Cine cubano, propaganda comunista

Por Jose Rey Echenique

Muy pocas películas cubanas se pueden salvar, y que tienen valor artístico, pero la mayoría de las películas producidas después del triunfo de los Comunistas, son parte de la Propaganda del PCC, a través del ICAIC. Películas como: Caravana o Kangamba forman parte de lo que se conoce como “Propaganda de atrocidad” en el mundo de la Propaganda, encaminada al control emocional de y sicológico de una población, a través del terror.

Este tipo de propaganda se usó mucho en la Segunda Guerra Mundial en los dos bandos enfrentados. Incluso, los dibujos animados como El Pidio Valdés, no escapan a los propósitos de control moral y de la percepción típicos del ejercicio de la Propaganda. Los cómics, y los dibujos animados siempre fueron medios propagandísticos importantes que se usaron en zonas rurales, para ideologizar a poblaciones analfabetas.

El Pidió Valdés ha sido un arma propagandística eficaz del PCC. Cada día, en la tarde, niños, jóvenes y adultos recibían su dosis de humor y de toxicidad ideológica, todo de la manera más jovial. Incluso, hoy, muchos cubanos q peinan canas, desde el exilio, siguen riéndose de las hazañas de este personajillo nada ingenuo. Hoy quieren alimentar cierta leyenda nacional, a partir de cinco espías que asesinaron y planificaron acciones en contra de los Estados Unidos, con una película que se exhibe en Netflix. Muchos, hablan de libertad de expresión, pero esto no es arte, sino propaganda, porque busca cambiar la percepción de la gente, sobre un tema absolutamente estudiado, y para eso recurren a la omisión de información.

Se tenía que decir y se dijo.

Total Page Visits: 380 - Today Page Visits: 1