«Callejas», un apellido de origen abolengo

Por Fernando de Mandariaga

Desde lo más profundo del barrio, surgió una herencia insospechada, una veta literaria que fluía en nuestras venas sin que lo supiéramos. ¿Acaso estábamos destinados a dar vida a un destructor de palabras, un artista de la sátira? Fue a través de una minuciosa investigación genealógica, un viaje al pasado de mi familia materna, que descubrí la existencia de Félix Callejas, un ilustre escritor satírico y tío de mi madre. Era el hermano mayor de mi abuelo, y su pluma había dejado una marca imborrable en la historia de las letras.

Nacido en Bogotá el 18 de mayo de 1878, Félix Callejas se convirtió en un luminoso faro de la literatura cubana, aunque sus raíces se encontraran en tierras colombianas. Sus primeros años los dedicó a sus estudios en la cautivante ciudad de La Habana, donde forjó los cimientos de su erudición. Su pasión por el conocimiento lo llevó a ser profesor de gramática en la Escuela Normal y a ocupar cargos de importancia en la Secretaría de Instrucción Pública de Bellas Artes.

No contento con su labor pedagógica, Félix Callejas se aventuró en el terreno editorial y fundó junto a Miguel de Carrión las revistas Cuba Pedagógica, especializada en 1903, y La Edad de Oro, enfocada en el público infantil en 1904. Además, en 1912, se convirtió en el redactor-propietario de Primavera, otra publicación destinada a los más jóvenes. Su pluma también dejó su huella en las páginas de El Fígaro, donde colaboró desde 1903 hasta 1929, destacándose al obtener el primer premio en el concurso de poesía convocado por dicho medio en 1904.

El talento de Félix Callejas no se limitó al ámbito editorial, sino que también floreció como jefe de redacción de Letras en 1910 y de la Revista de Agricultura, Comercio y Trabajo de 1918 a 1921. Pero su genialidad encontró un nicho perfecto en el periodismo, donde editó una sección humorística titulada «Arreglando el mundo», bajo el seudónimo de «Billiken». Durante casi dos décadas, esta columna se convirtió en una referencia del humor satírico, primero en el periódico La Prensa y, a partir de 1917, en El Mundo.

En 1929, Félix Callejas decidió dar un paso más en su carrera y fundó el semanario satírico Billiken, que rápidamente alcanzó una popularidad arrolladora. Su pluma afilada y su agudo sentido del humor resonaban en cada una de sus páginas, conquistando el corazón del público ávido de risas y críticas ingeniosas. Su labor como escritor satírico no pasó desapercibida y se convirtió en miembro fundador de la Academia Nacional de Artes y Letras, dejando una impronta perdurable en la historia literaria.

Pero Félix Callejas no se limitó al mundo de las letras, también incursionó en el ámbito cinematográfico al escribir el argumento para la película de propaganda del ejército, titulada «El soldado Juan» en 1920, y en la comedia «Ama de casa».

El legado de Félix Callejas se alza como una inspiración para nosotros, sus descendientes, quienes ahora comprendemos que la pluma y la palabra están arraigadas en nuestras raíces. Nos sentimos afortunados de conocer la historia de este ilustre escritor satírico, y su presencia en nuestro árbol genealógico nos impulsa a explorar y honrar nuestra herencia literaria con el mismo ingenio y maestría que él demostró a lo largo de su vida.

Publicó:

  • Vibraciones (Poesía). La Habana, Imp. Ruiz, 1903.
  • Vox Patriae (Poesía). La Habana, Imp. Rambla y Bouza, 1908.
  • Arreglando el mundo. La Habana, Imp. Artística Comedia, 1914.

De su bibliografía pasiva se colige un escritor consagrado en la década del 10 y 20 del siglo XX republicano.

  • Cabrera, Raimundo. «Félix Callejas y su libro» [Arreglando el mundo], en Cuba y América, La Habana, 2ª época, 19, 3 (5): 178, feb. 1915.
  • Carbó, Sergio. «Los libros nuevos: Arreglando el mundo», en El Fígaro. La Habana, 30 (34): 402, 1914.
  • Carbonell y Rivero, José Manuel. «Félix Callejas (1878)», en su La poesía lírica en Cuba. Recopilación dirigida, prologada y anotada por […]. T. 5. La Habana, Imp. El Siglo XX, 1928, p. 65-66 (Evolución de la cultura cubana. 1608-1927, 5).
  • Carbonell y Rivero, Miguel Ángel. Félix Callejas. De Espronceda a Rabelais. De poeta desencantado a ironista agresivo. La Habana, Imp. El Siglo XX, 1927.
  • Carrión, Miguel de. «Félix Callejas y su libro Vibraciones», en Azul y Rojo. La Habana, 2 (33): [4] ago. 16, 1903.
  • Montero, Tomás. «Miguel de Carrión. Félix Callejas», en su Cara y caretas (de nuestro ambiente criollo). La Habana, Editorial Montiel, 1951, p. 122-125.
  • Poveda, Héctor. «[Cierto poeta…]», en Revista de Avance. La Habana, 2, 3 (18): 7, ene. 15, 1928.
  • Vignier, Rafael. «Billiken y su libro», en Brisas del Yayabo. La Habana, 3ª época. 4 (11): 1, sep. 30, 1914.
Total Page Visits: 10 - Today Page Visits: 2