«Banco de ira» del comunismo

Por Galán Madruga

Librería Communitas

¿Y si los partidos políticos y los sindicatos fueran los depositarios de la ira, como el dinero lo es para un banco, con fines de capitalización e inversión? El banco de la ira es un concepto singular desarrollado en La ira y el tiempo, ensayo del filósofo alemán Peter Sloterdijk. En este sentido, es fácil ver que los bancos de otro tipo, como puntos de recogida de afectos, pueden manejar la ira de otros tan bien como los bancos de dinero trabajan con el dinero de sus clientes.

En La ira y el tiempo, publicado en 2006, Sloterdijk nos cuenta las aventuras de la ira, desde Homero hasta Lenin, desde la Biblia hasta el Librito Rojo, y desde Caín hasta Freud. En este ensayo, hace de la timótica (que es la gestión de emociones como el orgullo, la dignidad, el resentimiento, o relacionadas con el estado de ánimo, la agresividad, la pasión) el motor de todas las acciones, ya sean sociales o políticas de los individuos. El filósofo cuestiona aquí los procesos y dispositivos que gestionan la ira, ciertamente una emoción milenaria, pero en la era moderna.

El banco de la ira

Al igual que hay bancos donde uno deposita su dinero, uno confía a los partidos y sindicatos la emoción de la ira, en forma de reivindicaciones sociales o políticas que uno desea ver crecer como una inversión. La forma de proyecto de la ira es capaz de tomar la forma de un banco. Con ello se refiere a la absorción de las capacidades locales de la ira y los proyectos dispersos de odio en un organismo general cuya misión, como la de cualquier banco auténtico, es servir de receptáculo y agencia para el desarrollo de las inversiones.

De modo que, los proyectos de venganza pueden mantenerse de una generación a otra y cuando se produce este traspaso, se forma una «economía de la auténtica ira». Esta organización se convierte en objeto de producción que toma la forma de provisiones, de cuentas como capital que se puede invertir, como un banco o una caja de ahorros, tomando la forma de un proyecto organizado colectivamente. Por tanto, el Partido Comunista es el primer establecimiento de un «sistema bancario no monetario», ya que ofrece la defensa de los intereses de la clase obrera a cambio de una papeleta o de la afiliación mediante una cuota.

Para Sloterdijk, los partidos políticos «deben ser concebidos como bancos de la ira que, si conocen su negocio, obtienen beneficios de las inversiones de sus clientes en la política del poder y la timosis«. Esta capitalización de la ira, que tiene su origen en la venganza o el resentimiento, da sus frutos en forma de retorno de la inversión, que se refleja en los movimientos de protesta. Solo que, como afirma el autor «con la creación de un banco de ira (concebido como un depósito de explosivos morales y proyectos de venganza), los distintos vectores son controlados por una junta de control central cuyas exigencias no siempre coinciden con los ritmos de los actores locales y las acciones locales».

La monetización y el archivo de la ira


Los pequeños portadores de ira y rabia organizados localmente son fuertemente criticados por los banqueros de la ira porque «las acciones de las agencias locales de la rabia son un gasto ciego porque no obtienen un beneficio adecuado». Y la mayoría de las veces, como observa el filósofo, estos «desbordamientos anárquicos de las energías de la cólera», que no han encontrado un depósito, son neutralizados por la intervención de las fuerzas del orden. Es decir, no tiene sentido, pues, destruir cabinas telefónicas o incendiar coches si no se persigue con ello un objetivo que integre el acto vandálico en una perspectiva histórica. La ira de los destructores de cabinas telefónicas y de los pirómanos se consume en su propia expresión, y el hecho de que se regenere con las insensibles reacciones de la policía y la justicia no le resta ceguera. Se contenta con disipar la niebla con un palo.

Las acciones de quienes practican el «mezquino oficio de la ira» están condenadas a agotarse en un «trabajo descuidado que conduce a grandes pérdidas». Por el contrario, solo los grandes proyectos bien pensados, orquestados por directores suficientemente «tranquilos y diabólicos» con una visión a largo plazo y capaces de generar suficiente energía para la acción, pueden alcanzar el nivel de la política mundial. Sobre este grado superior de organización de la ira el autor afirma: «cuando uno actúa como revolucionario profesional, es decir, como empleado de un banco de la ira, no expresa sus propias tensiones: sigue un plan. Esto supone que los efectos de la ira están totalmente sujetos a la estrategia corporativa».

Evidentemente, cuando la ira pasa de «la fase de su acumulación local y de su gasto puntual a la de la inversión sistemática y el crecimiento cíclico», entonces la forma de la ira pasa de «tesoro» a «capital». Así, la forma de producción vengativa se convierte en la forma de revolución en el sentido más amplio del término, o a través de ataques al estado del mundo en su conjunto o a través de ataques puntuales.

De hecho, la importancia fundamental de la «historia» como factor determinante de la banca de la ira se explica en que «la forma bancaria de la ira requiere que los diversos impulsos vengativos se clasifiquen en una perspectiva superior. Esto reclama con orgullo para sí el concepto de «historia» en singular, por supuesto. La subordinación se hace indispensable: las muchas historias vengativas deben ser puestas bajo la égida de una historia unificada».

Esta unificación de la «historia», en el seno de los propios bancos de la ira, requiere un trabajo de recopilación y clasificación de los archivos de la ira que federa estos establecimientos sobre el modelo de una empresa más ambiciosa porque se constituye como un verdadero «colectivo que invierte sus potenciales de la ira». Así, «las cabezas fuertes de la protesta son enciclopedistas que recogen el conocimiento de la ira de la humanidad» en forma de un stock de las inmensas masas de injusticia.

Nota bene: cuando se quiere cultivar y transmitir la ira, hay que insertar a los descendientes en un libro negro de víctimas que exigen venganza. Y para el autor la izquierda es el ejemplo mismo de un movimiento con estos «historiadores de la ira» que llaman a sus archivos «ocultos» «sociedad de clases».

La revolución timótica

Desde el inicio del último tercio del siglo XVIII hasta la actualidad, desde el punto de vista de los militantes, el individuo no tiene lo suficiente para vivir con dignidad, ni la suficiente rabia para levantarse contra esta carencia. Dado que la «sociedad» adolece sobre todo de una imperdonable falta de cólera manifiesta contra su propia situación, desarrollar una cultura de la indignación fomentando metódicamente la cólera se convierte en la principal misión psicopolítica de la época que comienza durante la Revolución Francesa. Así, la cultura de la indignación se generalizó fomentando la ira desde la Revolución Francesa para ver el desarrollo de la idea de la crítica en los siglos XIX y XX.

Una ira cuyo origen se encuentra, sin embargo, en la naturaleza del hombre descrita como «el animal que sufre de indigestión crónica». Así, como «el pasado a veces no quiere pasar» y esto desde los tiempos míticos: el ejemplo de la cólera de Aquiles, -cuya «existencia no es más que la punta afilada de un recuerdo acumulativo»- que, imprevisible y burbujeante y por lo tanto peligrosa cuando se hincha y luego estalla en una furia destructiva o redentora, plantea la cuestión crucial de su orientación y sus transformaciones.

Si se considera a los partidos de izquierda (el Partido Comunista o el Socialista) como los modelos más representativos de este sistema bancario no monetario que sustituye el dinero por la ira, está claro que hoy la ira sigue presente, pero que se ha desplazado hacia los extremos, el de los identitarios. El autor nos alerta del inminente retorno de lo real «a la antigua», del resurgimiento de la hostilidad en su encarnación más pura, la del «enemigo», precisando que «los habitantes de las naciones ricas son en su mayoría sonámbulos por el pacifismo apolítico. Pasan sus días en una insatisfacción dorada. Mientras tanto, en los márgenes de la zona de la felicidad, los que les molestan, e incluso sus virtuales atormentadores, se sumergen en libros de texto sobre la química de los explosivos tomados en las bibliotecas públicas de sus países de acogida». Y más adelante señala que «desde hace algún tiempo el público se ha acostumbrado a la transposición rutinaria de la violencia real en imágenes simples, entretenidas y aterradoras, en forma de promoción o información».

Sin embargo, aunque la ira y su procesión de proclamas y explosiones no son «novedades», Sloterdijk se pregunta qué hemos olvidado voluntariamente para considerar como «visitantes de otra galaxia a las personas que se vengan efectivamente de sus supuestos o reales enemigos». Después de todo, ¿no es el resentimiento, incluso antes que el sentido común, lo más compartido del mundo?

Total Page Visits: 163 - Today Page Visits: 2