Convocatoria para la compilación «Cuentos Erróticos II»

El escritor Manuel Gayol Mecías y yo, Ismael Sambra, estamos enfrascados en este NUEVO PROYECTO, para publicar Cuentos erróticos II, como habíamos prometido. Por lo tanto, lanzamos esta convocatoria después del éxito alcanzado con la publicación del primer libro de CUENTOS ERROTICOS (así con doble erre), donde 29 autores de diferentes países se han visto representados a través de sus obras. Con casi 300 páginas, el libro se vende en Amazón.com al precio de 20 dólares. No pretendemos hacer una antología, en el estricto significado del término, de lo que se está haciendo o no en el tema del erotismo. Es una compilación o selección que pudiera ser atrayente para cualquier lector por el argumento y el asunto reflejado, y por el alto nivel literario. En este sentido, con este nuevo libro, abrigamos la esperanza de reunir más cuentos inéditos o ya publicados, basándonos en los siguientes puntos:

  • El sexo no debe ser el tema central

Es una circunstancia más de las tantas existentes. Aquí lo erótico forma parte del asunto y no es el asunto en sí, sino una mediación para abordar otros temas que involucran la existencia y lo esencialmente humano. No es sólo sexo, es además el sexo. Es el hecho válido de que lo erótico adiciona importancia a otros aspectos o sentimientos relevantes de la vida.

  • El cuento errótico nunca es pornografía

Aquí el sexo no es la tosca descripción del acto sexual del que ya se ha abusado demasiado. Sabemos que lo erótico se confunde y se pierde cuando se mezcla con la pornografía. No es lo burdo de una relación, ni lo a veces abusivo, o grotesco, del acto como tal por el puro hecho de la posesión; no es el sentido de la posesión como relación de poder ni mucho menos el de la perversión y el masoquismo.

  • El sexo no se presenta en forma deliberada

Se trata del diamante que exige laboriosidad y entrega. Por eso buscamos esos cuentos que son erróticos a nuestro entender; es decir, una combinación en la que el erotismo se une con lo gótico del “misterio, la fantasía y el terror”, pero también con los conflictos que existen a través de lo sexual, y que por error o por exceso nos marcan y/o definen la vida. Intentamos dejar ver que para estos tiempos ya la literatura erótica —además de brindar el mero gusto y lo saludable del placer— es un importante hecho existencial que canaliza otros muy variados e inquietantes significados de lo esencialmente humano. Así se presentan situaciones que pudieran tener como marco o color la relación sexual.

El cuento errótico puede ser también un resultado de lo antierótico

El sexo no es el tema central, es algo más, independientemente de cualquier alienación y orientación sexual. La presentación de este acto físico-mental —y en el mejor de los casos espiritual—, puede no despertar deseos sexuales, sino más bien abatimiento, contrariedad, indefensión, rabia, dolor, el sabor de lo que pudo ser y no fue por violación y abuso, por los excesos, faltas o errores cometidos.

  • El sexo y el centro de la vida

Algunos psicoanalistas sitúan el sexo como el centro de la vida por encima del intelecto. Otros no lo ven así. No obstante, reconocemos que la sexualidad en el ser humano es un aspecto detonante y que aún puede estar vigente mucho de lo que Freud nos legó. Éste diferenció dos tipos de pulsiones: los impulsos del yo o de autoconservación y los impulsos sexuales. Ambos impulsos pueden fortalecer el espíritu o destruirlo, dependiendo del grado de afección o defección que esto pueda generar. Una violación, un acoso, un abuso, el tráfico, el chantaje, el comercio, la pederastia, el estupro, el sadomasoquismo, “la perversión”, la incomprensión, la no correspondencia, la prostitución, la exacerbación de los instintos, pueden crear trastornos en el desarrollo psíquico-sexual y transformarse en traumas que tendrían que ser tratados.

La realidad corpórea supera cualquier descripción e, incluso, cualquier ficción. El sexo arraigado como instinto es peligroso y puede crear surcos emocionales difíciles de superar o eliminar. El sexo se materializa en nuestra típica manera, con nuestra forma natural, temperamento y condiciones físicas. Evitemos los esquemas, la rutina, pero también los alardes. Porque entonces, ¿dónde queda la magia?, ¿dónde queda el misterio que implica tal acto supremo, la espontánea expresión de los sentidos? En la improvisación, en la armonización, en la adaptación de la belleza imaginativa está lo necesario para alcanzar el clímax. El orgasmo se acerca más a lo psicológico que a lo fisiológico. La falta de orgasmo está relacionada también con los errores sexuales; y, entre estos errores, está el deseo inmenso de impresionar a nuestra pareja.

Sólo queremos provocar e inspirar las posibilidades creativas de los narradores que tengan o quieran escribir cuentos con las características que pedimos aquí; y alejarnos así de lo común, de lo que se ha escrito para epatar. Debemos empezar a ver este otro ángulo del erotismo como una problemática profundamente humana y salirnos de lo puramente comercial o superficial, que nos lleva irremediablemente al vacío.

Los autores que participaron en el primer libro podrán participar en este segundo libro, siempre y cuando presenten obras que sigan fielmente los parámetros de esta convocatoria. Los trabajos originales irán publicados con una valoración crítica de los autores de esta compilación o selección, que aparecerá además en forma digital. Cubrimos todos los gastos de publicación. Sólo deben enviarnos sus textos junto con una foto y un resumen bibliográfico actualizado. A todos los seleccionados se le obsequiará un ejemplar. Pueden contactarnos:

Ismael Sambra IsmaelSambra@nuevaprensalibre.com Toronto.www.SambraFamilyArt.com

Manuel Gayol. mu.gayol3@gmail.com California. www.PalabraAbierta.com

Visits: 159 Today: 2