Cuba, la sociedad del bostezo

Si en el siglo XIX la vagancia fue factor generador de ideas independentistas, la «sociedad del bostezo» está produciendo, indirectamente, la disidencia y oposición.

Por Cabeza Altamirano florero blanco

Si Occidente, según Byung-Chul Han, está produciendo una «sociedad del cansancio», debido al desmedido e incontrolable interés individual por el rendimiento del trabajo (una auto explotación de las fuerzas corporales), en Cuba, por el contrario, se desarrolla una «sociedad del bostezo», vagancia y brazos cruzados.

 

Cuba entra en un agotamiento absoluto. José Antonio Saco había señalado, en 1830, la vagancia entre los males mayores que afectaban el desarrollo de la colonia cubana.

Escribió Memorias sobre la vagancia en Cuba, con el objetivo de demostrar que, entre otras vaguedades coloniales, el juego, el ocio y la improductividad económica ejercían un poderoso desdén para la sociedad.

Ciento noventa y tres años después de la publicación de las Memorias (1832) de Saco, la vagancia en Cuba sigue constituyendo un tópico clave de reflexión y análisis. Ahora no por desdén, sino por auto-imposición. De modo que, el ocio está produciendo una esquizofrenia en la sociedad cubana.

 Si en el siglo XIX la vagancia fue factor generador de ideas independentistas, la «sociedad del bostezo» está produciendo, indirectamente, la disidencia y oposición.

Visits: 118 Today: 1