «apartamentos», cada uno de los cuales albergaba a cuatro, seis o incluso más personas. Chaquetas empapadas y abrigos colgaban de clavos en las paredes. En algún rincón, a lo lejos, se escuchaba el llanto desconsolado de un niño.

«Yo me encargaré de este piso, tú del siguiente», le indicó a Julio.

«Después, nos turnaremos para recorrer todo el búnker. Pregúntales a todos si notaron algo cerca de donde encontraron el cuerpo. Sea lo que sea, por trivial que parezca. Y no te limites a indagar sobre las últimas 24 horas; pregunta por los últimos días. Es posible que el cuerpo haya estado allí durante un tiempo. Si alguien se niega a hablar, presiona. A mucha de esta gente del búnker no le agrada hablar con nadie, y mucho menos con la policía».

Julio esbozó una sonrisa, ajustó su porra y chasqueó los talones. Magallanes notó la actitud del joven, pero optó por no comentar al respecto. Estaba demasiado exhausto para ejercer de niñera de un policía uniformado excesivamente entusiasta.

Magallanes golpeó las tablas de madera del primer «apartamento», que más bien se asemejaba a una conejera. No hubo respuesta. Apartó un trozo de tela sucia que colgaba como cortina en la entrada. En el interior, descubrió una camilla de la Wehrmacht que servía como cama, sostenida por dos cajas de madera. Ropa sucia yacía en el suelo, junto a un certificado de fin de estudios con el papel amarillento y rasgado. Sobre la sábana de la camilla, un joven demacrado roncaba profundamente. Magallanes lo sacudió por el hombro. El joven emitió un gemido y se dio la vuelta, sin abrir los ojos. El penetrante olor a licor casero evidenciaba su estado de embriaguez. Magallanes lo golpeó en el hombro una vez más, pero no hubo respuesta. Solo gruñó. Parecía incapaz de reaccionar de manera coherente.

Probó la siguiente «conejarera». Estaba vacía. Luego, la siguiente. Golpeó la tabla que la cubría.

«Si buscas un lugar para descansar, prueba la puerta de al lado», exclamó una voz ronca. «Ya no hay nadie allí. Solo asegúrate de que el alcaide no te atrape y evita hacer ruido».

«Somos la policía, la brigada contra el crimen», respondió Magallanes mientras apartaba un pesado abrigo de piel de aceite, probablemente perteneciente a un marinero. Frente a él se encontraban dos literas oxidadas, desprovistas de colchones. La cama inferior estaba cubierta con una manta arrugada, y una vieja mochila hacía las veces de almohada. En la parte superior de la estructura, donde normalmente reposaría un colchón, se habían colocado unas tablas a modo de estante. Sobre estas, descansaba una abultada bolsa de lona de marinero, tan llena que Magallanes temió que las tablas cedieran en cualquier momento y derramaran su contenido sobre la cama inferior. Enfrente de las literas, había un antiguo sillón de tela desgarrada, cuyo color original resultaba indistinguible debido al hollín acumulado en su respaldo. En ese sillón estaba sentado un hombre al que, en un principio, Magallanes habría calculado unos 70 años de edad. Sin embargo, al observarlo detenidamente, cambió su apreciación.

Pelo gris como el hierro, sin lavar durante semanas, formaba greñas grasientas que llegaban hasta sus hombros. Un halo blanco de caspa se posaba en sus ropas, como la nieve en contraste con su grueso jersey de lana azul marino. Vestía pantalones oscuros y pesadas botas de trabajo con tacones de hierro.

Este hombre, que en algún momento debió ser grande y fuerte, aún mostraba impresionantes músculos bajo su piel arrugada y floja. Sus ojos eran de un azul profundo, con cejas pobladas y una cicatriz ancha, como un dedo, que iba desde la comisura izquierda de la boca, cruzando la mejilla y extendiéndose hacia el cuello, oculta tras una oreja. A pesar del frío, tenía las mangas de la camisa remangadas, lo que dejaba al descubierto tatuajes azules en sus antebrazos: un ancla, una mujer desnuda y una palabra ilegible para Magallanes, el inspector jefe. En su mente, lo apodó «un marinero encallado».

Magallanes colocó una mano en la empuñadura de su pistola mientras sacaba su carné de policía con la otra.

«Casanova», pronunció el hombre sin moverse. No había otro lugar donde sentarse, salvo en la litera inferior, opción que a Magallanes no le resultaba atractiva. Por lo tanto, permaneció de pie mientras le informaba al hombre que habían encontrado el cuerpo desnudo de una mujer en las cercanías.

«¿Qué tiene eso que ver conmigo?», interrumpió Casanova antes de que pudiera terminar.

«¿Has estado en la Baustrasse en los últimos dos días? ¿O cerca de la estación Landwehr? ¿Viste algo sospechoso?» Casanova respondió: «Casi nunca salgo. Hace demasiado frío. Estoy aquí en este búnker como si estuviera hibernando. Tan pronto como el puerto esté abierto y los ingleses permitan la entrada de los barcos adecuados, me iré de aquí. Hasta entonces, permanezco en cuclillas en este basurero, tratando de moverme lo menos posible.»

Magallanes describió a la víctima lo mejor que pudo y le preguntó a Casanova si la reconocía.

Casanova soltó una carcajada y dijo: «Conozco a muchas jóvenes desnudas. Algunas cuestan más que otras. Podría ser cualquiera de ellas, por la forma en que la describes.»

El inspector jefe respiró profundamente a pesar del aire viciado y pensó para sí mismo: «¿Habrá alguna joven que haya vivido aquí?»

«Me encontré con un chico mayor», continuó Magallanes. Entré en el cubículo de mi vecino para dormir y arranqué dos papeles de la pared: eran dibujos de niños. Cuando le pregunté por qué lo había hecho, él simplemente dijo que odiaba todo lo que hiciera más agradable el búnker.

Julio comentó: «Nadie admite haber visto nada en las ruinas de enfrente. Nadie admite haber estado allí recientemente. Nadie notó nada sospechoso. Nadie conoce a ninguna joven.»

«Los habría arrestado a todos», lamentó Magallanes con cansancio, golpeando con una mano el muro de hormigón. «Nadie me ha dicho nada sensato.»

Julio concluyó: «Yo les creo. Creo que son pocos los que salen. Parece que no tenemos testigos, inspector jefe.»

La hora rozaba el mediodía, y Magallanes se sentía hambriento y agotado. Al menos, pensó, agradecido de no tener que hablar en ese momento.

Julio condujo el Mercedes entre más montones de escombros, el pesado vehículo chocando con los baches. Magallanes tuvo que agarrarse con fuerza para no salir despedido de su asiento.

«Lo siento», dijo Julio, frunciendo el ceño por la concentración. «Mejorará en un momento.»

Pronto, en los distritos de la Ciudad Vieja y la Ciudad Nueva, habían despejado amplias zonas de las calles principales. Magallanes se recostó en su asiento y cerró los ojos hasta que llegaron a la jefatura de policía.

El imponente edificio de la Karl-Muck-Platz, construido en los años veinte con piedra arenisca marrón rojiza y ventanas blancas, moderno y sin chimeneas, se alzaba ante ellos. Antes fue la sede de una compañía de seguros, pero después de la guerra, se convirtió en la ubicación de la brigada criminal de la policía.

A la mayoría de los oficiales no les importaba mucho el lugar, aunque apreciaban el hecho de que estuviera prácticamente intacto, ya que las ventanas que cerraban bien eran una rareza en Hamburgo en esos días. A Magallanes le gustaba el edificio por ser el opuesto de la gran sala de conciertos neobarroca ubicada frente a él, como si la brigada criminal quisiera demostrar la fuerza y el orden de la policía frente a la frivolidad desenfadada.

Magallanes se despidió bruscamente de Julio y bajó del Mercedes. El edificio tenía un pórtico con diez poderosas columnas cuadradas, y los azulejos lacados en azul, blanco y amarillo formaban un dibujo en el techo, un pequeño toque de color oculto en una ciudad gris.

El vestíbulo también estaba decorado con escudos y figuras alegóricas de cerámica, incluyendo un elefante de bronce de tres metros de altura que incluso los requisadores nazis de materia prima no se habían atrevido a tocar.

Los muchachos de la brigada criminal lo habían apodado «Anton». Sobre la puerta, una figura de una mujer joven sostenía una maqueta dorada, marrón, azul y blanca de un engranaje, representando al famoso barco comercial de fondo plano de Hamburgo y la Liga Hanseática. Algunos oficiales la llamaban «la novia del marinero», a menos que estuvieran de mal humor, momento en el cual se referían a ella como «la dama del puerto».

Magallanes no tenía ni idea de lo que la figura originalmente había querido simbolizar. Atravesó las puertas dobles de la sede, lo suficientemente grandes como para que pasara un velero. Luego subió cojeando las escaleras con su dibujo rojo, marrón y blanco marcado en interminables baldosas pequeñas que, cada vez que las subía, le recordaban la piel de alguna serpiente gigante.

Finalmente, llegó al sexto piso y a la habitación 602, su despacho. En la antesala, medio oculta detrás de una gran máquina de escribir negra, estaba sentada Josefina E, su secretaria, en una silla que parecía que iba a derrumbarse en cualquier momento. Magallanes la saludó, esforzándose por sonreír, ya que no era necesario contagiar su mal humor a nadie más, especialmente cuando había visto un cadáver desnudo a primera hora de la mañana.

Magallanes apreciaba a Josefina. Era rubia, de ojos azules, optimista y ligeramente regordeta. Siempre estaba llena de energía, a pesar de ser una viuda de guerra. En 1939 se había casado con uno de los soldados enviados al frente; poco después llegó su hijo. Su marido estaba desaparecido desde 1945, y aunque compañeros que regresaron de la guerra le habían dicho que había muerto en combate, no se había confirmado oficialmente su viudez. Magallanes sabía que el salario mínimo que recibía de la policía no era suficiente para mantener a ella y a su hijo, y que de vez en cuando tenía que recurrir al mercado negro. El inspector prefería hacer la vista gorda.

«El jefe quiere verte», le informó Josefina con un guiño, añadiendo en un susurro: «Me he enterado de lo del cadáver».

Magallanes gruñó en respuesta y abrió un nuevo archivo: «Víctima de asesinato desconocida. Escribiré el informe más tarde y pon una solicitud de autopsia en la oficina del fiscal. El Dr. Piñeiro lo sabe todo».

Josefina apartó la mirada y bromeó: «Me temo que tendrás que deletrear eso por mí. Nunca puedo recordar su nombre».

Magallanes escribió el nombre del patólogo en un papel y buscó en vano un espacio libre en su pequeño escritorio donde dejarlo, incluso lo clavó en la pared detrás de su escritorio. Luego, cerrando la puerta tras de sí, se dirigió al despacho del jefe de policía de Hamburgo.

Gilberto Fuentes, un hombre de estatura media con cara redonda y pelo ralo, le dio la bienvenida. Podría haber sido confundido con un amable y deferente empleado de correos de provincias en su apariencia.

Sin embargo, varios agentes de policía y delincuentes habían cometido ese error en su primer encuentro con él. Fuentes tenía unos ojos agudos y rápidos, así como unos hombros demasiado anchos para una persona promedio. Aunque Magallanes admiraba a su jefe, no dejaba de desconfiar de él.

«Siéntate, Magallanes», le dijo Fuentes, señalando una silla de madera frente a su escritorio. Ambos aún llevaban sus abrigos de invierno, ya que la temperatura en la oficina apenas alcanzaba los 0ºC.

«¿Un café?», ofreció el jefe de policía. «El de siempre, pero al menos está caliente», aceptó Magallanes, agradecido.

Total Page Visits: 2 - Today Page Visits: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *