¿De cómo descendieron los dioses del cielo a la tierra? (Primera Parte)

Por Simplicio Mágnum

«nobis res sociae uerbis et uerba rebus»

  St. Ambrose of Milan, Letters (1881)

El lenguaje es el vehículo por donde descendieron los dioses hasta la mente humana. La literatura y la poesía los hicieron llegar hasta nosotros. La mitología, en el sentido en que suele practicarse, no es más que la recogida y criba de materiales del lenguaje. Su forma natural es la alfabética, y cuanto más se esfuerce por ser completa y menos por explicar los hechos, más logrará en esta forma. Toda tentativa de sistemática conduce a la minuciosidad, tanto en general como en detalle, pues presupone que los dioses están divididos en sus elementos tan puramente como los tres hijos de la corona, y que los dioses y las figuras heroicas, por ejemplo, de la fe griega, que han sido elevados por la poesía y el arte a la propiedad común del pueblo, tienen el mismo significado que los dioses, de la fe griega representaba la esencia de la religión popular; en detalle, porque se basa en el error de que un dios, como el hombre, se da sustancialmente cuando entra en desarrollo.

 Esta mitología es una ayuda científica, pero no es ciencia. Tal vez podría elevarse a un nivel superior si se lograra vincular el inconmensurable material de las creencias de los pueblos relacionados en secuencia histórica. Durante un tiempo, la lingüística comparada nos permitió creer en esa posibilidad. Esta esperanza resultó ser engañosa. Una historia de los dioses, su surgimiento gradual, su desarrollo especial entre los pueblos individuales no puede considerarse un objetivo alcanzable, sino sólo una historia de las ideas.

Es en los niveles internos de los pueblos donde se forma la creencia popular y se plasma en formas míticas; todo lo que despierta la gentilidad del pueblo en el mismo tiempo, todo el mundo exterior, los primeros avivamientos de la conciencia, incluso el progreso de la cultura externa, como el descubrimiento del fuego y los inicios de la construcción del mar, todo esto vive como una precipitación en el tesoro mítico del pueblo; pues cada cosa nueva y desconocida se acerca primero a ese pueblo como un ser divino.

 El material de la mitología coincide así completamente con la prehistoria interior o espiritual de los pueblos culturales que han creado mitologías. Esto será posible algún día, cuando un desarrollo más cuidadoso de las naciones nos haya proporcionado normas seguras en las condiciones espirituales y las ideas de los «pueblos sin cultura», con las que se han de medir las estructuras mitológicas. En detalle, ya se pueden conseguir grandes cosas por este lado.

Si el material mitológico ha sido así absorbido por otra ciencia y se ha convertido en un capítulo de la historia de la civilización o de la historia intelectual, la única tarea científica que le queda a la mitología es la enseñanza (xóyos) del mito o, como me gustaría llamarla, la teoría de la forma de las ideas religiosas. Esto significa nada más y nada menos que demostrar la necesidad y la licitud de la imaginación mítica y hacer así comprensibles no sólo las formas mitológicas de las religiones populares, sino también las formas de imaginación de las religiones monoteístas.

Desde la época de Jenófanes, la investigación filosófica e histórica se ha esforzado por comprender a los dioses de la creencia popular y sus dichos. La fuerza intelectual empleada para este fin no puede verse recompensada por resultados seguros hasta que se haya investigado la forma y la naturaleza de los fenómenos que se quieren comprender y se hayan obtenido conclusiones firmes y reconocidas que regulen el método de la investigación mitológica.

Así, en la antigüedad, la crítica literaria tuvo que andar a tientas de forma incierta antes de recibir sus normas a través de la poética y la retórica de Aristóteles. La ciencia fundamental de la mitología, tal como la tengo en mente, es sobre todo la formación de conceptos religiosos. V y n tienen que ocuparse de los procesos elementales o inconscientes de la imaginación, a saber, la personificación y la metáfora, para derivar de estas últimas las formas del simbolismo del mito de la cultura.

Dado que en un principio no podemos encontrar ningún hecho en nuestra conciencia que nos aclare los movimientos y cursos espirituales de los hombres prehistóricos, un procedimiento especulativo, como el que se utiliza en la llamada filosofía de la religión, está fuera de lugar. Sólo sumergiéndonos en estas huellas espirituales de un tiempo desaparecido, es decir, como filólogo, entonces las cuerdas relacionadas pueden resonar y sonar gradualmente dentro de nosotros, y descubrimos en nuestra propia conciencia los hilos que conectan lo viejo y lo nuevo. Una observación y comparación más ricas nos permiten ir más allá, y nos elevamos del individuo al conjunto, de las apariencias a la ley. Sería malo para la ciencia humana que los que investigan el individuo estuvieran atados con grilletes que les impidieran esforzarse hacia el todo.

Cuanto más se profundiza, más se recompensa la visión general. Con este libro, me he atrevido a concluir la sección cuyos rasgos principales creía haber elaborado y reflexionado hasta donde me parecía posible hacerlo. En detalle, será fácil hacer adiciones, tal vez también correcciones; se trata de ejemplos con los que estoy trabajando: ninguno de ellos podría ser discutido por sí mismo, casi cada uno de ellos podría ser tratado con mayor detalle y más a fondo; mientras que para algunos de ellos, que sólo se acercaron a mí durante la elaboración, no había tiempo suficiente para perseguirlos más a fondo, para otros los resultados de las investigaciones más extensas sólo podían ser insinuados debido al espacio disponible. Se trata de deficiencias no deseadas que son inseparables del trabajo de síntesis. Espero que los fundamentos de la doctrina que presento sean lo suficientemente fuertes como para permitir que fuerzas más audaces se basen en ellos.

El proceso de formación de conceptos encuentra su conclusión preliminar en la conformación de la palabra. Para que los conceptos e ideas de un pueblo se hagan realidad, solo tenemos una ayuda, los hechos del vocabulario lingüístico.  Como el origen de todos los demás conceptos, únicamente podemos reconocer el proceso espiritual mediante el cual se formaron los conceptos originales de dios y dioses en el producto lingüístico de este proceso.  No se forma un complejo arbitrario de sonidos para utilizarlo como signo de una cosa determinada, como una moneda. La excitación mental que provoca un ser encontrado en el mundo exterior es a la vez el impulso y el medio para nombrar.

Son las impresiones sensuales que el yo recibe a través del encuentro con un no-yo, y las más vívidas empujan por sí mismas hacia la explicación fonética: son los fundamentos de las designaciones individuales que intentan los hablantes. Pero sólo a través de la repetición de las impresiones del mismo no-yo se distingue lo regular y duradero, es decir, lo esencial para el observador, de la apariencia externa de lo accidental, único, esencial, y sólo a través del hecho de recoger y resumir las mismas impresiones se pueden establecer nombres que, por ser reminiscencia de una experiencia sensorial familiar y regular, son adecuados para designar la cosa externa de un modo también comprensible para los demás.

 Así, de los muchos nombres con los que se transmiten las impresiones de una cosa, hay que eliminar aquellos pocos que designan la impresión más sobresaliente que tiene un efecto fácil en todo el mundo; tienen la característica peculiar y, por tanto, parecen acercarse más a la esencia de la cosa; también son los que se aferran a las personas que hablan y finalmente se convierten en marcas fijas, mientras que los otros intentos de hablar retroceden y caen gradualmente en desuso. Si prescindimos, como es justo, de los casos en los que un nombre establecido en algún lugar se traslada con la cosa misma a otra tribu o pueblo, podemos establecer el principio de que todo nombre recibido por la lengua contiene la idea misma que todo el pueblo tenía de la cosa en cuestión como la más esencial y significativa.

La distinción tajante entre un concepto cumplido y una palabra ya está dada aquí. Las cosas sólo pueden entrar en la conciencia humana hasta donde llegan las impresiones de los sentidos, pero la palabra sólo es capaz de fijar una de esas impresiones y renovarla en el oyente; por eso, si se forman muchos nombres para una misma cosa, cada uno sólo reflejará un rasgo característico de la apariencia.

Así, la palabra no es ni una marca convencional del concepto (vópw) ni una designación (cpuoei) apta para la cosa misma y su esencia, sino una precipitación de impresiones externas, un compendio o, si se quiere, un fragmento de una descripción; para hablar aún más sin ambigüedades, la palabra como designación de una cosa es originalmente sólo el predicado de un sujeto indefinido que aún no puede ser nombrado, sólo señalado con los dedos. Pero, así como el predicado sólo indica o bien el ser o bien el hacer, así las cosas, aparecen a nuestros sentidos o bien como algo constituido o bien como algo activo, seres que actúan. Por lo tanto, todos los apelativos de la palabra deben haber sido de naturaleza adjetiva en su creación, ya sean verdaderos adjetivos de calidad, etc., o nomina agentis.

¿Y los dioses? ¿Pueden sus nombres ser medidos con el mismo rasero? Es cierto que los dioses tienen nombres propios y los escuchan: pero han sido bautizados tan poco como las demás cosas que nos rodean. Sus nombres también fueron creados en algún momento. Pero cómo sucedió esto, de qué manera las impresiones de lo supe sensible e infinito pudieron caer en el alma, de modo que se crearon las representaciones y los nombres, esa es la cuestión, y uno comprende fácilmente que es la cuestión fundamental de la mitología y al menos una cuestión importante de la historia general de la religión.

Ya que coincide con la cuestión de la aparición de la religión olímpica en general. No hay testigos de estos acontecimientos; nuestra propia conciencia nos ofrece una pista para entenderlos. De ellos sólo queda un documento, tan silencioso para los desinformados como elocuente para los informados: la lengua. Por poco que el concepto se agote en la palabra, nombrar es en sí mismo un asunto de formación de conceptos, el primero comprensible y que predetermina el resto. A partir de los nombres de los dioses, pues, buscamos pruebas documentales del modo en que se formaban las concepciones del infinito.

Sin embargo, los nombres de los dioses nos aparecen en la tradición como hechos acabados. Aunque los avances de la investigación lingüística facilitan y hacen más atractivo el acercamiento al origen de estos nombres, los numerosos desatinos y errores en los que han caído tales intentos deben advertirnos de que naveguemos por las peligrosas aguas sin preparación. Incluso en la antigüedad, los gramáticos prudentes advertían que no se extendiera la investigación etimológica a los nombres propios. Por lo tanto, parece aconsejable que la investigación considere primero los nombres de los dioses tal y como se dan antes de intentar penetrar en su origen. Porque incluso las palabras y con ellas los conceptos están sujetos a cambios históricos. Quien persiga esto último puede esperar percibir algo de las fuerzas motrices que estuvieron activas en la creación de las palabras en las apariencias de formación y renovación.

Visits: 631 Today: 1