El autor y su obra: Rafael Piñeiro López

Rafael Piñeiro López, es poeta, narrador y ensayista y nació en Cuba en el mes de noviembre de 1969. Se graduó de Doctor en Medicina por el Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana y de Médico Cirujano por la Universidad de Chile. Ha escrito para diarios como Periodista Digital (España) y La Razón (Argentina). Ha publicado los poemarios Los hombres sabios (Neo Club ediciones, 2015) y La bala de Sansón (Signum Nous editorial, 2016). Su obra aparece reseñada en el libro Cincuenta Escritores Cubanos, Panorámica de la nueva literatura exiliada. Participó en la antología poética Versos desde afuera de Ego de Kaska Foundation, 2019. Fue editor y miembro del consejo de dirección de Signum Nous, portal de arte, literatura y pensamiento. Administra y edita la bitácora Los hombres sabios (https://rafaelpineirolopez.com/author/pineirolopez/page/2/) donde aparecen más de 800 artículos, reseñas de cine, aforismos, critica literaria, poemas y ensayos político-culturales. Prepara un libro sobre la pandemia Covid 19. Reside en el sur de la Florida.

Los hombres sabios (Neo Club Ediciones, 2016). Hay que entender que los hombres sabios buscan en lo efímero, y cercano, lo más grande. Para ello Rafael Piñeiro desarrolla una escritura fragmentada, sencilla pero densa, donde la subjetividad demanda un lector colectivo. No habla únicamente para él, sino que ofrece testimonio a todos. Se expone como la poesía lo hace, subrayando la ruina, el desencanto, las privaciones, las vejaciones dejadas atrás… para luego, en otro lugar, recrearse en su creación: en su familia y su entorno. /Ángel Velázquez Callejas .

La bala de Sansón (Ediciones SIGNUM-NOUS, 2016). Si Rafael Piñeiro es un ejemplo de equilibrada ubicación estética, un plano donde la visión personal sabe encaminarse sin siquiera rozar la confesión gratuita o el despliegue oratorio. Es vivificante el atestiguar esa sinceridad que sabe regalar deslumbramientos sin que se mitiguen deudas, y el lujo verbal sin que se muestre como reflejo de otros reflejos. Pareciera que el poeta se nutre del diapasón que le ha dado voz, pero límpidamente se nos aleja, a tiempo, y decanta su porción legítima. Piñeiro sabe describir la partición de las aguas, luego de haberlas traspasado. El templo se derrumba, y este otro símbolo, este Samson Agonistes se hunde con naturalidad en una ciudad desierta, en un país desierto, entre las manadas hambrientas que lo recorren./ Manuel Sosa