Dios: el color blanco dentro del blanco

Por: Pan de Gloria Trabuco

Allí, donde el movimiento de desjerarquización y el de desimbolización se encontraron, se formó una alianza estratégica -quizá únicamente una comunidad de influencia coincidente- contra la posición especial y superior del blanco. En la eminencia del color blanco se resume una tradición milenaria de motivos mitológicos, solares, metafísicos, luminosos y teológicos, cromáticos, con sus reflejos en los colores litúrgicos, eclesiásticos y en la imaginería dinástica; van desde el blanco obligado de las palomas, que certifican la aptitud para el vuelo del Espíritu Santo, hasta el esplendor de los abrigos de coronación principesca y los inquebrantables lirios blancos de la Casa de Borbón.

Si alguna vez ha sido una ventaja haber salido del pozo del pasado hasta el presente, es el blanco el que ha sabido aprovecharlo. Siempre se ha considerado más antiguo que sus colores hermanos, y solo con el negro habría tenido que resolver una cuestión de precedencia. En ella, la luminiscencia y la venida de lejos parecían haberse convertido en una sola cosa.

Al asumir el valor de apariencia de una categoría visual, el blanco se convirtió en una epifanía estabilizada. Cuando Franz von Baader, el teósofo de la época pobre, declaró que el rayo era el padre de la luz, el blanco se convirtió en el ingrediente de una prueba de Dios a partir del color. Al ser el todocolor, tenía el rango de supercolor. A través de ella, el ser-para-el-ojo pasó a ser por puro pensamiento.

Cuando Johannes Escoto Eriúgena pontificó en el siglo IX: omnia quae sunt lumina sunt (Todo lo que es, es luminoso) no solamente retomó las especulaciones metafísicas ligeras de la antigüedad tardía, sino que ofreció un retrato de Dios como verdadero suprematista. De acuerdo con su naturaleza supe luminosa, no pudo evitar colocar todas las distinciones que produce el mundo dentro de un solo color, el supe color. Dios es el artista que únicamente articula el blanco-dentro-del-blanco. Se mueve en un espectro de luz y blanco que se expande en una tormenta de matices, resonando con el desagradable rugido del Ser uninominal.

La a menudo invocada ruptura revolucionaria en el pensamiento del siglo XX tiene inevitablemente un aspecto filosófico de color. No solo se entiende que las ruedas de la fortuna y del destino pueden revolucionarse, sino que pueden girar deliberadamente: Una vanguardia activada de la humanidad interviene en su curso – la iluminación quiere ser una empresa para el «sabotaje del destino» por el momento: De repente, los círculos de color se giran, las pirámides de valor se invierten, las jerarquías se socavan.

«Invertir la moneda» es un lema que se repite en las épocas de irreverencia libre. Tales trastornos, inversiones y retrocesos no se detienen en el instituto del color de Dios y del Rey tan pronto como es el momento. No tendría sentido hablar de los tiempos modernos si no pusieran fin también al Antiguo Régimen de los colores. El regicidio en el reino de los colores, que despojó al blanco de su eminencia, se inscribe en el cuadro de malestar de largas consecuencias que se perfila desde el siglo XVIII.

Visits: 751 Today: 6